Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Sección Primera de la Audiencia Provincial

Confirman la pena por manosear a una mujer que esperaba una ambulancia durante Sanfermines

La Audiencia desestima el recurso del acusado, al que se impuso 1 año de cárcel y 1.500 €

Enrique Conde - Viernes, 27 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Imagen de la fachada principal del Palacio de Justicia de Navarra.

Imagen de la fachada principal del Palacio de Justicia de Navarra. (Oskar Montero)

Galería Noticia

  • Imagen de la fachada principal del Palacio de Justicia de Navarra.

pamplona- La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra ha ratificado una condena de un año de cárcel impuesta por el Juzgado de lo Penal número 3 a un vecino de Pamplona, Roberto G.A., por una agresión sexual que cometió al realizar varios tocamientos sobre los pechos de una mujer que se encontraba indispuesta en una acera y esperando una ambulancia durante los Sanfermines de 2016. La juez le condenó a un año de cárcel y a pagar 1.500 euros de indemnización a la víctima y ahora la Audiencia ha confirmado la sentencia, al desestimar el recurso que presentó la defensa del acusado.

Los hechos probados vienen a ratificar que el acusado, sobre las 6.00 horas del 12 de julio de 2016, se encontraba en la calle Tafalla de Pamplona cuando observó a la víctima, que se encontraba mal por una dolencia de artrosis que sufre y estaba sentada en la acera esperando la llegada de una ambulancia a la que ella misma había llamado. Así, el procesado se “aprovechó” de dicha circunstancia y de que la mujer “se encontraba sola y apenas se podía mover, se abalanzó sobre ella de forma repentina, llegando a tumbarla aprovechando su propia fuerza y el carácter fulgurante de su acción para, sin su consentimiento, tocarle los pechos con fuerza a la mujer y huyó del lugar cuando llegaba la ambulancia”. Uno de los voluntarios de DYA Navarra que acudió a la llamada de urgencia de la mujer terminó por retener al acusado en plena calle hasta la llegada de la Policía.

La defensa recurrió la resolución y negó que existiera prueba suficiente que pudiera sustentar la acreditación de los hechos. Considera dicha parte que no existe más prueba de los hechos que la sola manifestación de la denunciante, no avalada por dato objetivo alguno, siendo numerosas las contradicciones apreciables en su declaración, habiendo dado cuatro versiones distintas de los hechos, desconociéndose si la misma se intentó zafar o no del acusado, si el mismo la abordó por delante o por detrás, si gritó o no...”.

SU VERSIÓN ES CREÍBLEAnte semejante apelación, la Audiencia responde que el testimonio de la víctima resulta “creíble y sin contradicciones”. Tras analizar el caso concreto, concluye que en el testimonio de la víctima “concurren todos los requisitos precisos para otorgarle veracidad”. “No consta -sigue la Audiencia- en autos dato alguno contraria a la credibilidad de la denunciante basado en sus circunstancias personales, careciendo de cualquier fundamento para poder apreciar que pudiera concurrir algún móvil espurio de resentimiento, enemistad o venganza”, ya que no se puede olvidar que la denunciante y el procesado ni se conocían con anterioridad.

Además, los cuatro testigos que estuvieron con la víctima nada más producirse los hechos apreciaron una “aparente sinceridad” y los voluntarios de la DYA que acudieron a auxiliarla afirmaron que ella les dijo que había sido víctima de tocamientos intencionados, que fue tajante en su afirmación y que estaba consciente y en buenas condiciones.

Herramientas de Contenido