Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

EL SUCESO SE PRODUJO EN EL Nº3 DE LA CALLE SANTA MARÍA

Fallece un vecino de Arazuri de 83 años al derrumbarse su casa por una explosión

La Guardia Civil todavía investiga la causa de la detonación de gas butano

Jesús Morales | Patxi Cascante - Sábado, 28 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Sobre estas líneas, un agente de la Guardia Civil fotografía las bombonas de butano que fueron recuperadas de la vivienda en la que se produjo la explosión. A la derecha, los bomberos trabajan en la zona del derrumbe donde quedó atrapado el octogenario fa

Sobre estas líneas, un agente de la Guardia Civil fotografía las bombonas de butano que fueron recuperadas de la vivienda en la que se produjo la explosión. A la derecha, los bomberos trabajan en la zona del derrumbe donde quedó atrapado el octogenario fallecido. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

ARAZURI - Un vecino de Arazuri, Luis Martínez Álvarez, de 83 años de edad, falleció ayer al derrumbarse su vivienda y quedar sepultado bajo los escombros al registrarse una explosión de gas butano en ella. La Guardia Civil investiga las causas del suceso y mantiene abiertas todas las hipótesis, incluida la de un hecho accidental, si bien los indicios apuntan hacia una detonación provocada por el propio octogenario fallecido.

El fatal suceso que sobresaltó a los vecinos del concejo de la Cendea de Olza minutos antes de las 9.00 horas se produjo en el número 3 de la calle Santa María, donde el fallecido residía en solitario. Se trata de un inmueble antiguo de piedra y adobe, cuyo tejado se hundió sobre la propia vivienda como consecuencia de la explosión. “La onda expansiva ha buscado el lugar más frágil para salir y al no poder hacerlo por los muros, lo ha hecho por la cubierta, de tal modo que se ha levantado y ha vuelto a caer sobre el edificio, hundiéndolo”, explicó el oficial de Bomberos y jefe del operativo de rescate, Fran Zalba, acompañado por la directora de Protección Civil del Gobierno de Navarra, Isabel Anaut.

Al tener conocimiento del suceso, SOS Navarra envió al lugar una docena de bomberos del parque Central de Cordovilla, agentes de la Policía Foral y una ambulancia medicalizada, cuyo equipo debía prestar la primera asistencia al herido y trasladarlo a un centro hospitalario. El hombre fue localizado por los bomberos todavía con vida, pero atrapado entre los escombros y bajo una viga, lo que impedía que fuera liberado. “La situación era muy delicada porque el edificio era inestable. Hemos arriesgado mucho, incluso más de lo que quizá deberíamos por haberlo sacado con vida, pero no ha sido posible”, lamentó Zalba.

LA FAMILIA, EN EL LUGAR La médico desplazada a Arazuri certificó el fallecimiento de Luis Martínez sobre las 11.00 horas y se lo comunicó a sus hijos y a otros familiares que se desplazaron hasta el lugar de los hechos. El estado de la casa y la posición del hombre hizo necesario que se trasladara una excavadora hasta Arazuri para desescombrar y permitir la recuperación del cuerpo, que fue rescatado en torno a las 15.00 horas y trasladado a continuación al Instituto Navarro de Medicina Legal para hacerle la autopsia.

La Guardia Civil se hizo cargo de la investigación de los hechos, dadas las especificidades de los mismos, y movilizó hasta Arazuri a miembros de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial (UOPJ) y también de los Gedex, su grupo especializado en explosivos. Aunque los medidores usados por los bomberos no localizaron concentración de gas en la vivienda derrumbada, el suceso se relacionó ayer únicamente con una detonación provocada por gas butano.

De hecho, durante las labores de desescombro los bomberos sacaron fuera del edificio dos bombonas, que fueron custodiadas para su análisis por la Guardia Civil, que no descarta que la explosión fuera de carácter fortuito, si bien todos los indicios recabados por los investigadores hacen sospechar de una explosión provocada por el propio difunto.

REACCIONES

“He creído que era un terremoto”

Susto en el pueblo. La detonación que causó el derrumbe de la vivienda en la que residía Luis Martínez Álvarez fue escuchada y sentida por muchos vecinos de Arazuri, sobre todo por los que viven junto al inmueble afectado. “Estaba en casa cuando he oído un ruido muy fuerte. Al oír el estruendo he creído que era un terremoto, porque las cosas que hay en mi casa se han movido”, explicó ayer una mujer que vive en un inmueble prácticamente colindante con el domicilio del fallecido. Sin embargo, al salir a la calle comprobó que el origen era otro. “Había varios vecinos al lado de la casa, que enseguida llamaron al 112”.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia