Dos partidos en cinco días

Un Izarra necesitado de puntos juega hoy en Vitoria y recibe el miércoles al Barakaldo

r.usúa - Sábado, 28 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El delantero Javi Bolo, ganando un duelo por alto en el partido del domingo ante el Bilbao Athletic.

El delantero Javi Bolo, ganando un duelo por alto en el partido del domingo ante el Bilbao Athletic. (Foto: r.usúa)

Galería Noticia

El delantero Javi Bolo, ganando un duelo por alto en el partido del domingo ante el Bilbao Athletic.

estella-lizarra. Dos partidos en apenas cinco días tiene que afrontar un Izarra necesitado de puntos a partir de hoy. Los de Estella juegan esta misma tarde ante el CD Vitoria en la capital alavesa (16.30 horas), mientras que el próximo miércoles, día 1 de noviembre, reciben en Merkatondoa al Barakaldo (17.00) con el objetivo claro de sumar su primera victoria como locales de la temporada.

Cerca estuvieron los de Nacho Martín de conseguirlo el pasado domingo en casa ante el Bilbao Athletic, y más aún tras ponerse con 2-0 (dos tantos de Yoel Sola) a los veinte minutos de partido desplegando un fútbol brillante. Sin embargo, dos errores propios permitieron al rival empatar sin merecimiento, y al final ya no se movió el marcador.

Aún así, los de Estella gozaron de las mejores ocasiones, con dos remates al palo (Javi Bolo y Cabrera) y un penalti fallado del propio central ceutí antes de acabar la primera parte.

No obstante, es evidente que el equipo está en línea de crecimiento, como atestiguan los resultados. El Izarra lleva ya cuatro jornadas sin conocer la derrota, con dos empates en casa ante Racing de Santander y Bilbao Athletic (0-0 y 2-2), y dos victorias a domicilio, primero en Tafalla ante la Peña Sport (0-1) y después en el campo del Leioa vizcaíno (1-2).

Aun así, de momento no ha podido escapar de los puestos peligrosos de la tabla clasificatoria y ahora mismo es decimoséptimo con 9 puntos, aunque a solo uno de la tranquilidad (la marca Osasuna Promesas con 10).

valoraciónEl técnico del Izarra, Nacho Martín, debutó el pasado domingo en Merkatondoa con una sensación un tanto agridulce. Por un lado, contento por lo que había visto en el campo y, por otro, lamentando las ocasiones falladas y los errores concedidos. “Los primeros treinta minutos han sido escandalosamente buenos y supongo que los aficionados habrán disfrutado”, dijo el preparador riojano en la rueda de prensa posterior al partido. “En la primer parte podríamos habernos puesto 3-0 ó 4-0, pero ellos, sin hacer nada porque no les hemos dejado, han logrado empatar”.

A juicio del nuevo técnico, a priori el punto sumado contra el filial rojiblanco podía ser bueno al considerar que es un rival de mucha calidad, aunque “viendo cómo han sucedido las cosas, te vas pensando que hemos perdido dos puntos. Esto es fútbol y regalar en el fútbol te penaliza”.

No obstante, también dejó muy claro que estaba contento con lo visto en el terreno de juego. “Tengo que estar contento con el equipo porque ha trabajado bien, se ha dejado todo, ha entrado mil veces por banda... ¿Que hemos fallado un penalti, hemos pegado dos palos y hemos cometido errores en defensa? Pues sí, pero esto es fútbol. Yo a mis jugadores solo les puedo pedir que lo den todo y hagan lo que hemos trabajado, no les puedo pedir más”.

En cualquier caso, añadió que, “aunque hoy no hemos tenido suerte, son ya cuatro semanas sin perder y hay que seguir trabajando así para seguir sumando puntos. Es verdad que nos penalizan los pocos puntos logrados en las primeras jornadas, pero vamos a seguir trabajando igual y a ver si podemos conseguir un buen resultado ante el Vitoria”.

demasiados goles recibidosDespués de diez jornadas, llama la atención el alto número de goles que ha recibido el equipo estellés, 15, algo poco habitual, ya que el Izarra en los últimos años ha destacado por ser un equipo muy férreo en defensa. De hecho, la temporada pasada (aunque en un grupo diferente) solo había recibido 8 goles en las mismas jornadas, prácticamente la mitad. También este año lleva solo 8 goles a favor en diez partidos, cuando hace un año la cifra era de 14 y el equipo rozaba los puestos de ascenso.