isaac irimia roa director de la agrupación musical estellesa

“El compromiso de los músicos pone los pelos de punta”

A sus 26 años se ha puesto al frente de la banda de Estella-Lizarra. El músico Isaac Irimia Roa afronta esta nueva etapa con ilusión aunque muy consciente de la responsabilidad que ha asumido con sus compañeros

cristina solano - Sábado, 28 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Isaac Irimia Roa es el nuevo director de la banda de música de Estella-Lizarra.

Isaac Irimia Roa es el nuevo director de la banda de música de Estella-Lizarra. (Foto: r. usúa)

Galería Noticia

Isaac Irimia Roa es el nuevo director de la banda de música de Estella-Lizarra.

estella-lizarra. Empezó en la banda hace 18 años y lo hizo siendo percusionista. Sin embargo, por necesidades de la agrupación, se inició en la tuba. Instrumento con el que se le ha podido ver por las calles de Estella-Lizarra, junto a sus compañeros. Ahora, con una gran formación musical, asume la dirección de la agrupación y coge la batuta de Josetxo Sánchez, quien, como explica, le ha enseñado mucho de música y mucho más a nivel personal.

¿Qué espera de esta nueva etapa?

Espero disfrutar, al fin y al cabo es labor docente, que es lo que me gusta. Después formarme porque la tarea de director en un tipo de banda así es muy formativa a nivel profesional, te pone muy al día en muchas cosas. Los percusionistas tenemos un perfil muy marcado, sabemos medir pero no cantar, por ejemplo, y ahora como director me tengo que poner al día con respecto a la armonía, a los planos... es un trabajo interesantísimo. No solo tienes que leer tu tono, sino seis o siete diferentes y hay que estar en muchas cosas. Es una cantidad de trabajo enorme, pero es muy gratificante y es, sobre todo, formativo. Cuando estás dirigiendo un grupo tan grande, el poder trabajar con el sonido en sí, no con algo tan concreto como tu golpe de triángulo, sino una banda de 60 músicos con un acorde tan potente, es una gozada.

¿Qué tienen entre manos?

Daremos enseguida un concierto de mexicanas, que lo buscó Josetxo. Es un homenaje a Rocío Durcal el día 1 de diciembre. No hemos hecho nunca algo así. Hay un trompetista de la Pamplonesa que es productor y el espectáculo lo lleva él. Son 17 temas con cantantes profesionales. Es un proyecto muy atractivo.

¿Cómo es la banda de Estella?

En un principio hay que saber dónde estamos. Y esto es una banda de gente que va a tocar porque le encanta, lo primero, su pueblo. Hay que tenerlo muy presente porque normalmente cuando hay festividades o celebraciones esta gente está pringada con la banda y el único que tiene una asignación mensual soy yo. Hay que tener muy en cuenta que lo importante es que la gente esté a gusto, que aprenda pero que esté a gusto y ahí está la complicación de tirar de la cuerda y aflojar. Cuánto aprieto, qué necesitan, qué necesita la banda, qué tipo de planteamiento tiene la gente y qué quieren porque si no tienes en cuenta esto, corres el riesgo de que se vayan. Es abrumador ponerte al frente de este proyecto porque a veces el compromiso de la gente te pone los pelos de punta. Hay un compromiso muy grande que incluso puede llegar a superar al de gente profesional.

¿Qué ha aprendido de Josetxo Sánchez?

“Dirigir a la banda es un trabajo interesantísimo a nivel formativo”

“Cuando cojo la batuta me vienen flashes de cuando la tenía Josetxo y le preguntaba cosas”

Muchísimas cosas. Es muy curioso porque ahora me pongo con la batuta y me vienen flashes de momentos concretos en los que le pregunté algo y de lo que él me contestó. De Josetxo hemos aprendido muchísimo todos, musicalmente por supuesto, pero personalmente todo. Al final son muchas horas las que hemos pasado allí. Ahora tener la batuta pero jugando en casa es una gran responsabilidad. Tus compañeros cuentan contigo. Supongo que a ellos también les gustará que una persona que ha estado toda la vida en la banda les lleve.

¿Cómo fue tomar la decisión?

Me enteré de que Josetxo se iba y me ofrecí a la junta. Aunque antes me lo pensé por el nivel de compromiso que exige, además ya tenía mi calendario porque sigo interpretando y estoy dejando de hacer bolos pero estoy seguro de que va a merecer la pena.

Es curioso que comenzase a tocar la tuba por necesidad de la banda y ahora se está especializando en ella.

Es cierto. Empecé a tocar en la banda percusión y fue un poco por necesidad, por demanda y por gusto. Nos faltaba gente, los tubas eran los más mayores y a mí me hizo mucha gracia este instrumento. Además, sonoramente suena muy fácil desde el principio y me gustó. Ahora estoy haciendo quinto curso de profesional de tuba.

su perfil

l Formación. Con tan solo cuatro años, Isaac Irimia comenzó con su formación musical. Sus primeros pasos fueron con un violín;de ahí comenzó a recibir clases en casa de percusión y se matriculó en la escuela de música de Estella, desde donde pasó al conservatorio e hizo el grado profesional de percusión. Después cursó el superior de interpretación de la percusión.

l Actualmente. Además de ser profesor en varias escuelas, estudia pedagogía de la percusión y quinto de profesional de tuba.

frase