La 62ª edición de la Seminci concede la Plata a ‘The Rider’

Espiga de Oro para un thriller sobre el sistema corrupto egipcio

La 62ª edición de la Seminci concede la Plata a ‘The Rider’, de la directora china Chloé Zhao

Domingo, 29 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Foto de familia de los ganadores de la 62ª Seminci, ayer en el Teatro Calderón de Valladolid.

Foto de familia de los ganadores de la 62ª Seminci, ayer en el Teatro Calderón de Valladolid. (EFE)

Galería Noticia

Foto de familia de los ganadores de la 62ª Seminci, ayer en el Teatro Calderón de Valladolid.

VALLADOLID- El thriller The Nile Hilton Incident, del director sueco de origen egipcio Tarik Saleh, logró ayer la Espiga de Oro de la 62ª edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), en la queThe Rider, de la directora china Chloé Zhao, se llevó la de Plata.

El premio para el mejor actor ha sido parar Brady Jandreau por su trabajo en The Rider;y el de la mejor actriz ha recaído ex aequo en Laetitia Dosch por su papel en Jeune femme, de Léonor Serraille;y Agnieszka Mandat-Grabka, por su trabajo en Pokot, de Agnieszka Holland, según ha decidido el jurado del festival. El de mejor director ha ido a parar también a manos Tarik Saleh, por su thriller policiaco que ahonda en el sistema corrupto egipcio, enmarcado dentro de la denominada Primavera Árabe.

También se ha alzado esta producción sueca, alemana, danesa y marroquí con el premio Miguel Delibes al mejor guión, según dictaminó un jurado internacional integrado por seis expertos cinematográficos y donde el novelista Ray Loriga se encargó de leer el dictamen, recibido con algunos abucheos en la sala. Asimismo, el premio al mejor nuevo director también ha recaído en la directora Cholé Zhao, que ha concursado con la película premiada con la Espiga de Plata, The Rider, una historia basada y protagonizada por no actores que narra la superación de un joven estrella del rodeo que ve truncada su vida debido a un fatal accidente ocurrido mientras montaba.

El jurado también ha decidido condecorar con una mención especial el largometraje Human flow, del activista político chino Ai Weiwei, quien ha presentado en este festival la cruda historia real que rodea a la crisis mundial de los refugiados. Por otro lado, los cortometrajes premiados en esta 62ª edición de la Seminci han sido Negah (La mirada), de Farnoosh Samadi, que se ha alzado con la Espiga de Oro en este formato, y A drowning man (Un hombre se ahoga), de Mahdi Fleifel, Espiga de Plata.

Fuera de la sección oficial, el documental La libertad del diablo, del cineasta mexicano Everardo González, ha obtenido el primer premio en la sección Tiempo de Historia. El premio Arco Iris, una distinción otorgada por primera vez en la pasada edición y que premia la visibilidad en la pantalla del colectivo LGTBI, ha sido para The party, de Sally Potter, que partía como una de las favoritas para alzarse con la Espiga de Oro.

En la sección Doc. España, el Primer Premio ha sido para Verabredungde la bilbaína Maider Oleaga;el premio Fipresci, otorgado por la crítica especializada internacional, ha destinado su galardón a Daha, de Onur Saylak.

Otra de las secciones que más relevancia tiene es la de Punto de Encuentro, donde la Seminci pone el foco en las jóvenes promesas del séptimo arte y que ayer premió el trabajo de la checa Tereza Nvotová Spina, mientras que el cortometraje Matria, de Álvaro Gago, obtuvo el premio de La noche del corto español.

La 62ª Seminci bajó definitivamente su telón ayer por la tarde, con la gala de clausura en la que se proyectó la cinta Sage femme (Dos mujeres), de Martin Provost, que narra el reencuentro de dos mujeres tras 30 años sin verse y que cuenta con el papel destacado de la actriz francesa Catherine Deneuve. - Efe

el dato

93.000 asistentes y “completo” diario

Crecen los espectadores. La 62ª Seminci ha logrado 93.000 espectadores, tres mil más que en la anterior, y ha colgado todos los días el cartel de “completo” en la veintena de filmes de su sección oficial. Es el balance “muy positivo” que hizo ayer el director del certamen, Javier Angulo, quien reconoció, tras la lectura del palmarés, que este año ha sido “especialmente difícil” la labor del jurado, ya que la calidad de las cintas ha sido “excepcional”, con una “gran añada”. Javier Angulo anunció además ayer que el país invitado de la próxima edición de la Seminci será Colombia, que está experimentando un “verdadero auge” de su cine nacional, con un aumento de sus taquillas “impresionante”, destacó.