Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Hegemones

Sueños imposibles

Por Miguel Turullols - Domingo, 29 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

Los kurdos eran el gran problema latente de Oriente Medio, eclipsado este siglo por las guerras de Afganistán e Irak, las primaveras árabes y, posteriormente, la irrupción del Estado Islámico (Daesh). Pues bien, parece que los kurdos han despertado y llaman a la puerta de una independencia que, para su desgracia, es hoy por hoy un sueño imposible.

No es coincidencia que la iniciativa del referéndum kurdo en Irak responda al periodo de mayor colaboración con Estados Unidos e, incluso, de mayor fortaleza militar tras sus victorias frente a Daesh. Pero hasta aquí su viento a favor. Todo lo demás será remar a contracorriente.

Primero la propia idiosincrasia kurda. Los treinta millones de kurdos están repartidos entre Turquía, Siria, Irak e Irán, países cuyos gobernantes preferirían cortarse un pie antes que permitir su independencia. Irak, de hecho, ha respondido al referéndum enviando al ejército al norte.

Segundo, los propios kurdos están profundamente divididos política e ideológicamente. No todos los partidos apoyaron el referéndum de Irak y, si tiramos de hemeroteca, hace poco más 20 años de la Guerra Civil kurda en el propio Irak. Incluso hubo choques armados entre los kurdos sirios e iraquíes el pasado mes de marzo por el control de territorio en la frontera.

Estos enfrentamientos están, además, alimentados por los potencias de la zona, que financian a los kurdos en territorio de sus enemigos para causar inestabilidad. Por ejemplo, Irán ayuda a los kurdos turcos y Turquía a los kurdos iraníes. De esta forma, la enemistad entre grupos crece.

El resto de la comunidad internacional tampoco ve con buenos un futuro estado kurdo que, consideran, sería el primer paso para desmembrar otros Estados (Siria e Irak).

Y lo peor de todo es que muchos kurdos creen en esta independencia, envalentonados por las promesas de Estados Unidos de que les apoyarían a cambio de su lucha contra Daesh. Ellos han cumplido su parte. Pero no parece que les vayan a corresponder.

Herramientas de Contenido