un crecimiento real del 3,2% en el tercer trimestre

La desaceleración en la Industria modera levemente el ritmo de avance de la economía navarra

 El crecimiento trimestral de la economía se sitúa en el 0,6, tres décimas menos que la tasa estimada el trimestre anterior - Ayerdi estima que Navarra crecerá un 3,1 % este año y un 2,7 en 2018

EFE - Lunes, 30 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 10:25h

Polígono industrial de Landaben, en Pamplona.VER VÍDEOReproducir img

Polígono industrial de Landaben, en Pamplona.

Galería Noticia

Polígono industrial de Landaben, en Pamplona.ReproducirPolígono industrial de Landaben, en Pamplona.

PAMPLONA. El vicepresidente de Desarrollo Económico del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi, estima que la economía navarra crecerá un 3,1 por ciento en 2017, cumpliendo así con la previsión fijada por el propio Ejecutivo foral a principios de año. El crecimiento del año que viene sería del 2,7 por ciento.

Así lo ha manifestado Ayerdi tras presentar los datos de la evolución de la economía en el tercer trimestre del año, en el que se registró un crecimiento del PIB del 3,2 por ciento en comparación con el mismo trimestre del año anterior y del 0,6 por ciento en comparación con el trimestre anterior.

Manu Ayerdi ha reconocido que se está produciendo una "ralentización" del crecimiento, pero ha afirmado que el ritmo sigue siendo "elevado" y Navarra está camino de cumplir con el incremento del 3,1 por ciento fijado a principios de año.

El vicepresidente ha afirmado que el Gobierno ya había previsto la "ralentización" de la economía y lo ha achado a que los factores que estaban alimentando el crecimiento, como los bajos tipos de interés, "se están difuminando". En todo caso, ha asegurado que la ralentización de la economía es "más suave" de lo esperado.

En comparación con el ámbito nacional, Manu Ayerdi ha explicado que mientras Navarra crece un 3,2 por ciento en comparación con el mismo trimestre del año anterior, España lo hace un 3,1 por ciento, una tendencia que se invierte en términos intertrimestrales, ya que la Comunidad foral crece al 0,6 por ciento y España lo hace al 0,8.

"La economía sigue el curso que habíamos dibujado al principio del año, con más celeridad incluso de lo que habíamos planteado, y solo a dos meses de cierre creemos muy probable alcanzar el crecimiento del 3,1 por ciento", ha indicado.

Manu Ayerdi también se ha referido a la situación en Catalunya, para señalar que "ha generado una notable incertidumbre y está ensombreciendo las expectativas de crecimiento para España", si bien ha afirmado que "la probabilidad de que la economía catalana sufra un pronunciado parón es muy baja e invita a mantener la calma".

El vicepresidente ha señalado que Cataluña es "un buen socio comercial y proveedor comercial importante" para Navarra y ha pedido "cautela" a la espera de la evolución de la situación.

LOS DATOS DEL TERCER TRIMESTRE
El crecimiento de la economía Navarra sigue su ritmo de aceleración y se sitúa en el 3,2%, una décima por debajo respecto al trimestre anterior.

El PIB se desacelera en tres décimas este trimestre, desde el 0,9% al 0,6%, pero casi mantiene su valor interanual y, tal y como ha avanzado el vicepresidente Ayerdi, responde a que el efecto de los factores que alimentan el crecimiento como los bajos tipos de interés se han ido difuminando, algo que estaba dentro de la previsión.

La evolución del PIB regional es acorde a la mostrada por el resto del estado, donde se ha registrado un crecimiento trimestral de un 0,8%, y con una cifra de crecimiento en los 12 últimos meses del 3,1%.

En cuanto a los sectores de actividad, el crecimiento de la industria se ha visto condicionado por el descenso de fabricación de coches en Volkswagen del 16% este año provocado por la adaptación de la factoría a la fabricación del nuevo Polo. Sin embargo, esta ralentización no ha tenido reflejo en el empleo que por el contrario sigue con su tendencia al alza y acumula un avance del 3,4%. De lo observado a las afiliaciones industriales, se deduce que las empresas están interpretando como transitoria la moderación de su producción porque siguen las contrataciones.

En contrapartida, el comportamiento de las actividades de los servicios están demostrando una aceleración superior a la prevista, destacando la hostelería y el comercio que han experimentado una buena temporada turística, así como el consumo que sigue alimentando el crecimiento regional.

Según el vicepresidente Manu Ayerdi, “vamos camino de conseguir nuestra previsión del 3,1% de crecimiento medio para todo el año e, incluso, podría quedarse una décima por encima. Por tercer año consecutivo, la economía navarra estaría creciendo en torno al 3%, lo que es un logro importante”.

Para el año que viene, la previsión de crecimiento es del 2,7%, si bien, la crisis de Cataluña imprime una incertidumbre en el escenario económico cuyo impacto aún es difícil de cuantificar. El vicepresidente Ayerdi ha recordado que Cataluña es un buen socio comercial y un importante proveedor industrial, además de ser una referencia en turismo. Ante esta atmósfera de noticias negativas el vicepresidente ha advertido de un posible efecto arrastre aunque, a la espera de ver cómo se desarrollan los acontecimientos, ha llamado a la cautela.

LA ECONOMÍA ESTATAL CRECE EL 0,8% La economía española creció el 0,8 % en el tercer trimestre del año respecto a los tres meses anteriores, una décima por debajo del incremento registrado entre abril y junio, según el dato adelantado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este dato, que acumula ya dieciséis trimestres consecutivos en positivo, implica, no obstante, una ralentización del crecimiento económico, tras cuatro trimestres consecutivos sin moderarse, con tasas del 0,7 % en el tercero y cuarto trimestres de 2016;del 0,8 % en el primero de este año, y del 0,9 %, en el segundo.

La variación anual del PIB entre julio y septiembre fue del 3,1 %, igual a la contabilizada en los tres meses anteriores, de forma que acumula 15 trimestres consecutivos subiendo.

De confirmarse el próximo 30 de noviembre, la tasa trimestral coincidiría con la avanzada por el Banco de España el pasado 28 de septiembre.

Para el supervisor bancario, el menor ritmo de creación de empleo y de flujos comerciales, tras el favorable comportamiento de la primavera, han sido los responsables de la "leve ralentización" del dato trimestral.

Asimismo, el Banco de España consideró que el crecimiento económico ha continuado sustentado en la demanda nacional, mientras que el sector exterior (con indicadores aún incompletos) ha contribuido positivamente, aunque menos que en el segundo trimestre.

La inflación, por su parte, ha mantenido un crecimiento estable, porque la desaceleración del alza de los precios de los alimentos no elaborados, de los bienes industriales no energéticos y de los servicios se vio más que compensada por la aceleración de los precios energéticos y de los alimentos elaborados.

De este modo, el Banco de España espera una desaceleración de los ritmos de consumo por la evolución de la energía, aunque el IPC medio será del 1,9 % en 2017, una décima por debajo de su anterior previsión.

El crecimiento del PIB seguirá siendo muy intensivo en el factor trabajo con un moderado ritmo de avance de los costes laborales unitarios, aunque se ralentizará el avance del empleo, con un alza del 2,7 % para el conjunto del año.

Así, el Banco de España prevé que la tasa de paro se sitúe en el 16,3 % a cierre de 2017.