Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Escalera presentó su filme, la tercera a concurso

‘No sé decir adiós’ destapa las formas del duelo en el Ópera Prima

El director madrileño Lino Escalera presentó su película, la tercera a concurso del Festival

N. Arigita - Lunes, 30 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El productor Damián París, el director Lino Escalera y Julio Mazarico, de Cine Club Muskaria.

El productor Damián París, el director Lino Escalera y Julio Mazarico, de Cine Club Muskaria. (N.ARIGITA)

Galería Noticia

  • El productor Damián París, el director Lino Escalera y Julio Mazarico, de Cine Club Muskaria.

tudela- Atraído en primer término por el solvente reparto de No sé decir adiós, el público acudió ayer en masa al cine Moncayo para asistir al estreno de la tercera película presentada a concurso en el Festival Ópera Prima de Tudela, pero acabó encontrándose con un trabajo, el que firma en su primera incursión en el largo el director madrileño Lino Escalera, que ofrece mucho más que buenas interpretaciones y provoca, en muchos momentos, una empatía difícil de ignorar tras salir del cine. Erigida sobre un tema tan común y tan diverso, en forma y contenido, como es la familia, No sé decir adiós gira en torno a un padre (Juan Diego) que afronta un cáncer terminal y sus dos hijas (Lola Dueñas y Nathalie Poza) que, desenvolviéndose en el peor escenario de la enfermedad, se ven obligadas a desenmarañar todos esos asuntos pendientes que afectan a todas las familias del mundo, desde dos perspectivas completamente antagónicas, pero comunes. Mientras una de las hermanas, Carla, se aferra a la negación, la otra (Blanca) apela al pragmatismo ante la decisión de seguir con una cruel y poco efectiva quimioterapia u optar por los cuidados paliativos.

La inminencia de la muerte, que actúa como elemento de unión, provoca, al mismo tiempo, una negación, una necesidad de evasión y una huida de la realidad que conforman una profunda historia que no necesita de artificios. Al contrario, la película, sobria y sin alardes, recurre más a la resignación que a otra cosa, en un tono tan preciso como para ser apreciado con la estatuilla del jurado del pasado Festival de Málaga.

guión“Me interesaba esa capacidad de los personajes centrales de poder negar la realidad y acorazarse;no ven lo que les duele, cualidad que me resulta curiosa”, comentó el Lino Escalera, en torno a un guión que él mismo argumentó y que firma Pablo Remón. El proceso de escritura, que se alargó dos años en buena parte por los problemas en la búsqueda de financiación y se vio influenciado por crudísimas experiencias personales de pérdida en ambos, dejó constancia de la capacidad de reflejar diálogos de Remón y de las aptitudes de Escalera para organizar las tramas. El resultado de este binomio fue tan efectivo como para captar de inmediato el interés de Diego, Poza y Dueñas, con los que el realizador afirmó haber encontrado una química muy especial desde el primer contacto.

Herramientas de Contenido