Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Juez de línea

De avales

Por Félix Monreal - Lunes, 30 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Aridane y Fausto protestan al árbitro.

Aridane y Fausto protestan al árbitro. (Foto: Agencia LOF)

Galería Noticia

Aridane y Fausto protestan al árbitro.

Sergio Herrera es un aval. Desde Andrés Fernández, y ya han pasado cuatro años, ninguno de los porteros que han defendido el marco rojillo han tenido un peso tan determinante en el desarrollo de los partidos. Este chico apunta alto;sus soluciones en los lanzamientos de penalti le han convertido ya en un fenómeno mediático. En los instantes previos a que Malbasic colocara la pelota en el punto de cal, en esas conversaciones al oído para desequilibrar al rival, da toda la impresión de que al delantero serbio le derriten el ánimo diciéndole “te lo va a parar, te lo va a parar”. Y se lo paró. El portero rojillo tuvo que emerger en un partido austero por parte de sus compañeros (solo Oier estuvo por encima del tono discreto del resto) para sostener la plaza ante las oleadas de ataque rival. Paró Herrera un penalti, pero detuvo tan bien dos remates de gol en la primera mitad, y dos cabezazos en la segunda además de un peligroso disparo raso de Malbasic en el que el rojillo sacó provecho en su estirada de esos brazos tan largos como elásticos. El guardameta estaba condenado a ser protagonista porque solo hubo juego de ataque en su área. Osasuna no dominó nunca y echó en falta a un futbolista como Fran Mérida o a alguien con genio creativo. Ante esa carencia, y la falta de respuesta práctica a los movimientos tácticos de Diego Martínez, solo cabe dar por bueno el punto y lamentar, por otro lado, que en una plantilla confeccionada a golpe de talonario, diseñada para subir, el entrenador no encuentre soluciones (o no las tenga recogidas en su libreto) para poder competir por los tres puntos ante un rival como el Tenerife. Lógico que en la sala de prensa celebrara el empate agarrándose a las estadísticas, cosa rara en alguien a quien en las conferencias postpartido le gusta disertar sobre el método.

¿Quién avala a la cantera?- En tiempos en los que un aval es motivo de declaraciones, comunicados y polémica, jugar con un portero como Sergio Herrera es garantía de consenso en el osasunismo. No ocurre lo mismo con el trato que esta directiva y el cuerpo técnico (desde Braulio al entrenador) dispensan a la cantera. Para quienes creemos que un club necesita una filosofía que le identifique y le haga distinto a la homogeneidad imperante, la claudicación a la que estamos asistiendo con el arrinconamiento de los chicos de casa es motivo de preocupación. La decisión de Diego Martínez de mandar a la suplencia a Unai García después de los dos partidos que cuajó para recolocar a Aridane es cuando menos decepcionante y retrata al entrenador. No tenía un solo motivo deportivo para tomar esa decisión, ese nuevo golpe bajo a la cantera, ese desprecio flagrante. Nunca pensé que llegaría tan lejos. Pero lo hizo. Y así vimos en el verde un Osasuna con un canterano, algo que no sucedía desde marzo de 2014, pocos meses antes del descenso a Segundo echando por tierra catorce años en Primera División. Con ser una mala decisión que Osasuna pagará en un futuro inmediato, lo peor es que la gente de casa ya lo tiene asumido. Lo dejó ver entre líneas el propio Unai en su comparecencia de la pasada semana cuando hablando de la plantilla apuntó que “se ha hecho con un objetivo claro”. Tengo para mí que ya había asumido que volvería a ser suplente en Tenerife, y que tendrá que volver a hacer méritos, volver a ganarse el puesto, volver a pasar un examen que ayer, por ejemplo, no pasaron ni Lillo, ni Aridane, ni Mateo. ¿Es esto lo que quieren los candidatos a presidir el club? ¿Así se va a trabajar en Osasuna? Que lo digan alto y claro porque ese aval es tan importante como el económico. O más.