Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Sergio salva a Osasuna en la isla

NUEVO EMPATE FUERA DE CASA | El meta vuelve a ser providencial para su equipo con sus paradas, detiene otro penalti y el conjunto rojillo se lleva un punto de Tenerife en uno de sus encuentros más discretos

Javier Saldise / Agencia LOF - Lunes, 30 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El portero de Osasuna Sergio Herrera, tras parar el penalti, recibe la felicitación de Unai. Foto: Juan García Cruz

El portero de Osasuna Sergio Herrera, tras parar el penalti, recibe la felicitación de Unai. Foto: Juan García Cruz

Galería Noticia

  • El portero de Osasuna Sergio Herrera, tras parar el penalti, recibe la felicitación de Unai. Foto: Juan García Cruz
  • Oier y Carlos Ruiz, en plena lucha, atentos a la jugada.

pamplona- Sergio Herrera, el portero de Osasuna, ha conseguido que sus paradas se griten como goles y que si hay un penalti de por medio, como otra vez en el partido de ayer, el tembleque corresponda al jugador que lo lanza, que ve achicarse la portería ante el tamaño del cancerbero, un gigante en estos duelos desde los once metros. El meta volvió a ser decisivo para que su equipo se mantuviese en pie y que, en uno de los encuentros más discretos de la temporada, los rojillos se llevasen un punto ante un rival difícil, que se hartó rematar entre los tres palos. Sergio, el cancerbero de Miranda de Ebro, firmó una actuación de nuevo sobresaliente -eso es detener todo lo que mandan a su puerta- y sumó una jornada más en su consagración en la categoría y en este equipo que lo esgrime ya como argumento de mucho peso para el objetivo único del ascenso.

El Osasuna más desnaturalizado de la temporada, con un perfil un punto más combativo pero rebajado en cuanto a su control del juego, también con más errores y falta de coordinación, salvó un punto en Tenerife con un esfuerzo apreciable, algunas dosis de fortuna y el gran papel de su portero. Los rojillos, que suman otro encuentro con la portería a cero y encadenan diez jornadas consecutivas sin conocer la derrota, estuvieron reñidos con la portería rival, a la que sólo acertaron a rematar en el gol anulado a David Rodríguez. El conjunto navarro, que ha perdido el primer puesto de la clasificación, ha decelerado su marcha en las últimas jornadas después de sumar tres empates consecutivos, pero se mantiene en la zona alta, con todo a su alcance, todavía más convencido de que lo viene por delante requerirá un gran esfuerzo ante esta igualdad patente.

Osasuna no fue el de otros encuentros porque le tocó lidiar con un partido especial, con demasiadas bajas sensibles en la misma zona, sin algunos futbolistas con mando y recursos para hacerle subir unos cuantos peldaños en cuanto a calidad. Por esto, a un centro del campo para andarse con cuidado, con dos gladiadores en el eje como Fausto y Arzura, Diego Martínez lo intentó equilibrar con alternativas y cambios de posición de algunos futbolistas más creativos, tentando con estas variantes el hallazgo de algún camino por donde salir de la confusión. Y así, por el flanco derecho fueron desfilando De las Cuevas, como actor inicial, luego Quique y también David Rodríguez. El técnico rojillo montó una alineación muy novedosa, con cuatro hombres nuevos respecto al último partido, con Unai García como sorprendente damnificado principal para el retorno de Aridane a la defensa.

Los peones distintos ofrecieron un Osasuna también diferente. Sin control sobre la pelota, sin gestores para el balón, el conjunto rojillo, de hecho, estuvo fuera de su papel en el primer tiempo -luego todo el partido-, donde fue un equipo dominado y alejado del gobierno del juego, ante un Tenerife que jugó más minutos en terreno osasunista, cómodo en un partido de ida y vuelta y a la carrera. Sin ver puerta en toda la primera mitad, el conjunto canario no se podía imaginar lo caro que le iba a resultar recuperar para el protagonismo del partido al portero rojillo. Sergio Herrera comenzó su festival mostrándose insuperable a la media hora ante dos remates seguidos de los delanteros del Tenerife que, en el tercer disparo a puerta, además se encontraron con Aridane para desbaratar la tempestad de oportunidades consecutivas en la misma jugada. El portero ofreció una carta de presentación estupenda de lo que se convertiría en una actuación colosal.

Sin disparar entre los tres palos, con juego de ataque minúsculo y sin estrenar la estadística de remates, Osasuna cambió de imagen en la reanudación con la inclusión de Unai en la defensa -se marchó a la caseta un inadvertido Mateo-, que se convirtió en una zaga de cinco hombres para aguantar el chaparrón que se veía llegar.

A David Rodríguez le sobraron unos centímetros para que su gol fuese válido, a los dos minutos del segundo tiempo, y rompiera el guión de un partido que mandaba señales de asfixia para Osasuna.

El penalti señalado por derribo de Oier a Longo colocó definitivamente en la pasarela a Sergio Herrera. El portero detuvo el lanzamiento de Malbasic y sostuvo hasta el final con sus numerosas intervenciones a un Osasuna desaparecido en ataque, combativo hasta el final, pero al que no le sentaron bien las bajas, ni un final tan emocionante y abierto. Aunque se tenga de portero a un cazapenaltis, que va camino de convertirse en héroe de la temporada.

Herramientas de Contenido

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »