Canasa aprueba licitar por 1,9 millones la redacción del proyecto de 2ª fase del Canal

Contempla el riego de hasta 21.522 hectáreas, 70 kilómetros de conducción hasta Ablitas y un caudal en origen de 20m3 por segundo - El consejo de administración fija un plazo de 18 meses para su redacción

Sagrario Zabaleta Echarte - Martes, 31 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Vista del Canal de Navarra a su paso por Tiebas.

Vista del Canal de Navarra a su paso por Tiebas. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Vista del Canal de Navarra a su paso por Tiebas.

pamplona- El consejo de administración de Canasa, la empresa gestora del Canal, compuesta en un 60% por el Estado y en un 40% por Navarra, aprobó ayer licitar por 1.943.865 euros la redacción del proyecto de la segunda fase de esta infraestructura en un plazo máximo de 18 meses -hasta mediados de 2019-.

A la reunión celebrada en Zaragoza, asistieron el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi;el director general de Desarrollo Rural, Agricultura y Ganadería, Ignacio Gil;y Martín Orradre, secretario general técnico de Desarrollo Económico, por parte del Gobierno foral;y la directora general del Agua, Liana Ardiles, por parte del Ministerio de Agricultura.

El proyecto contempla poner en riego hasta 21.522 hectáreas (aunque no significa que finalmente se llegue a esa cifra, ya que eso dependerá de la solución técnica que se apruebe finalmente). Además se mejorará el suministro doméstico e industrial de diversas poblaciones de la Ribera.

El consejo de administración de Canasa acordó que se va a construir una conducción de unos 70 kilómetros -sin especificar tampoco si va a ser una infraestructura de canal a cielo abierto, una tubería soterrada o una doble tubería, porque nuevamente dependerá de la solución técnica que se defina-. El proyecto recoge también un caudal en origen de 20 metros cúbicos por segundo en lugar del inicial de 24 m3 por segundo fijado en el proyecto de 1990. Esto significa que la capacidad de agua que esta infraestructura transporte a la Ribera tampoco está determinada.

El proyecto partirá del canal actual en Pitillas y concluirá en un principio en Ablitas -también susceptible de modificación-. Además del canal principal, se ejecutará un ramal para regar la zona del río Alhama, que terminará entre Cintruénigo y Corella;y se prevé la ejecución a lo largo del trazado de once tomas para la puesta en riego de las correspondientes zonas y de dos balsas de regulación, una en el origen, en Pitillas, y otra en la zona final, en el entorno de Montes del Cierzo, en Tudela.

La licitación de la redacción del proyecto de la segunda fase incluye un estudio de alternativas que deberá evaluar distintas soluciones constructivas, en el que se tendrán en cuenta el anteproyecto redactado en los 90 sobre el trazado del mapa del Canal y los estudios recientes del Gobierno de Navarra presentados en enero.

Los vocales del Ejecutivo foral en el consejo de Canasa valoraron “positivamente” que en el pliego de bases para la contratación de la redacción del proyecto se hayan incluido los informes realizados en 2016 por las empresas públicas Intia y Nilsa para la Definición de alternativas para las necesidades de riego y abastecimiento de agua de boca e industria en la Ribera. De entre las seis soluciones de abastecimiento, los técnicos se decantaron por la del uso del Canal para resolver los problemas detectados en el abastecimiento de agua en la Ribera, complementado con el uso de los recursos de Yesa en Arguedas, Valtierra y Cadreita, y los pozos para industria y un hectómetro cúbico para el polígono industrial de Buñuel. Además, estos análisis del Gobierno de Navarra insisten en que la solución técnica para riego con más potencial es la de suministrar con el Canal a entre 9.000 y 10.000 hectáreas, que unido a la demanda de agua de boca e industria, haría necesario una red de distribución de entre diez y quince m3/s. El Gobierno foral también consideró ayer que se trata de “unos pliegos muy abiertos en los que se van a valorar todas las posibilidades técnicas -canal abierto, tubería soterrada o doble tubería-, que deberán ser presentadas en un plazo de seis meses desde la formalización del contrato”.

Por su parte, el Ministerio de Agricultura señaló que, al aprobarse esta licitación, “Isabel García Tejerina cumple con el compromiso de llevar todo el agua posible a la Ribera para dar respuesta a las demandas de abastecimiento de las poblaciones como a los regadíos”.

Su nota incidió en que “la actuación completa del Canal de Navarra tiene como objetivo la transformación en regadío de 59.160 hectáreas -22.363 en la primera fase, 15.275 en la ampliación de la primera fase y 21.522 en la segunda-;el abastecimiento urbano e industrial del 60% de la población y la generación de energía eléctrica suficiente para cubrir el 6,5% del consumo de la Comunidad Foral”.