Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Hogares seguros y confortables

Calderas El mantenimiento de las instalaciones de gas o gasóleo resulta fundamental para disfrutar de bienestar en la vivienda. Además, las revisiones periódicas previenen accidentes y aportan protección a los usuarios

Martes, 31 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La temperatura ideal debe oscilar entre 19ºC y 21ºC. iban aguinaga

La temperatura ideal debe oscilar entre 19ºC y 21ºC. iban aguinaga

Galería Noticia

  • La temperatura ideal debe oscilar entre 19ºC y 21ºC. iban aguinaga
  • Control termostático del sistema de radiadores. D.N

Natalia Biurrun

El buen tiempo que acompaña este mes de octubre ha provocado muchas alteraciones en los hábitos propios del otoño como el poner a punto las calderas y sistemas de calefacción porque las altas temperaturas invitan a disfrutar más de la calle, realizar actividades de ocio y pasar menos tiempo en los hogares. Sin embargo, no hay que olvidar que el frío puede llegar en cualquier momento y que debemos tener preparados los equipos para evitar ciertas sorpresas de última hora.

Evitar riesgos

La instalación de calderas representa un alto riesgo para cualquier hogar si no se sigue un cuidado programa de mantenimiento. Se trata de aparatos que funcionan a presión, por lo que la omisión o la negligencia en su mantenimiento puede ocasionar fallos graves. Las calderas son artefactos generadores de calor y como todo aparato que trabaja a presión, se puede producir una brusca expansión del vapor y del agua de su interior. Por ello, el mantenimiento de la instalación de gas es esencial para la seguridad y para obtener el máximo confort en el hogar.

La normativa exige que se realicen inspecciones periódicas de las instalaciones y aparatos de gas, al objeto de prevenir posibles averías. Estas revisiones se efectúan cada 2 años en aquellas calderas de gas de potencia inferior o igual a 70 kw y certifican el buen funcionamiento y estanqueidad del contador, así como las tuberías, las gomas, y el estado de conservación general de cada una de sus partes. El usuario es el encargado de elegir y contactar con una empresa instaladora autorizada para llevar a cabo ese mantenimiento. En estos casos, es recomendable solicitar un presupuesto previo y solicitar la factura tras la revisión de la caldera. Muchas de las comercializadoras y distribuidoras incluyen este servicio en el contrato de forma anual o bianual.

Al margen de estas revisiones periódicas, el consumidor está obligado a pasar una inspección cada cinco años. En este caso, la empresa distribuidora es la encargada de ponerse en contacto con el usuario, excepto en las instalaciones de gas envasado (por ejemplo, butano), y está obligada a comunicar dicha inspección por carta. El pago siempre se abona a través de la factura del gas de la compañía comercializadora, por lo que nunca se deberá pagar al técnico que la realice. Por este motivo, las asociaciones de consumidores y autoridades recomienda desconfiar de las visitas no programadas de empresas a su domicilio para efectuar revisiones que no han sido solicitadas.

Depósitos de gasóleo

Las calderas de gasoil, igual que el resto de calderas, necesitan ciertos cuidados y mantenimientos para obtener una alta eficiencia y durabilidad. El gasoil contiene impurezas que se van depositando en los filtros de línea, bomba, latiguillos, boquilla etc. Estas impurezas afectan a su rendimiento e, incluso, pueden llegar al deterioro de la misma. Un mantenimiento básico hecho por un profesional prolongará su vida útil y además se evitarán averías.

No obstante, los expertos aconsejan no dejar nunca el depósito al mínimo, apagar la caldera durante una hora cuando se proceda al llenado, dejar la presión del circuito de calefacción entre los 1,4 y 2 bar cuando la caldera está fría y realizar un análisis de combustión.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia