El exjefe de campaña de Trump, imputado por conspiración contra EEUU

Paul Manafort y su exsocio Rick Gates se enfrentan a 12 cargos federales dentro de la investigación de la supuesta injerencia rusa en las elecciones del año pasado

Martes, 31 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El imputado Paul Manafort sale de la corte federal ayer rodeado de medios de comunicación.

El imputado Paul Manafort sale de la corte federal ayer rodeado de medios de comunicación. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El imputado Paul Manafort sale de la corte federal ayer rodeado de medios de comunicación.

WASHINGTON- Paul Manafort, jefe de campaña de Donald Trump en las últimas elecciones presidenciales, fue acusado ayer de doce cargos federales, entre los que figuran conspiración contra EEUU y blanqueo de capitales, según la Fiscalía especial que investiga la presunta injerencia de Rusia en los comicios de 2016.

Los cargos tienen que ver con su relación con Ucrania, pero tangencialmente revelaron detalles sobre la cercanía al Kremlin de algunos integrantes de la campaña de Trump.

Manafort se entregó a primera hora de la mañana de ayer a la Policía federal estadounidense, el FBI, y un gran jurado ya le ha informado de una imputación con 12 cargos, entre ellos los de conspirar contra EEUU, blanquear dinero, ocultar su labor de agente para un actor extranjero, falsear testimonios y esconder información bancaria.

Manafort fue director de la campaña presidencial de Trump entre junio y agosto de 2016, cuando dimitió por la publicación de informaciones sobre el cobro ilegal de millones de dólares procedentes de un partido prorruso de Ucrania.

También está encausado en este proceso Richard Gates, antiguo socio comercial de Manafort y número dos de facto de la campaña. Su nombre aparece en documentos relacionados con empresas que la compañía de Manafort creó en Chipre para recibir pagos de políticos y empresarios de Europa del este, según consta en documentos de The New York Times.

blanqueo de dineroLa Fiscalía sospecha que Manafort y Gates (ambos ahora bajo arresto domiciliario) generaron decenas de millones de dólares en ingresos a partir de trabajos para partidos políticos y líderes ucranianos y que lavaron dinero mediante entidades extranjeras y estadounidenses para ocultar pagos entre 2006 y 2016.

Los cargos desvelados ayer no están relacionados directamente con la campaña, algo que Trump ha querido destacar en Twitter. “Lo siento, pero esto es de hace años, antes de que Paul Manafort fuese parte de la campaña de Trump”, ha dicho el presidente en las redes sociales.

En este sentido, se ha preguntado “por qué no están la deshonesta (Hillary) Clinton y los demócratas en el centro” de la polémica y ha insistido en que “no hay colusión” entre su equipo y Rusia.

Al escándalo que rodea a Manafort y Gates también se sumó ayer el caso de George Papadopoulos, un antiguo asesor de la campaña de Trump que reconoció haber mentido a los agentes del FBI, según revelaron en otro comunicado la Fiscalía especial que encabeza Robert Mueller.

En concreto, Papadopoulos se firmó el 5 de octubre una declaración de culpabilidad por mentir al FBI poco después de que Trump tomase posesión del cargo de presidente, el pasado 20 de enero. Entonces, durante una investigación sobre la presunta injerencia rusa, el asesor admitió que había estado en contacto con un profesor que tenía “miles de e-mails” comprometedores sobre la candidata demócrata, Hillaron Clinton.

Según su versión, esta relación tuvo lugar antes de que se sumase a la campaña, pero la Fiscalía aseguró que fue posterior y los documentos publicados ayer certificarían que incluso se reunió con el profesor después de que Papadopoulos se sumara a la campaña de Trump. El documento publicado por el conejero especial del Departamento de Justicia Robert Mueller señala además que Papadopoulos mintió en enero al no reconocer haber mantenido comunicaciones para preparar una reunión entre Trump, entonces candidato republicano, y el presidente ruso, Vladimir Putin.

Estos documentos señalan que una fuente no identificada de la campaña alertó a Papadopoulos en mayo de 2016 de que Trump “no hace estos viajes”, sino que “debería ser un responsable de nivel bajo para no dar ninguna señal”.

mentiras al fbiTambién habría mentido al FBI al decir que la reunión que mantuvo en Londres con una mujer rusa con relaciones en las altas esferas del Kremlin ocurrió antes de unirse a la campaña de Trump. Por todo ello, Papadopoulos se reconoce culpable de un delito de “declaración materialmente falsa, ficticia y fraudulenta” a agentes del FBI.

“Con sus declaraciones falsas y omisiones, el acusado Papadopoulos obstaculizó una investigación del FBI sobre la existencia de relaciones o coordinación entre individuos vinculados a la campaña y las intenciones del Gobierno ruso de interferir en las elecciones presidenciales de 2016”, subraya uno de los documentos judiciales. - E.P.

la acusación

millones de dólares ocultos

Manafort desvió 75 millones. El documento de la acusación apunta que el jefe de campaña de Trump, Manafort, estuvo actuando junto a su socio como agente del Gobierno de Ucrania y del partido de Victor Yanukovych sin registrarlo. Una actividad que le generó millones de dólares y que ocultó a las autoridades. En concreto, más de 75 millones se desviaron a cuentas opacas en el extranjero y Manafort blanqueó hasta 18 para comprar una casa además de otros bienes y servicios. Entre los presuntos delitos que se le achacan está el conspirar contra EEUU, blanquear dinero y falsear testimonios.