Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Tudela activa el Plan de Civismo y hará una limpieza extraordinaria

UPN y PPN abandona como protesta el pleno por segunda vez este año

Fermín Pérez-Nievas - Martes, 31 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Los sillones vacíos después de que UPN y PPN abandonaran el pleno.

Los sillones vacíos después de que UPN y PPN abandonaran el pleno. (FERMÍN PÉREZ-NIEVAS)

Galería Noticia

  • Los sillones vacíos después de que UPN y PPN abandonaran el pleno.

tudela- El Ayuntamiento de Tudela encargará una “limpieza extraordinaria” de la ciudad antes de que acabe 2017 o a principios de 2018 y pondrá en marcha el Plan de Civismo, actualizado y revisado (que dejó abandonado UPN en 2010 tras pagar 19.000 euros) con el objetivo que los vecinos se sientan parte activa en la situación de suciedad de la ciudad. Además también se incrementarán el número de papeleras. Ésta fue la conclusión del debate del pleno de ayer en el que todos los grupos coincidieron en denunciar lo sucia que se encuentra Tudela y se anunció que en marzo podría licitarse la limpieza mancomunada que salga del informe. La discusión partió de una moción que presentó UPN con la que pretendían sacar mientras tanto a licitación el pliego de la contrata de limpieza de la ciudad.

Sin embargo, el tripartito quiso cambiar este extremo porque señaló que este mes se entregará un estudio que está realizando la Mancomunidad de Residuos para analizar cómo realizar de forma conjunta la limpieza de varias localidades riberas para tratar de reducir costes y tener una mejor gestión. La concejala de Medio Ambiente, Olga Risueño, y el edil de Urbanismo, Daniel López, aseguraron que la nueva contrata que salga de ese informe podría entrar a trabajar en el primer trimestre de 2018.

el debatePor contra, UPN apostó por sacar un nuevo pliego a licitación durante el tiempo que medie entre ahora y la futura adjudicación para mejorar la limpieza (unos 6 meses), algo que fue discutido y rebatido por Risueño. “Habría que tener cuidado porque un pliego no se licita en 15 días y nos podríamos encontrar con dos pliegos abiertos para un mismo servicio”, a lo que el alcalde Eneko Larrarte, añadió que “es una osadía, irresponsable y muy peligrosa su propuesta, pedir un pliego en esas condiciones”.

Por este motivo, en respuesta a la moción que había presentado UPN sobre la exigencia de una nueva licitación y que no salió aprobada, el tripartito convirtió en moción su propuesta de exigir la aceleración del informe sobre la limpieza mancomunada. Sin embargo la oposición se indignó porque consideraron que, en palabras de Irene Royo (PPN) “es la segunda ocasión en que se aprovechan del trabajo de un compañero. Es pervesidad, abuso de poder y una falta de respeto”, a lo que desde UPN Natalia Castro añadió que “nos están imponiendo debates cuando les viene en gana porque son mayoría. Es una dinámica que no nos gusta y demuestra su poco talante democrático. Por esa razón abandonaremos el pleno”.

Larrarte indicó que presentar una moción de urgencia “es un derecho que tienen los 21 concejales que están en este pleno. Es peligroso que traten de coartar los derechos de los concejales. Son derivas muy peligrosas las que están tomando. Creemos que es muy importante que nuestra opinión sobre el hecho de que se está haciendo un estudio sea público y que queremos que en el menor tiempo posible empiece la nueva licitación”. Por su parte el socialista Carlos Gimeno les acusó de ser “políticos a la fuga. ¿Que creen que es esto un pleno o una frutería?. Permítanme hacer juego democrático”.

El enfrentamiento se recrudeció ya que alguno de los ediles regionalistas se levantaron antes de que el alcalde terminara su intervención. Es la segunda ocasión, en menos de medio año, en que regionalistas y populares abandonan el pleno por negarse a votar una moción que presenta el tripartito y que sale aprobada con sus votos. La anterior ocurrió cuando el tripartito presentó, de forma urgente, una moción para que los grupos se posicionaran sobre si estaban de acuerdo o no con el cumplimiento de la ley de memoria histórica que obliga a cambiar los nombres de 49 calles del Barrio de Lourdes.

Herramientas de Contenido