PELOTA MANO

Kryptonita Jokin

MANO ALTUNA | III y olaizola II se han enfrentado dos veces en el cuatro y medio y en los dos choques ha resultado vencedor el amezketarra

Iñigo Munárriz | Iñaki Porto - Miércoles, 1 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Jokin Altuna (i) y Aimar Olaizola posan con las pelotas del partido.

Jokin Altuna (i) y Aimar Olaizola posan con las pelotas del partido. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Jokin Altuna (i) y Aimar Olaizola posan con las pelotas del partido.

PAMPLONA- Aimar es una especie de Superman de la pelota. Físico fornido, agilidad para llegar a todos los rincones del frontón y una capacidad milimétrica para cerrar el tanto.

Parece no tener puntos débiles. Con la diestra le da fuerza a la pelota y con la zurda ejecuta ganchos imposibles de alcanzar. Sin embargo, hay un joven de Amezketa, de físico menudo pero gran descaro, que parece conocer las fallas, las grietas de ese muro que todo lo devuelve que es Olaizola.

Jokin Altuna es la kryptonita de Aimar, al menos en la jaula. Dos veces se han enfrentado en el acotado y las dos ha resultado victorioso el guipuzcoano. Este sábado (17.00 horas, Labrit) vuelven a verse las caras y en juego habrá un billete para la final del Cuatro y Medio. El goizuetarra sabe que tendrá que sudar tinta china para ganarse el derecho a pelear por su octava txapela de la modalidad. “Tendré que tenerle lo más lejos posibles del frontis porque entre el dos y medio y el tres es uno de los pelotaris más peligrosos”, destacó en la elección de material de ayer. Una elección de la que los dos manistas salieron satisfechos con lo que habrá en el cestaño.

El navarro llega al duelo repleto de confianza gracias a las buenas sensaciones que le dejó el apabullante triunfo ante Danel Elezkano (22-5). “Yo me quedé muy a gusto, creo que hice un partido muy bueno” dijo y prosiguió: “Estoy jugando bien, con ganas e ilusión”.

17 años separan a Aimar Olaizola y Jokin Altuna y el goizuetarra le augura una gran carrera al de Amezketa. “Con los años que le queda de pelota, que son un montón, creo que junto a Urruti será uno de los pelotaris referencia en esta distancia”, valoró ayer el heptacampeón.

Elogios que fueron recíprocos: “Él siempre está ahí arriba durante todo el año y eso es por algo. Que esté en semifinales con 38 años habla muy bien de él”, dijo Jokin que llega a la semifinal tras vencer a Iñaki Artola y Joseba Ezkurdia. “Aimar es el mayor especialista de al distancia y siempre es difícil jugar contra él. No hay que fallar nada y hacer muchos tantos”, afirmó.

El plan del guipuzcoano pasa por alejar de la zona de peligro a Olaizola, intentado que utilice la zurda lo menos posible. “Te acaba todas con la izquierda y es muy incómodo, si no le quitas la izquierda es muy incómodo jugar contra él”, explicó.

A estas alturas ya nadie duda de que Aimar Olaizola es el mejor de la historia jugando al Cuatro y Medio. Su dominio de la distancia, su capacidad para hacer daño con el saque y su gancho son demoledores. Sin embargo, Jokin es un pelotari de raza, ha nacido para el frontón. Le gusta enredar, termina fácil y tiene esa magia que no se sabe bien de dónde sale pero que es imposible de entrenar. El sábado, con el Labrit como escenario, Superman se enfrentará por tercera vez al más temido de sus enemigos.