El Gobierno foral, satisfecho de poder bajar a la ribera “toda el agua posible”

El informe técnico determinará el modo en que se construye el Canal
Llegar a 21.500 hectáreas exige rebajar la dotación

Juan Ángel Monreal Patxi Cascante - Miércoles, 1 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El Canal de Navarra, a su paso por Tirapu.

El Canal de Navarra, a su paso por Tirapu.

Galería Noticia

El Canal de Navarra, a su paso por Tirapu.
“Oyendo a Esparza., los ciudadanos van a tener claro que lo mejor para Navarra es que UPN esté en la oposición”

Pamplona- El Gobierno de Navarra llevará a La Ribera a través del Canal de Navarra “toda el agua posible”, que no será poca. El Ejecutivo presidido por Uxue Barkos entiende que el acuerdo alcanzado el lunes con el Ministerio de Agricultura da respuesta a los planteamientos hechos desde la Comunidad Foral y deja en manos de los técnicos la búsqueda de la mejor fórmula para construir transportar toda el agua.

“Al tratarse de un estudio muy abierto, están sobre la mesa todas las posibilidades, desde aquellas que a priori parecen menos interesantes hasta las que parecen más”, señaló Manu Ayerdi, vicepresidente de Desarrollo Económico que citó en este sentido la opción de desarrollar “un canal a cielo abierto, un tubo soterrado o dos tubos”, que deberán transportar un caudal de 20 metros cúbicos (no los 24 previstos inicialmente) por segundo desde el punto de origen de la segunda fase, ubicado hasta la altura de Pitillas. A partir de ahí, la conducción de agua, adopte la fórmula que adopte, debería llegar hasta Ablitas con el objetivo de poder regar “hasta 21.522 hectáreas”. Una vez que se presenten las alternativas habrá de escogerse la más adecuada, dijo Ayerdi, teniendo en cuenta “el coste, los condicionantes geológicos, el impacto territorial y en el medio ambiente”.

Ayerdi, quien insistió en que no es el momento de abordar el número total de hectáreas, sí recordó que para alcanzar esa cifra será necesario reducir la dotación de agua con la que contaría cada regante, “bien en la segunda fase o también en la primera” y recordó que los dos gobiernos había coincidido en la importancia de alcanzar un consenso con y entre los regantes. “Con la concesión actual de 6.400 metros cúbicos por hectárea y año no llega más que para 15.000 hectáreas”, tal y como ha venido defendiendo el Gobierno de Navarra en los últimos meses.

El estudio contemplará también la posibilidad de ejecutar el proyecto por fases, de tal manera “que se puedan atender “las necesidades presentes y las futuras”, recordó Ayerdi, quien destacó asimismo que para la redacción de los documentos se toma como base “los estudios realizados durante el último año y medio por el Gobierno de Navarra. Es ahora cuando se aprecia la utilidad de estos trabajos”, insistió. Los estudios impulsados desde el Ejecutivo foral analizan “tanto de demanda de agua de boca y de industria como el estudio de demanda y necesidades para riego”, dijo Ayerdi.

La concreción de todos estos detalles no será, sin embargo, inmediata. Ayerdi reconoció que pasarán unos meses hasta que se publique en el Boletín Oficial el nombre de la empresa adjudicataria del estudio. Y que esta dispondrá de seis meses para realizarlo. La redacción definitiva del proyecto que escoja Canasa -la sociedad mixta entre los dos Gobierno para la construcción y gestión del Canal de Navarra- llevará otros doce meses.

“Por todo ello, el acuerdo nos merece una valoración positiva”, dijo Ayerdi, que aprovechó para responder al presidente de UPN, Javier Esparza, quien trató de atribuirse el mérito del acuerdo, después de semanas en las que el dirigente regionalista ocultó la necesidad de rebajar la concesión de agua para alcanzar las 21.522 hectáreas. “Si hubiera sido por el cuatripartito, en esta legislatura no se hubiera dado ningún paso”, subrayó Esparza. Tras la sesión de Gobierno, Ayerdi, tan poco dado a los cruces de declaraciones, decidió tirar de ironía para responder sin que nadie le hubiera preguntado por ello. “No deja de asombrarme que Esparza se empeñe en arrogarse méritos que, en tantos años que ha estado gobernando, ha sido incapaz de llevar a la práctica. Voy a tener la sensación de que los ciudadanos van a tener claro que lo mejor para los intereses de Navarra es que el gobierne el cuatripartito y que UPN esté en la oposición”.

Geroa Bai, formación a la que pertenece Ayerdi, se posicionó en el mismo sentido. El portavoz parlamentario de la coalición en la comisión de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Unai Hualde, sostuvo que “por mucho que se quiera retorcer la realidad, los sucesivos hechos desmontan las palabras del discurso que durante todo este tiempo vienen haciendo UPN y PP”. Hualde considera “llamativo” que los dirigentes de esos partidos “intenten hoy sacar pecho cuando sus formaciones fueron quienes decidieron paralizar esta fase de conducción a la Ribera en 2013 y nunca más volvieron a retomar los trabajos necesarios para reanudarla como se ha hecho en los últimos meses”.

Manu Ayerdi

Vicepresidente del Gobierno

las cifras

26,2

canon del canal

Los Presupuestos de Navarra para 2018 contemplan un gasto de 26,2 millones de euros en el canon que se abona por el Canal de Navarra. Algo más de 16,3 millones se corresponden con los riegos de la primera fase y 9,8 millones, con los de la ampliación.

85

millones, ahorro del tubo

El Gobierno de Navarra ha calculado que la opción de bajar el agua hasta La Ribera mediante un tubo soterrado supone un ahorro de unos 85 millones de euros respecto a la opción de canal a cielo abierto empleada en la primera fase, desde Itoiz hasta Pitillas.