Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Absuelto un médico acusado de negligencia por una muerte en Alloz

Una palentina falleció en 2015 en la hospedería por asma aguda y la familia entendía que no se le debió dar procaína

Miércoles, 1 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

PAMPLONa- El juzgado de lo Penal número 3 de Pamplona ha absuelto de un delito de homicidio por imprudencia a un médico navarro, al considerar que “no existe prueba de cargo suficiente y eficaz” para acreditar que la muerte de una mujer de la que se le acusaba se debió al suministro de un tratamiento con procaína. La familia de la fallecida, una mujer de Palencia de 38 años, reclamaba cuatro años de cárcel por homicidio imprudente, además de una inhabilitación profesional para cinco años y diversas indemnizaciones. La Fiscalía, sin embargo, reclamaba la absolución al entender que no había existido delito, tal y como ha sentenciado la juez. Los hechos tuvieron lugar el 7 de julio de 2015 en la hospedería del monasterio de Alloz, según la sentencia que recoge que el informe de la autopsia elaborado por el médico forense judicial indica que la causa inmediata del fallecimiento de la mujer fue una insuficiencia respiratoria aguda (hipoxia-hipoxica) y la causa fundamental, un ataque agudo de asma bronquial obstructivo.

El informe añade que se trata de “una muerte natural, por una enfermedad de base, si bien aunque los resultados de laboratorio no permiten extraer mas conclusiones, las inyecciones de procaína podrían haber influido en el resultado final, sin poder especificar en que grado”.

Indica asimismo que “no hay prueba de que la administración de la procaína hubiese dado lugar a una reacción anafiláctica en la fallecida, ni tampoco una reacción adversa que le causara un ataque agudo de asma bronquial obstructivo, ni una depresión respiratoria”. La jueza concluye que los hechos no son constitutivos de un homicidio por imprudencia, como sostenía la familia de la fallecida, no solo por la negación por parte del acusado de negligencia alguna por su parte, sino por el propio informe forense del perito del que se desprende que “no hay prueba” de que la administración de la citada sustancia hubiera agravado una enfermedad previa de la mujer llevándola a la muerte.

“El medico forense e incluso el perito de la acusación estuvieron de acuerdo en que la cantidad de procaína inyectada no era tóxica desprendiéndose ello de los análisis efectuados por el Instituto de Toxicología”, señala al respecto, y detalla que la mujer venía padeciendo antes de fallecer ataques de asma durante el día y la noche. - D.N.