Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La juez procesa por cinco delitos al conductor que mató a un joven en tudela

Abel L.P.C. se enfrente a un homicidio imprudente, dos delitos de tráfico, omisión de socorro e imprudencia grave

Jesús Morales - Miércoles, 1 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Turismo que conducía el procesado y que atropelló a Carlos Pellejero.

Turismo que conducía el procesado y que atropelló a Carlos Pellejero.

Galería Noticia

Turismo que conducía el procesado y que atropelló a Carlos Pellejero.

PAMPLONA- La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Tudela ha concluido la instrucción del atropello mortal del joven Carlos Pellejero Remacha, ocurrido el pasado 16 de abril en un camino de la zona de Las Norias en Tudela, y considera que los hechos cometidos por el joven Abel L.P.C., de 28 años y vecino Milagro, son indiciariamente constitutivos de un homicidio imprudente, dos delitos contra la seguridad vial, un delito de omisión del deber de socorro y un delito de imprudencia grave. La juez ha dado un plazo de diez días al Ministerio Fiscal y a la acusación particular para que formulen escritos de calificación.

En el auto de acomodación a procedimiento abreviado, la juez instructora indica que de lo actuado se desprende que el fecha 16 de abril de 2.017, se celebraba en la zona Las Norias de Tudela por la juventud, el domingo de resurrección o Día del Ángel, acto al que acudió el procesado Abel L.P.C. a las 8.00 horas y en el que permaneció hasta las 20.00 horas, momento en el que decidió irse.

El joven dejó montar en su vehículo a dos individuos para acercarlos a Tudela y conduciendo a “una velocidad excesiva para las condiciones de la vía”, además que por la misma iban andando numerosos jóvenes, “cogió una curva a mucha velocidad” y arrolló a Carlos Pellejero Remacha, joven de Zaragoza de 20 años de edad, que resultó fallecido, y también arrolló a dos chicas que le acompañaban, que resultaron heridas.

Ocurrido el atropello, prosigue la juez, el procesado “no paró el vehículo, sino que siguió circulando a velocidad excesiva y unos metros con una de las lesionadas en el capó hasta que ésta cayó al suelo, tras la maniobra de evasión realizada por su conductor. Unos metros más adelante del lugar del siniestro, el joven paró su vehículo, previo requerimiento de uno de los ocupantes, y bajaron del mismo los dos, diciéndoles aquel que no dijeran nada”.

se fugó hasta su casaAbel L.P.C. siguió conduciendo, paró en un campo para quitar los cristales de la luna delantera de su vehículo que había sido dañada, y seguidamente siguió hasta Milagro, donde en el domicilio familiar guardó el vehículo en el garaje. La Guardia Civil intentó hablar por teléfono con él y al no conseguirlo, agentes acudieron a su domicilio, donde tras reconocer los hechos, salió a las 23.40 horas y fue detenido. En el momento del siniestro, el joven conducía bajo las influencias de sustancias estupefacientes.

De la instrucción de la causa, y “en concreto del resultado de las investigaciones policiales obrantes en autos, de las declaraciones testificales de las personas presentes en el momento de los hechos y de la declaración de investigado”, la juez indica que los hechos imputados a Abel L.P.C. son constitutivos, “a nivel indiciario”, de un delito de homicidio imprudente realizado con vehículo a motor, dos delitos contra la seguridad vial un delito de omisión del deber de socorro y un delito de imprudencia grave.