Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Los homenajes con flores y rezos vuelven a los cementerios navarros

EFE - Miércoles, 1 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 13:25h

Cementerios rebosantes de flores en el día de Todos los Santos.

Cementerios rebosantes de flores en el día de Todos los Santos. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

PAMPLONA.- Los navarros se suman un año más a la tradición y en el Día de Todos los Santos acuden a los cementerios a recordar con flores y rezos a sus seres queridos ya fallecidos, una estampa que se repite en todas las localidades de la geografía foral y que en esta ocasión se celebra en un día templado y sin lluvia.

Así ha amanecido la jornada en Pamplona, donde se ubica el cementerio más extenso de Navarra, con aproximadamente 15.000 nichos, 1.800 columbarios, 800 columbarios cinerarios -donde se guardan cenizas procedentes de las cremaciones-, 4.000 sepulturas de tierra y 4.000 panteones.

En uno de estos panteones se guardan los restos del violinista Pablo Sarasate, hijo predilecto de Pamplona desde el año 1900, y donde todos los años la corporación municipal escenifica un homenaje, hoy presidido por el alcalde, Joseba Asiron, acompañado de buena parte de la corporación municipal, con ediles de UPN, EH Bildu, Geroa Bai y PSN.

Allí han saludado a uno de los descendientes de Sarasate presente en el acto, han colocado una corona de flores y han asistido al rezo de un responso y a la tradicional interpretación ante la tumba del músico de dos de sus obras, en esta ocasión los zortzikos "Adiós montañas mías" y "Capricho vasco", que han tocado un cuarteto de cuerda de la Orquesta Sinfónica de Navarra (OSN).

Esta orquesta fue fundada en 1879 y hasta hace pocos años se llamó Orquesta Pablo Sarasate en honor al compositor y músico pamplonés, con quien todos los años tiene esta cita en el Día de Difuntos.

Es una de las muchas tradiciones de la jornada, para la que en todos los camposantos navarros las familias se esmeran desde días antes en limpiar y adecentar las tumbas, panteones y nichos en los que reposan sus allegados ya fallecidos, aunque la tendencia en aumento de las cremaciones va en muchos casos ligada a esparcir las cenizas y no depositarlas en ningún cementerio.

Como ejemplo, el cementerio de Pamplona, que dispone de dos hornos crematorios, ha registrado en lo que va de año 1.987 servicios funerarios, una cifra muy similar al periodo de enero-septiembre del año anterior, y también ha repetido la tendencia de la última década en cuanto a que tres de cada cuatro servicios han sido cremaciones, un total de 1.521.

Además, este año 2017 se han registrado los primeros enterramientos de vecinos de religión musulmana, para lo cual en el cementerio de San José se han realizado obras para adaptar el lugar a su tradición, la de enterrar los cadáveres colocados en decúbito lateral derecho (de lado apoyados sobre el hombro derecho) y orientados hacia la Meca.

En la actualidad ya hay un espacio para 70 tumbas numeradas, aunque está previsto otro para habilitar otras 70 en un futuro, con una zona ajardinada entre ambos espacios para enterramientos musulmanes.

Construido en la primera mitad del siglo XIX y municipalizado en 1928, el cementerio de San José cuenta con en torno a 128.000 metros cuadrados de superficie.

Como en años precedentes, la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona ha establecido para el Transporte Urbano Comarcal unos servicios especiales con motivo de la festividad de hoy y en previsión del aumento de viajeros a este lugar.

También la Policía Municipal de Pamplona ha establecido un dispositivo especial de tráfico en la zona para garantizar la seguridad de los muchos peatones que transitan hacia el lugar, hasta el que han quedado cerradas al tráfico rodado las vías de acceso desde varios puntos, de forma que quienes quieran acudir al cementerio deben dejar sus vehículos en aparcamientos previstos o acercarse en transporte público.

Herramientas de Contenido