Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Una mujer que denunció falsos abusos en Sanfermines, condenada a pagar 12.651 €

La Audiencia rebaja en 3.000 euros la indemnización a un francés, que estuvo dos días en los calabozos al ser detenido por unos tocamientos inexistentes

Enrique Conde - Miércoles, 1 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La plaza del Castillo, en plenos Sanfermines.

La plaza del Castillo, en plenos Sanfermines. (Foto: Iban Aguinaga)

Galería Noticia

La plaza del Castillo, en plenos Sanfermines.

PAMPLONa- La Audiencia Provincial de Navarra ha confirmado la condena a una mujer navarra de 44 años a la que el Juzgado de lo Penal número 1 de Pamplona había impuesto una multa de 6.000 euros como autora de un delito de denuncia falsa por haber denunciado durante las fiestas de San Fermín del año 2016 a un ciudadano francés por unos supuestos abusos sexuales que se demostraron inexistentes. Sin embargo, la Sala sí ha estimado el recurso que presentó la acusada contra la indemnización a la que fue condenada de inicio. En concreto, rebaja dicha cifra de los 9.951 euros a los 6.651 por los perjuicios causados al agraviado, por la pérdida de fama en su localidad de residencia, por la merma en su nómina por los días de trabajo que no prestó y por el tratamiento médico que necesitó para recuperarse psicológicamente como consecuencia de estos hechos que le mantuvieron dos días en calabozos.

A este respecto, la Audiencia explica que la indemnización por daños morales “se fija no solo atendiendo a los dos días que el hombre estuvo detenido porque en efecto, como hace la juzgadora de primera instancia, la jurisprudencia sobre el delito de denuncia falsa resaltan que tal delito no afecta solo a la Administración de Justicia, sino igualmente al honor de la persona a la que se le imputan hechos falsos. Destaca como la noticia se difundió en la prensa francesa de la localidad de residencia del hombre que fue denunciado y que su entorno concluyó que era él el detenido porque sabían que había viajado a Pamplona”. Pero en este punto la Sala precisa que, “sin que ello implique que banalice lo sucedido, que la indemnización por daños morales ha de reajustarse, puesto que su comparación con otros supuestos en los que la afectación a bienes personales es más aflictiva que los enjuiciados en este caso -supuestos de delitos contra la libertad e indemnidad sexual- permiten concluir que resulta un tanto excesiva y ha de fijarse en 6.651 euros.

EN LA PLAZA DEL CASTILLO La sentencia, contra la que cabe recurso en el Supremo, ratifica como probado que el 10 de julio de 2016, hacia las 0.15 horas, la acusada acudió a las dependencias de la Policía Municipal de Pamplona, donde denunció que sobre las 23.00 horas del día anterior, mientras se encontraba en el bar Kiosko de la plaza del Castillo de Pamplona, un joven “le había frotado de forma libidinosa el culo” y le había llegado “a tocar la zona genital”. La mujer interpuso la denuncia tras producirse una pelea en el mismo local entre su pareja y amigos y los amigos del denunciado, iniciada por “un motivo no especificado, ajeno a los tocamientos”.

En su declaración ante el juez instructor, la mujer ratificó su denuncia y confirmó que la persona que le había realizado los tocamientos era el ciudadano francés a quien ya había identificado en el mismo lugar de los hechos ante los policías. Al conocer la existencia de cámaras de seguridad en el bar Kiosko, un agente solicitó a los responsables del local la entrega de las grabaciones, de cuyo examen se concluye que el hombre detenido no realizó ningún tocamiento a la mujer denunciante y que quien “sí se los había realizado minutos antes había sido su propia pareja, extremo del que la acusada era consciente cuando interpuso la denuncia, dado que un amigo suyo se lo había indicado en el mismo momento de los hechos”. Como consecuencia de esa denuncia, prosigue la sentencia, el ciudadano francés permaneció dos días detenido en los calabozos de la Policía Municipal de Pamplona, acusado de una supuesta agresión sexual. La juez de lo Penal resaltaba que las cámaras de seguridad del bar corroboran por completo la versión del ciudadano francés, representado por el abogado José Javier Echeverría.