LIGA DE CAMPEONES | Tottenham 3 - Real Madrid 1

Crisis de verdad

El tottenham supera con autoridad al real madrid, que vuelve a ofrecer carencias defensivas y sigue con dudas en ataque

Jorge Peris - Jueves, 2 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Alli supera a Casilla en el gol.

Alli supera a Casilla en el gol. (EFE)

Galería Noticia

Alli supera a Casilla en el gol.

TOTTENHAM Lloris;Alderweireld (Sissoko, m.24), Sánchez, Vertonghen;Trippier, Dier, Winks (Dembélé, m.65), Davies;Eriksen, Alli;y Kane (Llorente, m.79).

REAL MADRID Casilla;Achraf, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo;Casemiro, Kroos, Modric (Theo Hernández, m.81), Isco (Mayoral, m.75);Benzema (Asensio, m.75) y Cristiano Ronaldo.

Goles 1-0, m. 26: Alli. 2-0, m. 56: Alli. 3-0, m. 65: Eriksen. 3-1, m. 80: Cristiano.

Árbitro Cüneyt Çakir (TUR). Amonestó a Dembélé, del Tottenham;y a Ramos, del Real Madrid.

Estadio Wembley (Londres).

londres- El Tottenham Hotspur castigó la apatía del Real Madrid en Wembley y, con un doblete de Dele Alli y un tanto de Christian Eriksen, dejó prácticamente asegurado su pase a octavos de final de la Liga de Campeones y agigantó la crisis del vigente campeón de Europa.

Ni el escenario -un estadio tan emblemático como Wembley-, ni la inmensidad del partido -un duelo contra el actual subcampeón de la Premier League-, lograron despertar de su letargo al Real Madrid, que saltó al césped con la misma pasividad e ineficacia que demostró hace cuatro días en Girona.

El Real Madrid totalmente a merced de los ingleses durante los 90 minutos. Los hombres de Mauricio Pochettino se aprovecharon de la endeblez física y mental de los de Zinedine Zidane, que apenas aguantaron 26 minutos en su primera visita en Wembley. Fue, precisamente, el lateral derecho inglés, que hizo la vida imposible a un desacertado Marcelo, el artífice del primer gol de los locales. Las recurrentes faltas de concentración del Madrid las castigó Alli después de que Trippier -en fuera de juego- le ganara la espalda a Marcelo y pusiera el balón al área pequeña, donde, en boca de gol, Dele sólo tuvo que empujar al fondo de la red.

Poco antes del doloroso 1-0, Pochettino se vio obligado a rearmar el equipo tras la lesión de Alderweireld. Sin embargo, no acusaron el reajuste los Spurs, que apenas sufrieron en la primera mitad. Sólo tres tímidas aproximaciones de Cristiano tras el gol de Alli lograron inquietar a un Lloris del que no se tuvo apenas noticias. Sólo el voluntarioso Isco y Casemiro consiguieron salvar el honor del Real Madrid en los primeros 45 minutos.

La segunda mitad mantuvo la tónica de la primera, y ni con el cambio a defensa de cinco de Zidane consiguieron animarse a los madrileños. A los 11 minutos de la reanudación, Dele volvió a aparecer, en una jugada en la que dejó sentado a Casemiro con dos amagos de genio y soltó un disparo que tocó en Ramos y despistó a Casilla.

Entre los olés de Wembley, y tras la mejor ocasión en la segunda parte -disparo desde el área pequeña de Ramos que sacó bajo palos Cristiano-, llegó el tercer y definitivo gol de los de Pochettino. Con el Madrid volcado en busca del gol, el Tottenham lo mató con un contragolpe de libro: Sissoko recogió en la medular, abrió para Kane y éste a Eriksen, que definió magistralmente ante la tímida salida de Casilla.

El tardío empuje del Real Madrid se vio recompensado a falta de 10 minutos para el final, cuando Cristiano logró maquillar ligeramente el marcador.