narra la pasión enfermiza de dos adolescentes

‘Amar’, la transformación del primer amor idílico en una relación tóxica

La película, presentada en Tudela, narra la evolución de la pasión casi enfermiza de dos adolescentes “sin tener ninguna intención pedagógica”

Fermín Pérez-Nievas - Jueves, 2 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Pol Monen, protagonista de la película ‘Amar’ de Esteban Crespo, junto con Julio Mazarico, presidente del cine club Muskaria.

Pol Monen, protagonista de la película ‘Amar’ de Esteban Crespo, junto con Julio Mazarico, presidente del cine club Muskaria. (FERMÍN PÉREZ-NIEVAS)

Galería Noticia

Pol Monen, protagonista de la película ‘Amar’ de Esteban Crespo, junto con Julio Mazarico, presidente del cine club Muskaria.

tudela- La aparición del primer amor, con 17 años, y el abandono de una vida en el alocado frenesí de dejarlo todo en aras de una relación idílica que no existe, que conduce al desastre y contra la que, desde fuera, es imposible luchar hasta que uno de los dos no se de cuenta de la toxicidad de ese primer amor. Eso narra Amar,que, pese al título, se centra más en el desamor. Todo ello en el marco de dos familias en las que los dos adolescentes no son reconocidos, ni respetados y en un momento de cambio en sus vidas en las que acaban no reconociéndose.

Básicamente ésa es la historia que narra Amar, la primera película del realizador Esteban Crespo que, de la mano del actor protagonista Pol Monen, presentó ayer en el Festival Ópera Prima de Tudela. Una película de amor adolescente pero muy alejado de lo tradicional.

Bajo esas historias, que pueden parecer muy complicadas, pero que cualquier persona se siente identificado, bien sea recordando su primer amor (y como reaccionó ante su final), o como padre que ha sufrido en sus carnes el alejamiento de su hijo adolescente (en aras de una primera relación que, anuncia, puede acabar con todo). En este sentido, el largometraje permite también realizar un análisis de conciencia.

Con más de 200 premios otorgados a sus cortometrajes, no en vano Monen le definió como “El rey del corto”, el guión de Amar nació hace muchos años pero ante la imposibilidad de acometer su rodaje, Crespo decidió separarlo en varios cortos, algunos de los cuales fueron premiados con el Goya de 2013 o incluso seleccionado para los Oscar en 2014.

sin labor pedagógicaPol Monen, ’Carlos’ en la película, defendió ayer que la película Amar “no está hecha para un público adolescente. Se ha intentado reflejar una historia, unas relaciones que existen pero, en ningún caso, un modelo a seguir. Es una descripción pero no un relato pedagógico”. Así defendió Monen una historia que comienza en el clímax de la relación entre Laura y Carlos y que narra cómo se va pasando de un sol luminoso o estar cubierta de peligros y nubarrones. En ese primer amor, se funden un montón de sentimientos y reacciones que, con el paso de los años, los jóvenes descubrirán que no era tal amor y que se encontraba más cerca de los celos, la posesión o incluso del acoso. Los padres de ella, y de él, se encuentran en el guión de Crespo más embutidos en sus propios problemas y en su propio mundo, sin ver cómo sus hijos se les van de las manos y se encaminan a un acantilado del que muy pocos consiguen retirarse a tiempo.

Monen indicó que la química con María Pedraza surgió desde el primer momento del casting. “Hay personas con las que desde que te ves tienes más conexión y eso nos pasó. Lo que hacíamos antes de cada ensayo era bailar, con algo de contacto físico y nos quedábamos mirándonos y nos contábamos secretos. Todo eso nos ayudaba a estar más desinhibidos en las escenas de sexo, que se rodaron todas al final para que estuviéramos más cómodos y nos conociéramos mejor”.

El actor reconoció que “es cierto que en las primeras relaciones hay un componente de toxicidad que a veces no sabes gestionar pero no creo que Carlos, mi personaje, sea un acosador”. Lejos de una película tradicional de amor adolescente hecha para llenara cines, Amar tiene una realización mucho más cuidada, con personajes mucho más complicados y dirigida a un público adulto. De hecho la cinta, comprada ya por Netflix, ha sido catalogado como para mayores de 18 años.

detalles

Inicios. Pol Monen comenzó a trabajar en publicidad con solo dos años de edad. Posteriormente lo dejó hasta hacer algún papel en alguna película de bajo presupuesto para televisión y presentarse como figurante al rodaje de La mala educación, de Pedro Almodóvar. Disfruté mucho y vi trabajar a Fele Martínez y a Gael García Bernal y me encantó. Así me apunté a la escuela de teatro donde estoy ahora.

Trabajos. Ha tenido alguna aparición en ‘Pasaje al amanecer’, ‘Elisa K’ y en una serie de T5 ‘Vivir sin permiso’, con José Coronado.

Últimas Noticias Multimedia