concentraciones y paros los próximos meses

La mejora de los convenios es la nueva lucha de las plantillas en la recuperación económica

En los próximos meses comenzarán a negociarse los convenios del metal y de VW, entre otros

Sagrario Zabaleta Echarte - Viernes, 3 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Empleados, concentrados para pedir a la patronal que dialogue.

Empleados, concentrados para pedir a la patronal que dialogue.

Galería Noticia

Empleados, concentrados para pedir a la patronal que dialogue.Trabajadoras y trabajadores de la Misericordia siguen con su protesta.

pamplona- La mejora de las condiciones laborales en los convenios se presenta como la nueva lucha en esta fase de recuperación económica. En Navarra ha aumentado el número de plantillas que comienzan a protagonizar concentraciones y paros en defensa de sus convenios colectivos, ya sean de empresa, provinciales o estatales, debido al bloqueo de sus respectivas negociaciones.

Como ejemplo de esta situación aparecen las trabajadoras y trabajadores de la Casa de la Misericordia en Pamplona;las personas empleadas de la residencia de la tercera edad de San Adrián;la plantilla de Perfil en Frío en Berrioplano o los vigilantes de seguridad. Todos ellos se han movilizado e, incluso, se han secundado paros en algunos casos.

Una vez que la economía comienza a remontar, en Navarra con un crecimiento del 3,2% interanual en el tercer trimestre, disminuye la aplicación de expedientes de regulación de empleo de extinción de contratos -entre enero y agosto de este año han bajado casi un 16% en la Comunidad- y se estabiliza la actividad empresarial llega el momento de recobrar las condiciones laborales perdidas durante esta crisis con la complicidad de la reforma laboral de 2012. De esta forma, desde que entró en vigor la actual normativa hace cinco años se han rubricado tantos convenios de empresa como en las últimas tres décadas, y eso se ha debido a que empresas de menor tamaño han registrado convenios propios que han empeorado los derechos laborales que recogen los acuerdos sectoriales, porque así lo permite la reforma laboral.

En 2108 se van a emprender negociaciones de convenios de relevancia, porque benefician a un número importante de trabajadores: en estos meses seguramente se denunciarán el convenio sectorial del metal que afecta a unos 27.000 trabajadores en la Comunidad;y el convenio de empresa de Volkswagen Navarra que engloba a más de 4.000 empleados de la factoría de coches en Landaben.

En estos momentos, las reivindicaciones que se están desarrollando reclaman el desbloqueo en la negociación de los convenios y exigen subidas salariales -como mínimo el mantenimiento del poder adquisitivo-. Entre los conflictos existentes, la plantilla de la residencia de la Misericordia desempeñó ayer otra acción para pedir al director del centro, Jesús Cía, que escuche y firme un convenio de empresa “digno”. Los sindicatos ELA, CCOO, UGT, LAB, USO y Satse, en representación de la parte social, convocaron una concentración para hacer una sentada en las instalaciones de Pamplona para reprobar la ausencia de diálogo. En las últimas semanas, también han solicitado la mediación del alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, ya que preside la junta de la Misericordia.

El comité acordó una plataforma de mínimos que propone el IPC de Navarra para no perder poder adquisitivo;reducir en dos días la jornada anual, ya que en doce años se ha mantenido invariable;la ultraactividad ilimitada y que la empresa renuncie a la inaplicación unilateral del convenio como permite la reforma laboral de Rajoy.

La plantilla de la residencia de personas mayores de San Adrián también ha propuesto jornadas de huelga si el próximo 10 de noviembre no se producen avances en la reunión fijada. El comité, integrado por tres delegadas de CCOO, una de UGT y una de ELA, denuncia la pérdida de poder adquisitivo en los últimos ocho años y la insistencia de la dirección de continuar con la congelación de las tablas.

Por su parte, la semana pasada CCOO, UGT y USO se concentraron junto a la Delegación del Gobierno en Pamplona para exigir a la patronal del sector que negocie a nivel estatal, una demanda que se extendió de forma simultánea en otras capitales del país.

también huelgaEl comité de Perfil en Frío del Grupo Condesa, compuesto por dos delegados de ELA, dos de CCOO y uno de LAB, fue más allá y aprobó un calendario de paros para denunciar el “inmovilismo” de la dirección, ya que la negociación del convenio está “paralizada” desde hace tres años. La plantilla secundó una huelga los días 18, 25 y 26 de octubre y decidió mantener los siguientes paros: 7, 8 y 9 de noviembre. La parte social manifestó que “después de siete meses, la última oferta de la empresa consistió en congelar los salarios en 2014, 2015 y 2016, y aplicar un incremento del 0,5% para este año y 2018”, propuesta que rechazaron los sindicatos.

Incluso otras plantillas han ejercido su derecho a la huelga para requerir el cumplimiento de los convenios vigentes. Así reaccionaron los trabajadores de Gráficas Cems, con tres delegados de ELA, que aprobaron recientemente cinco días de paros por “el sistemático incumplimiento e interpretación unilateral del convenio por parte de la patronal”.

las claves

administración. LAB se concentró ayer para emplazar al Ejecutivo foral a que “plante cara a Madrid”, porque de otra forma “es imposible revertir el deterioro” en los servicios públicos. Entregó al Gobierno foral un documento para negociar cuestiones económicas y reglamentarias en 2018 y 2019. Foto: Oskar Montero