Detectan una estructura oculta de 30 metros en la Pirámide de Keops

Para el hallazgo se ha recurrido a la física de partículas y se ignora si “hay objetos en el interior del hueco descubierto”

Viernes, 3 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Científicos preparan su equipo frente a la Pirámide de Keops.

Científicos preparan su equipo frente a la Pirámide de Keops. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Científicos preparan su equipo frente a la Pirámide de Keops.

parís- El descubrimiento en el interior de la Gran Pirámide de Keops de un nuevo hueco de unos 30 metros de largo y de uso desconocido agranda el enigma en torno a esos monumentos y refleja el poder de las nuevas tecnologías, ya que para este hallazgo se ha recurrido a la física de partículas.

El codirector del proyecto y presidente del Instituto HIP (con sede en Francia), Mehdi Tayoubi declaró ayer que no sabían “que podía haber un vacío tan enorme. Ahora hay que entender para qué sirve”, para lo que confían en que los egiptólogos puedan interpretar los datos que los científicos vayan recopilando.

“Que un misterio tenga 4.500 años no significa que no haya que intentar resolverlo”, opinan los miembros de la misión responsable de esta revelación, ScanPyramids, que se lanzó en 2015 bajo el paraguas del Ministerio de Antigüedades egipcio para descifrar el interior de esas estructuras.

El equipo centró su interés en esta ocasión en la Gran Pirámide, la más alta de todas, de 146,59 metros de alto, y la edificación más importante del Reino Antiguo, levantada durante el reinado de Khufu (2550 a.C. a 2527 a.C.), el segundo faraón de la IV Dinastía, y a quien Herodoto llamó Keops.

La oquedad detectada, cuyo descubrimiento fue publicado ayer en la revista Nature, presenta una sección transversal similar a la de la Gran Galería, ubicada justo debajo, y es lo suficientemente grande como para albergar un avión en su interior.

Al igual que en octubre de 2016, cuando los científicos vieron otro hueco detrás de la fachada norte, ahora se debe multiplicar la recopilación de datos para ver su forma exacta y si contiene diversas estructuras, indicó Tayoubi.

Para llegar a este nuevo hallazgo, los expertos recurrieron a diversas técnicas, todas ellas no invasivas para no dañar el monumento. Una de ellas fue el uso de muones, unas partículas cósmicas que se activan cuando partículas subatómicas procedentes del espacio exterior entran en contacto con la atmósfera terrestre.

ScanPyramids detalla en su página web que esta técnica no invasiva permite “escanear” la pirámide pese al grosor de las rocas, al igual que los rayos X facilitan la visión dentro del cuerpo humano. Los muones atraviesan sin problemas las zonas de vacío, y en las partes más densas son absorbidos o desviados, por lo que el estudio de su trayectoria, con detectores extremadamente sensibles colocados en distintos puntos, revela posibles “anomalías” en el interior. La termografía infrarroja contribuyó a modelar la pirámide en 3D y a precisar la existencia del vacío, en cuyo interior se ignora si hay algún objeto. - Efe