Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Editorial de diario de noticias

Atropello y desproporción

Con la orden de prisión contra Junqueras y siete consellers del Govern de Puigdemont, Lamela renuncia a su papel arbitral y se alinea con el disparate jurídico y antidemocrático de la inquisitorial y politizada Fiscalía

Viernes, 3 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La decisión de la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, de ordenar prisión incondicional sin fianza para Oriol Junqueras y los consellers Jordi Turull, Josep Rull, Meritxell Borrás, Raül Romeva, Carles Mundó, Dolors Bassa y Joaquim Forn, al admitir la acusación de la Fiscalía por presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación da medida del enorme dislate jurídico y antidemocrático que, en torno a la crisis política de Catalunya ha configurado la conjunción de los poderes del Estado y el sometimiento de la justicia a las directrices del Ejecutivo. Con su decisión, Lamela -en cuyo historial se halla asimismo otro descomunal desatino jurídico en el caso Altsasu- encarcela la democracia y renuncia al papel arbitral que se le supone al juez para alinearse de manera evidente con la inquisitorial y politizada actividad del Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, al aceptar incluso la posible comisión de un delito de rebelión sobre el que el Tribunal Supremo ya había dejado dudas en el auto en el que, el pasado lunes, se declaraba competente para instruir y juzgar por los mismos delitos a la presidenta y la Mesa del Parlament y a asumir el resto de las causas relacionadas. Que al hacerlo proporcionara además a Lamela la posibilidad de inhibirse en favor del tribunal superior y que la jueza de la Audiencia Nacional la haya eludido también da idea del afán de la magistrada por asumir la tesis de la Fiscalía de que, pese a que el artículo 472 del Código Penal define el delito rebelión como un alzamiento violento que nunca se ha producido, la movilización social en Catalunya tuvo esa característica por resultar en una intimidación a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Porque, efectivamente, solo en la asunción acrítica y previa de esa idea Lamela podría basar, que no justificar, una medida judicial tan desproporcionada como la de enviar a prisión sin condiciones -a la espera de la orden europea de detención contra Carles Puigdemont y los consellers Antoni Comín, Meritxell Serret, Luís Puig y Clara Ponsatí, que se encontrarían en Bruselas- a un gobierno democráticamente elegido y que ha actuado en respuesta a una mayoría política y parlamentaria. En todo caso, al albur de los criterios políticos que han impulsado la iniciativa de la Fiscalía, Lamela únicamente desacredita a la justicia del Estado y contribuye a enconar y extender la desafección de Catalunya.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »