‘Verano 1993’, gran autorretrato de Carla Simón, sencillo y sincero

La premiada película cierra el Ópera Prima de Tudela, donde hoy podría recibir otro galardón

Fermín Pérez-Nievas - Sábado, 4 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El actor Fermí Reixach, durante la presentación de ‘Verano 1993’.

El actor Fermí Reixach, durante la presentación de ‘Verano 1993’. (FERMÍN PÉREZ-NIEVAS)

Galería Noticia

El actor Fermí Reixach, durante la presentación de ‘Verano 1993’.

TUDELA- Verano 1993, el comienzo de una nueva vida. Frida con seis años de edad se va a vivir con unos tíos después de la muerte de sus padres. El espectador viaja con ella al calor de la provincia de Gerona en aquel año y vive, con ella, el inicio de aquel verano que marcó el inicio del resto de su vida porque en aquella masía olvidada en la que vivía con su prima y sus tíos, su nueva familia, tuvo que encontrar de nuevo el amor de la madre y del padre. Película autobiográfica de Carla Simón, que representará a España en los próximos premios Óscar y que ayer se presentó en el Festival de Cine Ópera Prima cautivando a los espectadores por su realismo y sencillez.

El actor Fermí Reixach (abuelo de Frida en la pantalla) estuvo presente en Tudela para representar a esta magnífica y personal película de donde, a buen seguro, se va a llevar uno de los grandes premios como ya lo ha conseguido en Málaga, Berlín, Londres, Estambul, Barcelona o Buenos Aires, en un año que, por contra, no ha sido muy prolífico en cuanto a la calidad de las películas a concurso.

el origenLa joven directora (1986) ha buscado el realismo más absoluto y la mayor fidelidad a la situación que experimentó cuando se tuvo que trasladar a vivir a la comarca de La Garrocha (Gerona) tras el fallecimiento de sus padres por sida en 1993. Entonces era todavía una enfermedad maldita y, como explicó el actor Fermín Reixach, la situación que vivió aquella niña Carla (Frida en la película, interpretada magistralmente por la pequeña Laia Artigas) debió ser traumática. “Era una familia burguesa de Barcelona en la que muere su hija y su yerno de sida y la hija deja escrito por carta que la pequeña debe irse a vivir con el hermano y no con los abuelos”, explicó.

La historia de Carla atrapó a este veterano actor (fundador de Els Comediants y de Teatre Lliure, además de tener un bagaje teatral que muy pocos pueden igualar) cuando se la contó por teléfono y cayó rendido al escaso guión. “Me atrajo mucho el lugar donde se iba a rodar y cuando me llamó y me contó el tema pensé ‘qué valor tiene esta chica para tratar de narrar una cosa tan traumática y qué capacidad ha de tener si quiere contarlo’”. De esa manera empezaron los ensayos con todos los actores reunidos, primero en Barcelona y después con los verdaderos tíos que se convirtieron en sus padres en su nueva vida en Gerona. “Cuando entré me dijeron que era igual que su abuelo. Hizo mucho trabajo de casting en el caso de Laia Artigas (Frida), la protagonista, probó a 600 niñas y cogió a la penúltima”.

Sin duda hizo un buen trabajo de casting. Las dos niñas pequeñas guían al espectador por la nueva vida de Frida (Laia Artigas sin excesos ni caer en el melodrama borda el papel de la vida de Carla Simón) y su viaje hacia el dolor y los sentimientos de pérdida que tardan pero que finalmente afloran. Carla Simón se volcó con la protagonista a la que motivó y mimó durante las 5 semanas que duró el rodaje.

Como indicó Reixach, “se trata de una película de mujeres. No sólo por la sensibilidad especial que tiene Carla ni por el trabajo espectacular de las niñas, que llevan el peso, sino por el de la madre, Bruna Cusí que está impecable”.

improvisaciónEl actor catalán, presente ayer en Tudela, explicó que la película se realizó con mucha improvisación. “En el proceso insistía mucho en no actuar, que no actuáramos. Repetía ‘menos es más’. Así es el espectador el que descubre qué ha pasado y el que toma la solución”.

En la película es el propio espectador, ayudado por el rodaje con cámara al hombro, quien va descubriendo qué ha pasado con la vida de Frida. Como la propia Carla ha dicho en entrevistas “para mí era muy importante que en la película no apareciera la palabra sida”. No sólo porque se ve con los ojos de una niña, sino por el miedo real que existía a aquella enfermedad, entonces aún desconocida, y el rechazo que podría aplicar aquel pueblo pequeño de Girona hacia una niña cuyos padres habían muerto de sida.

Reixach reconoció ayer que “me produce más emoción haber participado en un proyecto así que muchas de las otras cosas que he hecho” y recordó especialmente “la escena en la que la niña se quiere ir con sus abuelos, le daba confianza y le estimulaba pero fue duro rodarla”.

al detalle

Los premios. Hoy a las 12.00, el jurado, integrado por Manuel Gutiérrez Aragón, Anna Saura, Diego San José, Marina Perezagua, Gemma Nierga y Soleá Morente, dará a conocer los ganadores del 18º Festival de Cine Ópera Prima de Tudela. Los premiados llegarán por la tarde y los recibirán en una ceremonia que empezará a las 20.15 horas.

la frase

fermí reixach “Es de alabar cómo Carla mantiene la tensión y es el espectador el que toma la solución. En ningún momento carga las tintas de forma melodramÁtica”