Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Comptos concluye que los 370.000 ¤ de sobrefinanciación pública en Ultzama no se hubieran dado sin el ayuntamiento

Olaechea cree que el Consistorio participó en un “circuito” para conseguir subvenciones a las que las empresas no podían acceder
Los auditores dudan de que los solapamientos se deban a errores

A. Irisarri Oskar Montero - Sábado, 4 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El director de la asesoría jurídica de Comptos, Luis Ordoki;y la presidenta, Asun Olaechea, saludan al parlamentario Sergio Sayas (UPN).

El director de la asesoría jurídica de Comptos, Luis Ordoki;y la presidenta, Asun Olaechea, saludan al parlamentario Sergio Sayas (UPN).

Galería Noticia

El director de la asesoría jurídica de Comptos, Luis Ordoki;y la presidenta, Asun Olaechea, saludan al parlamentario Sergio Sayas (UPN).

pamplona- El sobrefinanciamiento con dinero público de la planta de biogás de Ultzama, que Comptos cifra en cerca de 370.000 euros, no hubiese sido posible sin el papel de “intermediario” que desempeñó el Ayuntamiento entre la empresa cesionaria y proveedora de maquinaria, Levenger, y la concesionaria, Bioenergía. Es una de las principales conclusiones que se puede deducir de la primera comparecencia prevista en la comisión parlamentaria que investiga la quiebra del proyecto, que cerró en enero de 2016 enterrando consigo más de tres millones y medio de dinero público. Ayer, en el estreno de las comparecencias, fue Asun Olaechea, presidenta de Comptos, la primera en someterse a las preguntas de los grupos.

Fue una comparecencia larga (arrancó a las nueve de la mañana y terminó pasadas la una y media de la tarde) y bronca. Porque si bien los grupos de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e I-E se ciñeron a resolver algunas dudas suscitadas tras el estudio del informe de fiscalización que puso en el debate el caso de la planta de biogás, UPN estiró su intervención durante hora y media y se dedicó, exclusivamente, a refutar las cifras aportadas por los auditores y tratar de defender la gestión del fallido proyecto, impulsado cuando la alcaldía de la localidad la ostentaba una agrupación local con el hoy regionalista Patxi Pérez Arregui a la cabeza.

Salieron muchos temas y Olaechea pudo aclarar varios aspectos. Por ejemplo, que todos los planes de ingresos de la empresa eran poco menos que ficticios: las aportaciones de los ganaderos apenas servían para cubrir gastos de transporte de purines, la venta de energía y vapor nunca dio los rendimientos esperados y la comercialización del compost careció de salida en el mercado, por lo que la supresión en 2014 de las ayudas que el Estado daba por fabricación de energía no fueron tan determinantes como alegan los gestores para la quiebra de un negocio que en 2013 ya presentaba malos resultados.

“circuito de subvenciones”Pero el tema que centró la mañana fue la facturación cruzada que detectó Comptos entre Levenger (la empresa inicialmente adjudicataria), Bioenergía (le empresa cesionaria que gestionaba la planta) y el Ayuntamiento, que sirvió, según Comptos, para acceder a unas ayudas públicas a las que de otra manera no hubiese tenido acceso el proyecto. De hecho, Olaechea consideró que “la facturación cruzada es un sistema ficticio diseñado para el cobro de la subvención, donde el Ayuntamiento era un intermediario entre las dos empresas”. La interrelación entre esos tres actores es compleja y difícil de rastrear, pero tiene su mayor ejemplo en las ayudas recibidas por los depósitos de digestato, aportados por una empresa de maquinaria. Según el relato de Comptos, Bioenergía pagó al proveedor dos millones y medio en concepto de depósitos de digestión anaerobia (1.486.000 euros) y depósitos de cogeneración (1.000.000 euros), algo que tiene sustento en seis facturas por el 100% del coste que se presentaron en el departamento de Industria para cobrar unas subvenciones a la inversión industrial.

“Si el Ayuntamiento no interviene, el dinero público no hubiese acabado en Bioenergía”

asun olaechea

Presidenta de la Cámara de Comptos

Pero de manera paralela, Levenger le factura al Ayuntamiento por los mismos depósitos, y con esa factura acudió el Ayuntamiento al concurso de subvenciones de Desarrollo Rural al que sólo podían asistir entidades locales para recibir una ayuda del 65% del coste de los depósitos, justo los 965.900 euros que detectó Comptos por duplicado y que ya habían sido subvencionados. “Si el Ayuntamiento no hubiese intervenido en ese sistema, el dinero público de Desarrollo Rural nunca hubiera ido a parar a Bioenergía. Hay una intencionalidad clara para crear una facturación cruzada, un circuito para acceder a subvenciones”, aseguró Olaechea. Con esas cifras, el solapamiento de ayudas da una cifra que nunca debió abonarse cercana a los 370.000 €, según se entienda que sólo corresponde o la subvención de Industria o la de Desarrollo Rural. La maniobra, deduce Olaechea, no pudo ser involuntaria: “Alguien en Bioenergía tenía que saber que se había facturado lo mismo por dos cuestiones diferentes y que estaban duplicadas”.

datos

Caos en el Parlamento. El servicio de la Cámara encargado de actualizar la actividad parlamentaria no detalló en la convocatoria que se trataba de la primera comparecencia prevista en la comisión de investigación y anunció la cita como una continuación de las sesiones de trabajo, que se hacen a puerta cerrada. Eso provocó que ni el servicio de ujieres estuviese avisado de que tenía que recibir a la presidenta de Comptos y que muchos medios de comunicación llegasen tarde a cubrir la noticia.

la próxima

Ayerdi, el próximo viernes. El próximo en comparecer en la comisión que investiga la desaparición de la planta de biogás de Ultzama será el vicepresidente económico, Manu Ayerdi, que comentará las subvenciones que se dieron desde su departamento (cuando era Industria) y que ascendieron hasta casi un millón de euros en concepto de ayudas a infraestructuras industriales.