Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Navarra ingresará en 2018 por sociedades un 62% menos que en 2007

El Gobierno reducirá algunas deducciones y la compensación de pérdidas en años anteriores para mejorar la recaudación ya en 2019

Juan Ángel Monreal | Javier Bergasa - Domingo, 5 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Mikel Aranburu, consejero de Hacienda, en la presentación del Presupuesto de 2018.

Mikel Aranburu, consejero de Hacienda, en la presentación del Presupuesto de 2018. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

“Se recauda poco y se recauda mal, de forma injusta: el peso recae en las rentas del trabajo” “Si se eliminan deducciones a las empresas nos hacemos menos atractivos para captar inversión”

PAMPLONA- La fiscalidad de los beneficios de las empresas navarras vuelve a ser objeto de debate. Y, seguramente sin tocar los tipos, el Impuesto de Sociedades experimentará modificaciones que se anunciarán esta misma semana y que tendrán un único objetivo: aumentar aunque sea ligeramente la capacidad recaudatoria de un tributo que apenas ingresa hoy uno de cada tres euros que captaba hace una década y que, tras tocar mínimos en 2013, se ha recuperado muy levemente.

De hecho, los Presupuestos Generales de Navarra, presentados la semana pasada, contemplan que en 2018 se ingresarán mediante este tributo unos 225,05 millones de euros, apenas nueve millones de euros más que en 2016 y unos 30 millones de euros por encima (en torno a un 15%) de la recaudación de 2013. Un crecimiento raquítico, que no sirve, desde luego ni para aproximarse a los 593 millones que se ingresaron en el año 2007 y que poco tiene que ver con lo que se ha visto en los ingresos por IRPF, que aumentan en torno a un 28% desde el año 2010. El esfuerzo fiscal recae de este modo cada vez en mayor medida en las rentas del trabajo, tal y como destacaba el sindicato ELA en su último informe.

“Se paga poco y se paga mal, de forma injusta”, concluía el sindicato, quien insiste en que los beneficios empresariales son ya, según los datos de la Contabilidad Regional, superiores a los del año 2007, por lo que no se explica un descenso tan acusado en la recaudación y menos aún una recuperación tan lenta. Una opinión que rechaza José Antonio Sarría, presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra. “No me parece realista volver a corto plazo a unos ingresos como los que había entonces”, explica.

El Gobierno detallará esta semana las modificaciones fiscales que prepara para el año que viene, que ha venido negociando con los socios del cuatripartito y que abarcarán a distintos impuestos. En el caso de Sociedades sus efectos no se dejarían sentir además hasta 2019 y podrían limar alguno de los múltiples beneficios fiscales que agujerean un impuesto que en Navarra recauda alrededor de un 37% menos que en el Estado. La razón de esta diferencia -según los cálculos de la propia Hacienda la Comunidad Foral ingresa un 1,1% de su PIB frente al 1,9% de la media nacional- hay que buscarla no solo en el menor número de grandes empresas que opera en Navarra, sino en la mayor generosidad de sus beneficios fiscales, que alcanzan los 120 millones de euros en 2017, casi el 60% de lo que está previsto recaudar. Entre ellos destacan las deducciones por I+D+i y por inversiones, que suman 70 millones de euros y que han sido objeto de revisión.

Las deducciones por creación de empleo -hasta 5.000 euros año por cada persona que se incremente la plantilla- también han sido objeto de estudio. Y si ahora es necesario que los salarios superen en 1,7 veces el Salario Mínimo Interprofesional, lo más probable es que se eleve esta cantidad, fomentando una mayor calidad en la ocupación, sobre todo entre las mujeres.

Otro de los aspectos que se puede modificar tiene que ver con la compensación de las Bases Imponibles Negativas, que permite a las empresas que tuvieron pérdidas en algún momento reducir su carga fiscal durante los 15 años posteriores. En Navarra es posible compensar hasta el 70% de la base, un porcentaje ya superior al del Estado, que se rebajó a comienzos de este año y cuya modificación ha sido abordada también en las Haciendas de la Comunidad Autónoma Vasca en las últimas semanas y pactada entre el PNV y el PSE. Según el último informe sociométrico del Impuesto de Sociedades, correspondiente al año 2015, en Navarra habría todavía alrededor de 200 millones de euros en bases imposibles negativas que mermarían la recaudación de modo significativo al menos durante el próximo lustro. Lo más lógico es que estas compensaciones se ajusten a lo ya aprobado por Montoro, que calcula un impacto en la recaudación de 4.650 millones de euros.

“Si se eliminan deducciones como inversiones o empleo, retrocedemos también con respecto a otros territorios y nos hacemos menos atractivos para acoger nuevos proyectos empresariales”, advierte José Antonio Sarría, a cuyo juicio Navarra presenta ya una fiscalidad muy poco atractiva. Hacienda no tiene la misma opinión. Y, de hecho, desde el Departamento se ha defendido que el Impuesto de Sociedades de Navarra es el más barato del Estado, tal y como muestra su capacidad recaudatoria en relación al PIB. De hecho, más allá de que el tipo general se sitúe en el 28%, tres puntos por encima de la media estatal, el impuesto efectivo que pagan las empresas es muy inferior. En 2015, según los datos del propio informe sociométrico, apenas llegaba al 14%. En 2016 y 2017, tras la primera reforma fiscal del Gobierno de Barkos, habrá subido algo, aunque no mucho más allá del 15% o 16%.

Algo similar ocurre con el Impuesto de Sociedades en todo el estado, si bien en este caso no existen datos respecto al tipo efectivo. Desde 2015, el nominal se encuentra en el 25%, tres puntos por debajo del navarro y de la media de la Unión Europea de los 15. Y de recaudar por encima de la media europea en 2007 se ha pasado a quedar por debajo. “Y no parece que la diferencia en tipo impositivo sea suficiente para explicar la diferencia en recaudación”, explica Fedea en su informe sobre los ingresos públicos en España.

De hecho, en Navarra existe un tipo mínimo del 13%, que también existe en la CAV pero no en el Estado, y que puede reducirse en virtud de las inversiones en I+D+i, algo que también podría ser modificado, se tema José Antonio Sarría, quien recuerda que Navarra ya salía “francamente mal” en el Índice Autonómico de Competitividad Fiscal que elabora la UCO. “En el impuesto de la renta ya éramos la peor y en Patrimonio solo tenemos por detrás a Catalunya, Aragón y Extremadura”, dice Sarría quien eliminar “sí o sí” el pago de patrimonio que hace referencia a las empresas familiares.

sociedades

Año Recaudación

2006 518,5

2007 593,2

2008 419,2

2009 412,5

2010 188,4

2011 213

2012 201,3

2013 194,2

2014 205,2

2015 217,3

2016 216,2

2017 132,75 (*)

(*) Hasta septiembre

la cifra

886

empresas pagan el tipo más alto. De las 5.673 empresas que presentaron un resultado en positivo y que eran suceptibles de pagar el impuesto, apenas 886 pagaron en 2015 por un tipo del 25% o superior a él. Aportaban, eso sí, más del 66% de la cuota íntegra y casi tres cuartas partes de la base imponible. El mayor número de declarantes del impuesto (3.417) pagó a un tipo del 19%, mientras que al segundo grupo más numeroso (1.190) se le aplicó un tipo del 23%, según los datos de Hacienda.

Herramientas de Contenido