Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Txon Vega Osés jefa de negociado de la asesoría de convivencia (educación)

“El acoso escolar se hace de espaldas a las personas adultas y se apoya en que el alumnado no lo cuente”

No hay una asignatura contra el acoso escolar, pero una opción es prevenirlo de forma constante y planificada en las aulas. Txon Vega defiende que se realice con programas

G. Montañés Iban Aguinaga - Domingo, 5 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

pamplona- Txon Vega Osés (Estella, 1966), psicóloga clínica y orientadora educativa, se doctoró el pasado 21 de septiembre en la Universidad Pública de Navarra (UPNA) con la tesis Convivencia escolar: dimensiones, programas y evaluación. Este es el resultado de cuatro años de investigación, en los que también ha trabajado como orientadora dentro del departamento foral de Educación, ahora como jefa de negociado de la Asesoría de Convivencia. Ella es una de las personas de referencia en el programa contra el acoso escolar Laguntza.

Un informe de la ONG Save The Children presentado en 2016 situó a Navarra como la comunidad con el menor porcentaje de acoso escolar, con un 5,2% de casos entre el alumnado de 12 a 16 años. ¿Cuál diría que es la situación en la Comunidad?

-De las actuaciones de la Asesoría de Convivencia en los últimos dos años, el 43,12% fue por acoso escolar en 2015-2016, y un 58,06% en 2016-2017. Las solicitudes de asesoramiento han ido en aumento de forma notable, pero pensamos que esto no significa que el porcentaje haya aumentado, sino que creemos que nuestro trabajo es más conocido y se demanda más.

¿Cómo han afectado las nuevas tecnologías a esta situación?

-Las nuevas tecnologías influyen en el acoso y lo han agravado. Antes, el acoso escolar finalizaba al salir del recinto escolar, y ahora se extiende más allá de la valla del centro y se prolonga en horario extraescolar, los fines de semana y durante las vacaciones, lo que aumenta el malestar del alumnado víctima. Pero, además, también se evidencia ante un mayor número de espectadores y espectadoras, y muchos de ellos y ellas adoptan un papel más activo que de forma presencial. ¿Por qué? Porque la pantalla genera más distancia emocional con la víctima y hace que sea menos costoso un comportamiento de tipo violento.

¿Sabemos identificar los casos de acoso escolar?

-Cuesta identificarlo porque, como en otro tipo de violencias, tiene una progresión gradual que hace que en los momentos iniciales sea poco notorio. Además, se apoya en la invisibilidad de las personas adultas, se realiza de espaldas a ellas, y también en la llamada Ley del silencio, y en la no revelación de lo que ocurre por parte del alumnado y, lo que es peor, con el tiempo en la habituación a este tipo de comportamiento.

¿Cómo se miden los casos de acoso escolar? ¿Con el número de denuncias, con estimaciones...?

-Existen cuestionarios específicos para detectar el acoso escolar;los más utilizados son los que se apoyan en técnicas sociogrupales, porque permiten detectar situaciones de riesgo y exclusión de manera temprana.

¿Cuáles son los programas modelo para abordar el acoso? ¿En qué han cambiado en los últimos años?

-Muchos programas han focalizado la atención en la sensibilización y el conocimiento del acoso escolar y sus consecuencias;y han focalizado la atención en dos protagonistas, el alumnado con comportamiento acosador y el alumnado víctima. Ahora, hay consenso entre los diferentes autores y autoras en entender el acoso como un fenómeno fundamentalmente grupal y, por ello, cada vez se está dando más importancia a los programas y las intervenciones dirigidas a movilizar la intervención del alumnado espectador.

¿Cómo cree que se debe abordar el tema ante las personas agresoras?

-Durante mucho tiempo se ha pensado que la forma de abordar las situaciones de acoso pasa por la adopción de medidas educativas severas de corte punitivo y, sin embargo, con el tiempo se ha evidenciado que este tipo de medidas por sí solas no solo no son eficaces sino que incluso pueden agravar la situación, generando una visión más negativa de la víctima entre el grupo de iguales, y reconvirtiendo el acoso en formas de comportamiento menos evidentes para el profesorado.

¿Qué medidas se pueden implantar en los centros?

-Como ya he indicado, es necesario movilizar a espectadores y espectadoras, potenciar su sensibilización ante este tipo de situaciones y su defensa del alumnado víctima. Y también es necesario desarrollar acciones educativas encaminadas a la mejora del autoconcepto y las habilidades sociales de las víctimas y, sobre todo, su integración en una red de iguales. Y, por supuesto, es necesario trabajar con el alumnado con comportamiento acosador, tratando de estimular su empatía, su flexibilidad cognitiva, potenciar la mejora de su gestión emocional y su inclusión educativa e integración social fuera de la adopción de conductas violentas.

las claves

la clave

¿qué caracteriza al ‘bullying’?

Cómo identificarlo. Expertos coinciden en que, en los últimos años, ha aumentado la sensibilidad en torno al acoso escolar, y la demanda de medidas. Así, preguntada sobre si la sociedad sabe identificar los casos de acoso escolar, Txon Vega, jefa del negociado de la asesoría de convivencia, dentro del departamento foral de Educación, explica que, de entrada, hay que saber identificar sus claves: es una conducta de tipo violento que no es aislada, sino que se repite y se prolonga en el tiempo, que responde a una situación de dominio y por lo tanto de desigualdad, y que a menudo ocurre de espaldas a las personas adultas. ¿Cómo puede diferenciarse de un conflicto? En que este es puntual, y el acoso, reiterado. Y tiene el riesgo de hacerse cada vez más grave. El acoso escolar puede darse a cualquier edad, “incluso en Infantil”, apunta Vega, aunque la franja de edad más habitual es entre los 10 y los 14 años.