Adiós Pamplona

Cruce de Cuatro Vientos, 1933

Por Joseba Asiron (www.adiospamplona.blogspot.com) - Domingo, 5 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

(Foto: Rafael Bozano, en ‘Pamplona, calles y barrios’, de J.J. Arazuri)

Galería Noticia

En 1933,el cruce de Cuatro Vientos articulaba, por una parte, la entrada a Pamplona desde Guipúzcoa y el norte de Navarra, y por otro lado una vía que unía la Rotxapea con el barrio de la Estación y Sanduzelai. Y todo ello en el punto exacto en el que el puente homónimo salva el río Arga.

La fotografía, obtenida al parecer en un día otoñal, muestra la zona con la carretera y la vía del ferrocarril en primer término, y las casas de Pamplona al fondo y en alto. El puente de Cuatro Vientos parece estar en obras, y algunos de los operarios han detenido momentáneamente su trabajo para mirar al fotógrafo. A la derecha, un camión cargado de madera gira hacia la Estación, mientras que dos mujericas, cogidas del bracete, caminan hacia Pamplona. Una de ellas, la de la izquierda, parece llevar la cabeza cubierta por una mantilla, por lo que es de suponer que iban a misa o a algún otro tipo de función religiosa.

Hoy en día,el cruce de Cuatro Vientos ha sido transformado para asimilar una cantidad exponencialmente mayor de tráfico rodado, y las viejas casitas de esta zona del extrarradio pamplonés hace mucho tiempo que desaparecieron. Sí que vemos, al fondo, el skyline de la ciudad, con la silueta inconfundible del Edificio Singular en el extremo derecho, e inmediatamente debajo la antigua residencia de las Oblatas. Este edificio fue construido en 1945, según planos de Eugenio Arraiza, y siguiendo la estética de los años del Régimen. Con su aspecto cartesiano, su marcada horizontalidad y sus chapiteles de pizarra, rezuma cierto aire escurialense.

La semana que viene caminaremos un centenar de metros hacia Pamplona y, tras atravesar carretera y puente, nos giraremos para obtener la fotografía inversa. Y de paso, retrocederemos 18 años en el tiempo, hasta 1918. Más difícil todavía, oiga...