Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Editorial DE DIARIO DE NOTICIAS

Fariseísmo por bandera

UPN niega validez histórica al diseño de la enseña navarra, cuyo centenario celebró el Gobierno de Sanz, para azuzar al Ejecutivo de Barkos. La enésima prueba del uso de los símbolos de todos como arma arrojadiza en interés de parte

Lunes, 6 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

el Gobierno de UPN conmemoró en 2010 el centenario del escudo y la bandera de Navarra, un hecho al que los regionalistas niegan sin embargo ahora validez histórica, justo después de que el Ejecutivo de Uxue Barkos haya acordado la concesión de la medalla de oro de la Comunidad a los tres historiadores que diseñaron la enseña, Arturo Campión, Hermilio de Olóriz y Julio Altadill. El desafuero alcanza tal calibre que el partido actualmente encabezado por Javier Esparza refuta que los tres intelectuales citados fueran “los verdaderos creadores” de la bandera de Navarra, además de calificar el galardón de “error histórico”. Unas declaraciones que contradicen no sólo los fastos organizados por el Gabinete de Miguel Sanz hace siete años -incluyendo la colocación de carteles conmemorativos en edificios emblemáticos de las cinco cabeceras de Merindad, para empezar en el Palacio de Navarra-, sino las afirmaciones del entonces regidor foral. Puesto que Sanz explicitó por escrito en un artículo de opinión que la Diputación Foral adoptó el 15 de julio de 1910 un acuerdo en virtud del cual definía “las características de este nuevo símbolo -por la bandera de Navarra-, que tomaba el color rojo propio del escudo de armas de Navarra y que a partir de entonces representa a todos los ciudadanos”. Así que ni el propio Sanz puede secundar en su fuero interno la interpretación torticera de la vigente dirección de UPN, que instrumentaliza sin un mínimo de rigor la próxima medalla de oro para proclamar que “el nacionalismo manipula y desprecia la historia de Navarra y la reinventa a su conveniencia”. La pretensión de Esparza no puede resultar más burda al persistir en utilizar la bandera navarra, que bajo ningún concepto cabe patrimonializar, como arma arrojadiza. Distinguiendo la calidad de los ciudadanos navarros en función de proximidad o no a sus postulados, para lo que no ha dudado en auspiciar movilizaciones en la calle donde se dispensan certificados de navarridad verdadera en un intento palmario de dividir a la sociedad por un afán notoriamente partidista. A partir de la abyecta creencia de que sólo al regionalismo y a sus socios naturales les asiste la legitimidad para dirigir los destinos de esta Comunidad. El actual líder de UPN se resiste a interiorizar que la bandera de Navarra “es de todos y a todos nos identifica más allá de las diferencias”. Son palabras de Miguel Sanz, publicadas el 16 de julio de 2010.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »