Los problemas de aparcamiento en la rochapea se agravan con las restricciones en el centro

Los vecinos destacan el “efecto frontera” para el barrio y hay voces a favor de crear una zona azul
El ayuntamiento impulsa una campaña para fomentar el parking de Trinitarios

Ana Ibarra Unai Beroiz - Martes, 7 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Imagen del parking situado al fondo del paseo Anelier con vehículos circulando en busca de plaza.

Imagen del parking situado al fondo del paseo Anelier con vehículos circulando en busca de plaza.

Galería Noticia

Imagen del parking situado al fondo del paseo Anelier con vehículos circulando en busca de plaza.La calle Vergel registra mayores colapsos para acceder a Labrit.El cartel informativo que encabecerá la entrada al parking de Trinitarios.Percha para villavesas.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

pamplona- La limitación del tráfico en el Casco Viejo de Pamplona ha producido un “efecto frontera” en barrios colindantes como Rochapea y Etxabakoitz (zona de Vistabella). Los vecinos de Rochapea parecen los más afectados por el blindaje de la zona centro de la ciudad al vehículo privado al ver agudizado el problema que ya existía por la falta de aparcamientos, y al que ahora añaden una mayor densidad de tráfico en el cruce de Oblatas y, especialmente, por el puente del Vergel en su salida a Labrit-calle Amaya. Colas en el ascensor de Descalzos para acceder al Casco Viejo, bolsas de aparcamientos de la calle Río Arga a rebosar, “oleadas” de vehículos que van subiendo calles en busca de estacionamiento hasta llegar a Marcelo Celayeta, y retenciones de tráfico en la calle Río Arga y en el “embudo” de la calle Vergel, son algunos de los daños colaterales que ha tenido el Plan de Amabilización en su primera fase de implementación. Otro handicap: uno de los solares que venía siendo ocupado como aparcamiento entre las calles Arbizu y Río Arga ha sido vallado para activar la construcción de viviendas. Bernardino Tirapu, Juslarocha y Errotazar son tres de las calles más vapeadas por vehículos no residentes hasta el extremo que son muchos los residentes que proponen barreras: crear una zona azul para Rochapea.

Se quejan demás que “tienen que dar mucha más vuelta para salir del centro: Antes bajabas por la avenida Guipúzcoa desde San Lorenzo y ahora tienes que ir hasta Larraina”. Algunos vecinos reprueban a su vez que uno de los parkings de la zona de barracas también está destinado a residentes del Casco Viejo “cuando era una medida provisional mientras se llevaran a cabo las obras del parking de Santo Domingo”. “Una vez que se llena el aparcamiento de corralillos hay una ola de coches intentando aparcar hasta prácticamente Marcelo Celayeta”, destaca Víctor, residente en la línea de frontera. “El ascensor de Descalzos ya no conecta dos barrios sino que invita a que las personas que quieren ir a lo viejo lo dejen en Rochapea”, expone este vecino, quien asegura que a partir de las nueve de la mañana la “invasión de coches de usuarios del Casco Viejo es total”. “Por la mañana hay mucha gente que sale a trabajar a polígonos y otras zonas de la ciudad, el mayor problema para aparcar es por la noche. Además, los sábados por la noche la zona de bares del parque de los Enamorados y las sidrerías también atraen a público de fuera”, refuerza la rochapeana Beatriz García.

Por otro lado, es palpable “un mayor tráfico de bajada del Casco Viejo” hacia la Rochapea. Tras quedar “inutilizada” Taconera, el tráfico se ha desviado por Oblatas y Vergel para coger Labrit y acceder al Ensanche. “El coche es una carga pero hay que tener una visión de conjunto de gran ciudad y no trasladar los problemas”, remarcan.

“aparca sin problemas”Para frenar el efecto frontera el equipo de gobierno ha propuesto una campaña para fomentar el uso del parking disuasorio de Trinitarios.

Dicha campaña consistirá en la colocación de un cartel promocional a la entrada del aparcamiento y la instalación de “perchas” informativas en todas las villavesas que acuden al centro de la ciudad, además de cuñas de radio. “Creemos que hay un desconocimiento de la existencia de un aparcamiento totalmente gratuito las 24 horas del día y 365 días al año, con 180 plazas, que enlaza con cuatro líneas de autobús y que te permite estar en tres minutos en el centro de la ciudad”, subraya Patricia Perales, responsable de Hacienda y concejala delegada de Rochapea. Recuerda que las líneas 3 (circular oeste centro-Ansoáin), 16 (Aizoáin-Noáin-Beriáin), 17 (Mutilva-Artiberri) y 21 (circular este centro-Ansoáin) conectan con el centro de la ciudad y con parada en San Lorenzo. “Es importante que la gente vaya cambiando de hábitos. Nuestra idea es que la villavesa se acerque también a futuro al parking de autocaravanas”, remarca. El equipo de gobierno descarta por el momento la opción de extender la zona azul a la Rochapea.

En defensa del nuevo plan de tráfico, desde la asociación de comerciantes Kontxesi San Juan cree que es necesario un cambio de “mentalidad” y apostar por una ciudad más “sostenible”. “El problema de aparcamiento ya lo teníamos, tanto para vivir como para trabajar”, señala. “No es posible que vayamos a consumir hasta la puerta. En nuestro barrio no tenemos más gente que consuma... hace tiempo que han bajado las ventas, hay muchos factores detrás;para empezar el cambio climático influye hasta en la forma de vestir...”, subraya.

Alberto Crespo, responsable de la revista Ezkaba, comparte que el tráfico en las horas punta en zonas como Vergel o dificultades para aparcar siempre ha habido. “Hemos tenido más opiniones favorables como modelo de ciudad en el que se prioriza al peatón, al ciclista y el bus”, subraya. Sí hay quejas respecto a “el rodeo para bajar del centro al barrio”.