Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

11 de marzo, Día Europeo de las Víctimas

El Gobierno foral y la AVT trabajan para celebrar conjuntamente un acto por las víctimas del terrorismo

Además, se perfila un plan de convivencia similar al que ya aplica la CAV “con buenos resultados”

A. Irisarri / Javier Bergasa - Miércoles, 8 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Miguel Folguera, consejero de AVT; Alfonso Sánchez, presidente; y Natalia Moreno, gerente, ayer.

Miguel Folguera, consejero de AVT; Alfonso Sánchez, presidente; y Natalia Moreno, gerente, ayer. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

pamplona - El Gobierno de Navarra viene trabajando con la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) para celebrar, en 2018, el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo, que tiene lugar el 11 de marzo. La idea es llevar a cabo un acto en Pamplona en el que participarían “encantados” los representantes de la AVT, que ayer dieron a conocer este y otros de los asuntos en los que el colectivo trabaja de manera fluida con el actual Ejecutivo a través de la dirección general de Paz y Convivencia, cartera desde la que también se han organizado los homenajes a las víctimas de la represión franquista y el acto en memoria de víctimas de violencia política, ultra y policial. Se trata de un paso más en la estrategia del actual Gobierno de abordar el trabajo con las víctimas desde una perspectiva integral, donde también hay que enmarcar las conversaciones que entre el Ejecutivo y la AVT se están llevando a cabo para estudiar la implantación en Navarra de un plan de convivencia similar al que ya está vigente en la CAV, donde se están consiguiendo “cosas efectivas que sería estupendo trasladar a Navarra”. Así lo indicó Alfonso Sánchez, presidente de la AVT, quien ayer compareció en el Parlamento de Navarra acompañado por el exguardia civil Miguel Folguera, consejero del colectivo, y Natalia Moreno, gerente y responsable del área de atención psicológica de la AVT.

La comitiva ofreció datos y explicó sus objetivos. Moreno fue la encargada de cifrar en alrededor de 22.500, citando datos del Ministerio del Interior, las personas afectadas directamente por atentados terroristas en el Estado, entre asesinados, heridos y familiares de primer grado. De ellos, aproximadamente 4.500 serían víctimas de ETA, 102 en Navarra. Moreno explicó que en la mayor parte de los casos, debido a las fechas en las que se produjeron los atentados (muchos hace ya dos décadas), las víctimas son menos proactivas “y hay que salir a buscarlas”, y en un alto porcentaje de ocasiones precisan de una atención psicológica que es el gran desconocido de los servicios que presta la AVT, pero que con el paso de los años se ha tornado en fundamental. Folguera, por su parte, se encargó del apartado jurídico. Apuntó que la Ley Foral 9/2010 de Atención a las Víctimas del Terrorismo “tiene una serie de carencias” y “marca un desarrollo reglamentario que no es una realidad”, y propuso tres medidas para incluir en la ley: la enseñanza de qué ha sido el terrorismo en los libros de texto, la institucionalización de actos para las víctimas y la implementación de protocolos de actuación y de emergencias “ante la posibilidad de un atentado yihadista”.

trabajo por las víctimas Pero fue Sánchez, el presidente, el encargado de hacer las valoraciones más políticas y unas apelaciones que, cuando no directas, quedaron meridianamente claras entre líneas. Por una parte, Sánchez se mostró “preocupado” porque una parte de EH Bildu “haya mirado hacia otro lado” cuando había atentados. “Pero también me trago sapos todos los días de grupos políticos de los que no me lo esperaba”, dijo, dirigiendo su mirada al flanco en el que se encontraban UPN y PPN, para culminar con que en Navarra ha recibido “hasta anónimos y cosas raras”. “No nos vamos a dejar manipular por cierto sector de víctimas del terrorismo que están politizadas. Manda narices: se está utilizando a las víctimas para hacer política, y eso ocurre aquí en Navarra”, apuntó, rotundo, quizá aludiendo a las críticas que algunos sectores de víctimas han podido hacer a la AVT por mostrar una mayor disposición a colaborar con las instituciones forales.

“Soy un guardia civil que estuvo destinado en Eibar en 1988, cuando había un muerto cada cuatro días. Me pusieron un coche bomba y me tirotearon. No soy sospechoso de venir aquí a darle besos a Uxue Barkos ni al Gobierno foral”, puntualizó el dirigente de AVT al comienzo de su respuesta a los grupos. “Vamos a exigir, pero vamos a trabajar: como asociación, nos toca trabajar con el que está en cada Gobierno, sea Navarra, Murcia con el PP o Andalucía con Susana Díaz. No tengo síndrome de Estocolmo, tengo las cosas muy claras y a veces el cuerpo me pide decir otras cosas. Si nos engañan, cosa que ya han hecho muchos políticos de toda índole, lo dirá el tiempo. Pero como presidente tengo que trabajar en positivo”, argumentó Sánchez, recogiendo la advertencia que en el turno de los grupos le hizo Ana Beltrán (PPN), que le recomendó saber “con quién está tratando”, insinuando que el Gobierno foral no es un interlocutor de fiar en este tema. “Ana, porque se ha hecho alusión, tenemos que ir pasando página de tirarnos los muertos a la cabeza”, abogó, para completar más tarde que “lo importante es trabajar por las víctimas, ¿qué hacemos si no, quedarnos en casa?”.

Agradeció a Geroa Bai situarse por encima del debate político, algo que hizo extensivo al PSN y a I-E, y reprochó a Fanny Carrillo (Podemos) que en la comisión abordase el tema de los presos. “Las heridas hay que cerrarlas, pero hacerlo bien. Los presos y sus familias sufrirán, pero también sufren los que tienen que ir al cementerio”, dijo Sánchez.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia