“Cuando hay una saturación de un uso la ciudad se banaliza”

El nuevo nicho de rentabilidad para fondos de inversión está en el alquiler

Miércoles, 8 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- “Hay un componente económico muy sencillo: Determinados agentes que ven una oportunidad en estos barrios porque tienen la capacidad de intuir cuando se va a poner de moda un barrio, compran propiedades en el mismo cuando está más barato, para venderlo después caro”, indica. “Está ocurriendo mucho en Barcelona, en Madrid, en Palma, en Palmas de Gran Canaria, donde fondos de inversión internacionales encuentran viviendas no tan caras como en otras ciudades europeas y compran edificios enteros, transformarlos en apartamentos residenciales de lujo o en viviendas de alquiler turístico”, subraya.

El mercado inmobiliario español para los fondos de inversión internacionales es “una oportunidad “después de la crisis ante la rebaja de los precios, y “encuentran con el turismo de Tokio, de Chicago o de Berlin un consumidor que puede pagar más que un residente español”. El nuevo nicho de rentabilidad es el alquiler de vivienda de segunda mano en determinados barrios para apartamentos de lujo o alquiler turístico, señala. El pequeño comercio también se ve desplazado por el precio del alquiler.

En relación a la mayor actividad hostelera en determinadas calles observa que cuando “hay una saturación de un sólo uso de ocio de noche, bares, terrazas en las calles o tiendas de un solo tipo de producto... la ciudad se simplifica, se banaliza y pierde parte de la complejidad que la hace atractiva y vivible”. Muchos de estos agentes económicos abandonan después el barrio para buscar un nuevo lugar.

“Por eso es conveniente llegar a acuerdos colectivos para fijar las líneas de desarrollo de la ciudad y que no se diseñen en función de las necesidades de rentabilidad de determinados grupos”, subraya. Hay determinados barrios que se ponen de moda pero cuando se saturan, y “se vanalizan, porque después del pequeño anticuario viene una franquicia o después del bar de tapas el McDonald’s, cuando se explotan tanto acaba perdiendo el interés o el atractivo original”. “Incluso las personas que se vieron atraídas abandonan el barrio”, reitera. - A.I.