Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Música

La fiebre del Bourbon

Por Javier Escorzo - Jueves, 9 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

CONCIERTO DE NUKORE &EL PORTAL DE JADE &BOURBON KINGS

Fecha: 04/11/2017. Lugar: Zentral. Incidencias: La sala se fue llenando paulatinamente en una noche de triple cartel, con dos grupos locales (El Portal de Jade y Bourbon Kings), presentando sus respectivos discos y cosechando una gran acogida por parte del público.

Bourbon Kings: si este nombre todavía no les dice nada, memorícenlo, porque volverán a escucharlo muchas veces en el futuro. Se trata de una joven banda de Villava que acaba de publicar su segundo álbum, Performance (otro tanto que se apunta la discográfica navarra El Dromedario). El sábado pasado quisieron celebrarlo por todo lo alto en la sala Zentral acompañados de otras dos bandas amigas: Nukore, de Vitoria, y El Portal de Jade, de Pamplona.

Abrieron fuego los alaveses con una descarga tremebunda de rap y metal. La sala acababa de abrir sus puertas y el público iba llegando con cuentagotas, pero el quinteto supo sobreponerse al frío ambiente a fuerza de sudor (no pararon de moverse ni de saltar ni un solo segundo). Mirándose en el espejo de otras bandas como Limp Bizkit, Korn, Cypress Hill o Rage Against The Machine, en Pamplona presentaron temas de su tercer (y hasta la fecha último) disco, You call the wolf, you get the pack!. Destacaron, además de la canción que da título al álbum, otras comoThe one, la revolucionaria Breaking the walls o My real enemy. Derrocharon talento y honradez y se ganaron a pulso cada uno de los muchos aplausos que recibieron.

Tras ellos salieron unos viejos conocidos de la escena local: El Portal de Jade. En ese momento había ya más público, y es que había ganas de escuchar las canciones de su cuarto trabajo, Donde los acordes queman, que vio la luz a finales del mes pasado. Además de disco, presentaban a dos nuevos miembros, Iván en la voz y David en la batería. Junto a Ion, Roberto y David, y a las órdenes de Brigi Duke, han dado forma a un disco de rock rabioso y contundente, ideal para el directo;prueba de ello fueronManhattan, Rock’n’roll, En el alambreo Salto al vacío. Iván, el cantante, había pasado toda la semana enfermo, pero nadie lo hubiese dicho, y bien podría decirse que el escenario le sanó. En La rosa eterna contaron con la colaboración de Aarón Romero, voz principal de Bourbon Kings. Se despidieron con Gigantes, emotivo tema dedicado a David (cantante del primer disco del grupo), junto a Naiara Ruz (que también fue cantante de la banda), Kutxi Romero y Brigi Duke. Gran cierre para una brillante actuación.

Y por fin llegó el momento de Bourbon Kings. Humildes y agradecidos, los de Villava honraron la presencia de las dos bandas que les habían acompañado en aquella, que al fin y al cabo era su fiesta. El ambiente les era propicio, con la sala llena a reventar y el público bien caldeado, y no les tembló el pulso para incendiarlo todo. La música que practican, todo hay que decirlo, se presta a ello: una base rítmica abrasadora formada por Jon Bourb On al bajo y David Topper a la batería, sobre la que Julen Dread derrama unos guitarrazos demenciales y DJ Paik añade diabluras salidas de sus platos, samples, programaciones y demás. Para coronar tan robusto edificio, la voz de Aarón Db que canta y rapea, a veces temas sociales (Una sola oportunidad), a veces simple y pura rabia (Rómpelo), y a veces, también, temas más profundos y universales (Reír llorando). Todas los temáticas tienen cabida en su joven y prometedor cancionero. Por si fuera poco, la puesta en escena también está a la altura. Baste decir que Aarón terminó cantando sobre la barra del Zentral y Julen tocando su guitarra mientras le paseaban a hombros entre el público. Antes habían brincado y compartido dos botellas de bourbon con los asistentes, que se acercaban a pie de escenario para beber el líquido que Aarón vertía en sus gaznates. Fue una auténtica fiesta que todos, tanto encima como debajo del escenario, vivieron enfervorizados. La fiebre del bourbon.

Herramientas de Contenido