Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

De la impugnación, a la justicia ordinaria

Análisis Posibles marcos en caso de que las elecciones acaben en los tribunales

Jueves, 9 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Pamplona - Con la vista puesta en un proceso electoral que aprieta el calendario y se cierne sobre la cabeza del club, no existen apenas caminos francos y menos atajos por los que se puede pisar en firme. Los vericuetos judiciales por los que andan las candidaturas a las que la junta electoral ha mandado para atrás hace que por delante, y, por los pasos a seguir, el desarrollo lógico de los acontecimientos comience por la impugnación inmediata de la decisión de la Junta. El problema estriba en que el órgano encargado de resolver el recurso es la misma Junta Electoral, con la asesoría de los dos profesionales de la abogacía que ahora han puesto el freno a los avales y demás. En esta tesitura, resultará harto complicado que dicho órgano rectifique en algo su propia decisión, desde luego imposible en el caso de que la documentación a exponer no sea de más calado y con más profundidad jurídica. Los candidatos anuncian que aportarán otros informes añadidos, pero el caso es que en caso de que la Junta Electoral rechace de nuevo los avales, solo cabe la justicia ordinaria para resolver (o enredar, según se mire) más el entuerto. En este caso la jurisdicción civil sería la competente para la recepción del procedimiento y en el mismo, el recurrente podrá solicitar la adopción de algunas medidas cautelares, es decir, que de modo provisional se cancele o se deje discurrir algún tipo de acto. En este caso, los especialistas no atisban qué petición sería la más apropiada para la prosperidad de los comicios, pero todo hace indicar que una reclamación al juzgado podría pasar porque las elecciones se celebraran sin la resolución sobre las candidaturas. En el otro extremo se antoja difícil pensar que alguna de las candidaturas exija la paralización del proceso electoral. De todas formas, un juzgado de primera instancia rara vez va a tomar cartas tan importantes en un asunto como para dejar a un club a la intemperie de sus resoluciones futuras, más teniendo en cuenta que la misma se puede demorar varios meses en el calendario. El terreno es sinuoso y más vale que los informes jurídicos aporten novedades relevantes o bien las entidades financieras certifiquen dichos preavales de otra forma. Cualquier camino que exceda de esta expectativa jurídica, o que haga referencia a otros ordenamientos, no parecen tener cabida a día de hoy ni resultarán para nada prácticas. - E.C.

Herramientas de Contenido