Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

más de 4.000 kilómetros de distancia por mar

Un documental rescata la historia de los bacaladeros vascos y gallegos en Terranova

A través de sus testimonios y con grabaciones inéditas, ‘Arte al agua’ es un tributo a los arrantzales de los años 50, 60 y 70

Alex Zubiria / Ruben Plaza - Viernes, 10 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Las bajas temperaturas a las que se tuvieron que someter fueron muy duras.VER VÍDEOReproducir img

Las bajas temperaturas a las que se tuvieron que someter fueron muy duras.

Galería Noticia

  • Las bajas temperaturas a las que se tuvieron que someter fueron muy duras.Reproducir
  • El productor y coguionista del documental, David Berraondo, de pie, junto a once de los arrantzales que han participado en el trabajo, ayer en Trintxerpe.Editar

donostia- Los municipios costeros vascos hace algo más de tres décadas estaban repletos de barcos pequeños llenos de arrantzales adolescentes que cruzaban más de 4.000 kilómetros hasta Terranova entre temporales, temperaturas de hasta 28 grados bajo cero y durmiendo apiñados en espacios de 30 metros. Estos vascos, a los que se les unieron numerosos gallegos, fueron con su pesca de bacalao el sustento económico de Euskadi durante aquellos años. No obstante, sus aventuras y duras condiciones estaban a punto de caer en el olvido. Para evitarlo, el holandés Olivier Van der Zee ha realizado el documental Arte al agua, que se estrena este domingo en el festival de Zinebi de Bilbao, y que cuenta con la voz e imágenes de aquellos protagonistas, incluidas grabaciones inéditas realizadas por los propios arrantzales en sus viajes. Se trata de un homenaje para mantener en la memoria “a miles de hombres que se embarcaron en una travesía valiente y terrible”.

Las historias de audaces arrantzales que viajaban a la inhóspita Terranova a la caza de la ballena es conocida por su heroicidad. No obstante, la historia más reciente, la que atañe a los bacaladeros de los 50, 60 y 70 está cayendo en el olvido. Así es como lo apreció Van der Zee durante su estancia de ocho años en Donibane. “En los bares, muchas personas mayores hablaban con total naturalidad de sus aventuras en Terranova, mientras a su alrededor estaban desapareciendo los últimos almacenes y embarcaciones de pesca”, explicó ayer vía skype desde Holanda el realizador durante la presentación del documental en Trintxerpe.

Comprendiendo que en diez o quince años muchas de estas personas desafortunadamente no podrán contar sus vivencias, el cineasta decidió embarcarse en su propia aventura y trabajar durante tres años en la plasmación de estas anécdotas en un documental, descubriendo por el camino un amplio catálogo audiovisual que los propios bacaladeros grabaron en sus viajes. “Hay cierta poesía en todo ello y me permitía contar la historia como quería, a través de sus ojos”, señaló.

En la Filmoteca Vasca, el realizador únicamente encontró bobinas con aproximadamente 30 minutos de metraje. Insuficiente para lo que quería contar. “Excavamos en armarios de arrantzales vascos y gallegos y de sus hijos hasta conseguir muchos vídeos caseros que ellos mismos habían grabado en Super 8 en sus viajes”, comentó el holandés, explicando que estas piezas van desde momentos cotidaneos mientras faenaban, hasta situaciones más íntimas como funerales de arrantzales fallecidos durante la travesía.

Gracias a este amplio catálogo de vídeos, Van der Zeeno han tenido que utilizar ninguna fotografía y se ha recuperado del olvido un material desconocido que se ha entregado a la Filmoteca. “El documental es un homenaje a todas esas personas, pero también sirve para sacar del olvido la pesca en Terranova y parte de nuestro propio patrimonio”, aseguró David Berraondo, productor y coguionista del trabajo.

vídeos caseros con super 8Varios de los arrantzales que a lo largo de estas décadas grabaron los viajes estuvieron ayer durante la presentación del documental. “Eran vídeos para sus familiares, para mostrarles lo que eran sus viajes y sin ninguna intención artística”, explicó Berraondo.

Jesús Castillo comenzó a grabar el día a día tras encontrarse una cámara de Super 8 en la calle. “Me gustó tanto que me acabé comprando una y grababa todo lo que se me ocurría”, explicó el donostiarra, quien ha donado todos los vídeos que tenía para el documental.

En 1953, Juan Mari Benito realizó su primer viaje a Terranova y pocos años después comenzó a grabar el paisaje y las labores de los arrantzales. “Al técnico de pesca le gustaba mucho el cine, y como estábamos tanto tiempo juntos en tan poco espacio, acabábamos compartiendo todos las aficiones de los demás”, aseguró.

Jose Manuel González, por su parte, señaló que subía a lo alto del mástil del barco para grabar las mejores imágenes. “Era espectacular, pero con los años se acabó perdiendo la película que había hecho y los pocos trozos que quedaron los vendí”, afirmó.

Arte en el agua tendrá un doble prestreno antes de su proyección este domingo en Zinebi. Hoy mismo, los marineros gallegos que han participado podrán ver el documental, y mañana los vascos harán lo propio en el Aquarium donostiarra. Su estreno en las salas de las tres capitales vascas y en Barcelona llegará el 24 de noviembre, y tras las Navidades, el trabajo se proyectará en municipios costeros vascos y gallegos.

Olivier Van der Zee se mostró entusiasmado ante este estreno y con muchas ganas de ver las reacciones de los arrantzales. “Cada uno de ellos tiene una relación especial con Terranova, por lo que la emoción con la que hablan y sienten esos días es muy fuerte”, afirmó emocionado.

Herramientas de Contenido

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia