Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Barkos dice que la reforma fiscal combina "equilibrio y reparto de la riqueza"

La presidenta ve posibilidad de “mejorar” el proyecto en el Parlamento

El cuatripartito defiende con matices las modificaciones, que UPN y PPN rechazan y el PSN aprueba en parte

Javier Encinas/Agencias Javier Bergasa - Viernes, 10 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Uxue Barkos charla con el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, ayer en el Parlamento.

Uxue Barkos charla con el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, ayer en el Parlamento.

Galería Noticia

pamplona - La presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos, y los portavoces parlamentarios valoraron ayer el proyecto de reforma fiscal presentado el miércoles. Como ocurre siempre que se debate la cuestión tributaria, la unanimidad es imposible de alcanzar. No obstante, en este caso la propuesta del Ejecutivo llega a la Cámara con un amplio consenso y con la “posibilidad de mejorarlo” en el trámite parlamentario, como anunció ayer Barkos. De hecho, no hay que descartar que se retoquen las deducciones en vivienda, para ampliar el plazo más allá del año 2023, o que se baje la tributación de las herencias millonarias para evitar el riesgo de deslocalizaciones.

En todo caso, Barkos sí quiso subrayar que esta reforma busca “el mayor equilibrio y el mayor reparto de riqueza y responsabilidades a la hora de aportar”.

En cuanto a las bonificaciones por adquisición de vivienda, la presidenta aclaró que se trata de “traer a Navarra un debate que ya se está produciendo en el seno europeo y que, probablemente, nos termine obligando a todos”.

También aludió Barkos a la reforma fiscal que defiende UPN, basada en una menor presión fiscal. “Cuando estamos hablando de una propuesta de bajada de impuestos hay que ser coherente y señalar dónde se van a llevar a cabo los recortes que se devienen de esa reducción de ingresos”, advirtió la presidenta.

Frente al planteamiento de los regionalistas, Barkos contrapuso la apuesta del Ejecutivo por seguir en la senda de “recuperar servicios públicos en Sanidad, Educación y Dependencia”.

Si algo quedó claro ayer es que el proyecto fiscal ha sido fruto de un larguísimo debate entre los grupos del cambio. Todos ellos han apoyado una reforma que, con matices, asumen como propia, y después de puntualizar que no es la que les hubiera gustado presentar.

“No es una reforma sangrante, pero tampoco es la que hubiera querido Geroa Bai”, destacó su portavoz parlamentario, Koldo Martínez. Su grupo no era partidario de “apretar tanto” en el Impuesto de Sociedades, “porque estaba bien donde estaba”. Pese a ello, incidió en que “no es una reforma fiscal sangrante”.

Justo lo contrario opina EH Bildu en este tributo, donde su apuesta fue por introducir una modificación “más profunda”, explicó Adolfo Araiz, que se encontró con “una posición cerrada por Geroa Bai de no querer modificar elementos como las deducciones”.

Pese a ello, el portavoz abertzale defendió estos cambios, que van “en el camino que planteamos”.

A Mikel Buil (Podemos) también le parece que la reforma “no avanza tanto” como su partido hubiese querido, pero valoró los progresos en la lucha contra el fraude y en la profundización de la justicia fiscal.

Para Marisa de Simón (I-E) la valoración es “positiva” pese a que también su coalición hubiera avanzado “mucho más”, y valora que se vaya hacia “una fiscalidad más progresiva”.

Por el contrario, UPN y PPN expresaron su frontal oposición a esta reforma, que al PSN sólo agrada parcialmente.

Javier Esparza (UPN) consideró que se “perjudica” a la clase media, a trabajadores y a empresas, y criticó al cuatripartito por incidir en “su error de recaudar a cualquier precio y a toda costa”.

María Chivite (PSN) expresó su desacuerdo con el tratamiento de los planes de pensiones, pequeños ahorradores y familias con hijos. Ve “bien” los cambios en Sucesiones, pero discrepa con que teniendo una Hacienda propia “se use para echar piedras contra nuestro tejado”.

Por último, Ana Beltrán (PPN) volvió a reprochar que se quiera “crujir a impuestos a los navarros para su vía nacionalista”.

la cifra

81.000

vivienda. Actualmente, unas 81.000 personas tienen deducciones por vivienda. La cifra será sensiblemente menor en 2023, cuando está previsto eliminarlas, aunque no se descarta ampliar este plazo.

valoraciones

ESPARZA “el modelo fiscal sigue siendo regresivo”

Javier Esparza (UPN) se mostró muy crítico con el modelo fiscal del Gobierno, que a su juicio “sigue siendo regresivo, perjudica a la clase media, a la clase trabajadora, a las empresas, y hace que Navarra no sea tan atractiva como otras CCAA”.


koldo MARTÍNEZ “Hemos conseguido una reforma fiscal prudente”

Koldo Martínez (Geroa Bai) reconoció que la reforma fiscal “no es el proyecto de ninguno de los cuatro grupos” que sostienen al Gobierno, “pero está pactado y lo hacemos nuestro”. “Hubiéramos preferido no apretar tanto, pero hemos conseguido una reforma fiscal prudente”, añadió.


ARAIZ “es producto del arte de lo posible, pero es positiva”

Adolfo Araiz (EH Bildu) también admitió que su grupo hubiera querido una reforma “más profunda, fundamentalmente en Sociedades”, y que lo pactado “es producto del arte de lo posible”. Lamentó la “posición cerrada de Geroa Bai” de no querer hacer modificaciones “importantes”, si bien dijo que “el conjunto de lo que se plantea es positivo”.


BUIL “no avanza tanto como hubiésemos querido”

Mikel Buil (Podemos) dijo que esta reforma “no avanza tanto” como hubieran querido, “pero sí que consigue algunas conquistas, especialmente en la lucha contra el fraude fiscal y en la profundización de la justicia fiscal al reducir lo que aportan las familias con hijos”.


CHIVITE “vemos cosas oscuras en la letra pequeña”

María Chivite (PSN) comentó que tienen que estudiar “la letra pequeña” porque, “más allá de los grandes titulares que dio el Gobierno, vemos cosas oscuras en la letra pequeña”.


DE SIMÓN “ vamos hacia una fiscalidad más progresiva”

Marisa de Simón (I-E) valoró de forma “positiva” la reforma fiscal, que “avanza un paso más en la progresividad”, aunque precisó que “no es” la reforma fiscal de su grupo, ya que apuestan “por unos gravámenes mayores sobre todo a quien más tiene”.


BELTRÁN “quieren crujir a impuestos para su vía nacionalista”

Anal Beltrán (PPN) ve en la reforma “una vuelta de tuerca más a todos los navarros, y criticó al Gobierno, ya que, dijo, “quiere crujir a impuestos a los navarros para su vía nacionalista”.

Herramientas de Contenido