La aldea global

De incierto desenlace

por Txerra Díez Unzueta - Sábado, 11 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

la excelente serie de Atresmedia La Casa de Papel va camino de finalizar su paso por la pantalla, cadena librera que ha encontrado en la misma, cantera de éxito, reconocimiento y premios profesionales en base a una idea original, un excelente guion y una puesta en escena donde las mujeres juegan un papel relevante dando el do de pecho interpretativo con Corberó, Ituño y Flores llenando la pantalla con su personalidad y estilo personal.

El éxito de esta serie comenzó a fraguarse con el primer capítulo en el que se presentaba un atraco a la fábrica de papel moneda como fuerza argumental de las peripecias de ocho delincuentes que respondía a los nombres de ciudades del mundo como Tokio, Berlín, Denver, etc, en un rosario de personalidades y caracteres como base narrativa de las peripecias entre delincuentes y policías incapaces de resolver la situación que se eterniza con rehenes dentro y policías fuera.

Todo ello trufado por situaciones personales rocambolescas, amorosas con disputas por el poder del grupo comando por el Profesor, genio de la organización y planificación para delinquir. El entrecruzamiento de experiencias personales y “profesionales” va suministrando caudal narrativo con momentos espectaculares como la entrega de Tokio a las autoridades, amarrada a una camilla lanzada al exterior del edificio sitiado.

Los amores ocultos entre la inspectora y el profesor/atracador son hilo conductor de los últimos capítulos que faltan por emitir, de intensidad y dramatismo poderoso, cuando la policía burlada descubre la identidad de su amante. Quedan dos capítulos para poner a cada uno en su sitio y cerrar el caleidoscopio de agitadas vidas y peligrosas andanzas del excelente reparto que ha sido piedra angular de la producción (Producciones), que echaremos en falta en las noches de A3.