Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El alcalde ocultó al Gobierno haber pedido otras ayudas

Pérez, siendo primer edil de Ultzama, pidió subvenciones en nombre de una empresa privada todavía sin constituir

Sábado, 11 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- Si bien Ayerdi no quiso ir más allá a la hora de valorar si hubo mala fe en los procesos de solicitud de ayudas, sí que confirmó una serie de detalles reveladores de cómo se dieron algunos pasos administrativos del proyecto. Y estos van en la dirección de colocar a Patxi Pérez como una pieza fundamental en todo el proceso. De esta manera, confirmó a preguntas del parlamentario Adolfo Araiz (EH Bildu) que el exalcalde regionalista solicitó a través del Ayuntamiento de Ultzama, en septiembre de 2008, una subvención a Industria en nombre de una empresa privada “en constitución”.

persona “de contacto”Para ello, el propio alcalde figuraba en la solicitud como “persona de contacto de la empresa”, facilitando consigo los teléfonos y correos corporativos del consistorio. Lo “peculiar” de todo eso, tal y como apuntó Ayerdi, es que Pérez declaró no haber solicitado ningún tipo de subvención a otras administraciones públicas, entes públicos o privados o de particulares, nacionales o internacionales cuando meses atrás, en junio de ese mismo año, había solicitado a través del Ayuntamiento ayudas para la planta al Departamento de Desarrollo Rural. Una sucesión de acontecimientos en el tiempo de la que Pérez debió ser “evidentemente consciente”, como consideró Ayerdi, para quien “parece claro” que solicitó estas ayudas. “Otra cosa es lo que jurídicamente quepa aquí alegar: si actúa en nombre del Ayuntamiento o de una empresa, pero que él debía de ser consciente es evidente”, concluyó. Al margen de que fuese deliberado o no, en el departamento no hay constancia de un caso similar al menos en los últimos diez años. Esto es, que un alcalde pida una subvención para una empresa privada que ni siquiera estaba constituida, aunque el primer edil sí que parecía tenerlo más claro. Porque en las especificaciones técnicas, Pérez ya preveía que esa empresa en constitución tenía que aportar unos digestores fabricados por la empresa Vitkovice, con la que trabajaba Levenger, y un generador de la empresa Tedom, también checa. Eso coincide, además, con lo que luego se hizo en la realidad. - A.I.R.