En fin

Empieza un invierno para vivirlo

por javier arizaleta - Sábado, 11 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

Con el cambio horario, otra vez el invierno se nos ha echado encima. No es que no lo esperemos si no que cuando ocurre a uno le entra una especie de miedo escénico de si aguantaremos tanta oscuridad y tantos rigores invernales. Y eso que algunos, entre los que me encuentro, amamos el invierno como la estación más creativa y emocionante del año. La sola idea de la nieve, los paseos bajo la niebla, la lantxurda, las horas de lectura en mitad de la noches de hielo, nos han deparado buenos momentos que seguimos disfrutando en cuanto podemos. Ya sé que el frío a veces disuade de salir a la calle pero hay que quitarse la pereza y afrontar la experiencia de vivir la naturaleza en todos sus estados. ¿O es que ya nadie se acuerda de aquellos calores de mayo y junio que adelantaron tanto el verano que nos hizo ver que el cambio climático era un hecho ya irreparable? Cuando nos enfrentamos a estos días en los que las tardes, como decía mi tía Emi son un suspiro, uno tiene que reformar sus estados emocionales e incluso modificar sus aficiones y ocios. El invierno invita a la introspección pero también nos abre puertas al cambio. Si uno puede pasar de 30 grados a bajo cero ¿por qué no va a poder cambiar las partes que menos le gustan de su rutina? Acaba de empezar el invierno y con él se nos aparece una gran oportunidad para empezar de cero en aquello que nos gusta y nunca nos lo hemos propuesto. En vez de añorar aquellos días de piscinas y playas, no estaría mal que aprovecháramos para sumergirnos con toda la intensidad en los desafíos y aventuras que nos puede deparar esta estación en Tierra Estella. Hay parajes que solo ahora merecen la pena. Descubrirlos y vivirlos: ésa es, al fin, la aventura que nos aguarda este invierno.