Amimet cumple 30 años

Trabajar por la inclusión

Sábado, 11 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Javier Muerza, expresidente de Amimet, recoge la mención especial que le entregó Puri Mateo.

Javier Muerza, expresidente de Amimet, recoge la mención especial que le entregó Puri Mateo.

Galería Noticia

Javier Muerza, expresidente de Amimet, recoge la mención especial que le entregó Puri Mateo.Rafael Jiménez, uno de los empleados más veteranos de Logintegra-Amimet.1324
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

El cuento de la alpargata. Así titula el miembro fundador y expresidente de Amimet, Javier Muerza, la historia de este colectivo que al nacer, en 1979, no tuvo en cuenta en sus siglas la actual corrección política del lenguaje y adoptó como nombre Asociación de Minusválidos de la Merindad de Tudela. Tres décadas después, lo de menos es la forma teniendo en cuenta el contenido, que no es otro que una empresa, Logintegra-Amimet, con 103 personas en plantilla y 21 millones de euros de facturación anual a través de la realización de trabajos para sectores externos tan variados como el textil, la logística, los servicios de limpieza, la jardinería o la reparación plástica;y propios, como el de la venta de papelería y encuadernación (con una tienda en Tudela).

Esta semana, Amimet ha celebrado su 30 cumpleaños reconociendo a las empresas, instituciones y trabajadores que durante este tiempo han colaborado con el propósito fundamental de este proyecto: ofrecer formación, crecimiento y orientación laboral a personas con discapacidad física, propiciando su inclusión y favoreciendo un crecimiento integrador de toda la sociedad. Entre todos han logrado que más de 800 personas hayan pasado por el centro de trabajo Canraso en estas tres décadas.

orígenesEl camino, “con muchas dificultades”, como relató en su historia Javier Muerza, comenzó con la constitución de Amimet en 1979 y se consolidó en 1987, con la consecución de los fundadores del colectivo de la calificación de Centro Especial de Empleo para su nave del polígono de Canraso, donde menos de una decena de empleados cosían alpargatas y mocasines para una firma de Arnedo (La Rioja) que, a su vez, les proporcionaba formación en el sector del calzado. Un año antes, había fallecido Tomás Castillejo, la persona que con su asesoramiento había reorientado el colectivo originario, dotándolo de entidad y orden interno. Su muerte abrió un debate fundamental en el seno de Amimet, donde se plantearon dos posibilidades: la fórmula de cooperativa entre los trabajadores o la asunción de la responsabilidad de crear una asociación que aspirara a recibir la calificación de Centro Especial de Empleo, algo que se consiguió en enero de 1987.

Hasta entonces, la ONCE había llevado a cabo las primeras contrataciones de personal no ciego sino con otras discapacidades y había una treintena de personas inscritas dispuestas a trabajar con el colectivo ribero.

el saltoLa llegada de Nacesa y SKF, “las primeras que dieron credibilidad a nuestro proyecto”, reconoció Muerza, supuso el despegue definitivo de Amimet y “el cuento de la alpargata pasó a ser el de los rodamientos, los potenciómetros, los porteros automáticos, el bacalao desmigado o las fundas de asiento para vehículos”, recordó el primer presidente del colectivo, cuyo cargo ocupa actualmente Enrique Burgos. Toda esta trayectoria consiguió revertir las conclusiones de la realidad arrojada por un estudio que los fundadores de Amimet habían encargado en 1984 para dar soporte a su proyecto y en el cual se dibujaba el perfil de la persona con discapacidad física como un individuo “de baja formación y una tasa de paro del 80%”.

A día de hoy, “la alpargata se ha convertido en Logintegra y esa transformación ha sido posible por todas las personas que han dado lo mejor de sí mismas”, reconoció Muerza antes de dar inicio a la entrega de reconocimientos con la que se selló el 30º aniversario.

industria, ocio, deporte...Además del área industrial, Amimet cuenta con otras herramientas de actuación, como son una librería-papelería y una importante labor de concienciación e inclusión social. “Trabajamos la sensibilización social en los colegios,tratando de concienciar a los pequeños de la importancia de la inclusión, y también en las empresas”, explica la directora general del colectivo, Margarita Sánchez. Dentro de esta labor, destacan otras iniciativas de calado social tan profundo como la del deporte, al que Amimet accedió nada más crearse, por medio de una carrera popular que, abierta a personas con o sin discapacidad, se celebra por el popular barrio de Lourdes de Tudela, con afluencia de corredores de todas las edades. Con los mismos propósitos, pero en clave de ocio y cultura, Amimet cuenta con un grupo de baile en silla de ruedas que también está abierto a todo tipo de participantes.

las claves

El proyecto busca formar, incluir, hacer crecer y orientar laboralmente

1.El grupo de baile en silla de ruedas de Amimet, en una exhibición ofrecida en Corella. 2.Javier Muerza encabeza, en bicicleta, una salida en sillas de ruedas y bici por la Vía Verde del Tarazonica. 3.Un momento de la tradicional carrera (año 2010) que organiza anualmente Amimet por el Barrio de Lourdes y que cumple 29 años. 4.Acto de reconocimiento con motivo del 30º aniversario;en primer término, a la izquierda: Puri Mateo y Esteban Etayo.

de interés

·Carrera anual. La carrera que organiza Amimet por el Barrio de Lourdes cumple este año 29 ediciones y se celebrará en esta ocasión el 19 de noviembre.

·Ley actual. Obliga a las empresas con más de 50 trabajadores a contratar a un 2% del personal, con discapacidad. El 79% de las empresas españolas la incumplen.

·200 personas.En la Ribera sufren algún tipo de discapacidad y no reciben ninguna ayuda. Unas 300 tienen discapacidad reconocida y están apuntadas en el SNE.

103

Empleados.Forman actualmente la plantilla de Logintegra-Amimet.

los protagonistas

reconocimientos

·A empresas.Amimet reconoció la colaboración de la empresa SKF entregando una placa a Manuel Sainz, como representante de la firma. La recibió de manos de María Luisa Sánchez. Por su parte, Pachi Cambra recibió en nombre de Piher otro reconocimiento que le entregó Santiago Ovejas.

·A instituciones.Eva Montori recogió el reconocimiento al Servicio Navarro de Empleo, que le entregó Laura Azagra. También se distinguió al Ayuntamiento de Tudela (Esteban Etayo entregó una placa a Eneko Larrarte).

·A trabajadores.Fueron reconocidos los empleados María Luisa Sánchez, Isabel Hernández, José María Hernández, Pablo Jesús Sesma y José Luis Munárriz. Entregaron las placas Javier Muerza, Margarita Sánchez, Sebastián Fernández, Paco Collado y Francisco Casquero.

·Menciones especiales.Se entregaron dos. Una al expresidente y parte de los fundadores de Amimet, Javier Muerza (se la entregó Puri Mateo), y otro a José Antonio Gil, que la recibió de manos de Antonio Catalán.

el acto

video

·Testimonios.En el acto, que tuvo lugar en la nave de Logintegra, se proyectó un vídeo con testimonios de trabajadores.

Últimas Noticias Multimedia