Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Casco rojo

Codo de oro

Por Sergio Garbisu - Lunes, 13 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

en la primera carrera de Qatar, ni siquiera subió al podio, y ha tenido tes carreras en las que no ha puntuado. Con estos datos, ser campeón del mundo no es tema baladí, pero creo que hoy podemos decir bien tranquilos que ha ganado el mejor piloto que existe hoy en una parrilla de salida. Y también que hasta el último momento pudo no pasar. En una carrera estratégica y sosa, parecía que nada especial iba a ocurrir y olvidamos que con él en pista ningún guion está cerrado. Y cuando solo necesitaba dejarse llevar, no pudo aguantar y decidió salir a por más. Y fue en ese momento donde toda una temporada se pudo quedar en la grava del Ricardo Tormo, si no fuera por su codo de oro. Es de largo el piloto que más caídas ha tenido -sumando sesiones de entrenamiento y carreras-, inaugurando una nueva forma de afrontar los fines de semana: una primera sesión de entrenos tranquila para posteriormente buscar los límites hasta deslizar por el asfalto. Esto y su constante entrenamiento en superficies como la tierra hacen que, incluso cuando todo está perdido, logre salvadas como la de ayer, totalmente imposibles para el resto de pilotos. Incluso el gran Zarco, que ayer finalizó un año soberbio, afirmaba que está aprendiendo mucho de esta forma de correr y que va a dedicar el invierno a entrenar de ese modo.

Pero Márquez es un piloto superlativo, con un don innato que difícilmente puede imitarse. Con 24 años logra su sexto título mundial y tiene toda la pinta de que está para batir todos los récords, incluidos los de Rossi y un tal Agostini. Pero también debería saber que no siempre va a tener estas capacidades físicas para poder solventar así sus carreras y que tarde o temprano, con esta cantidad de caídas, podrá hacerse daño, y que su codo no siempre estará para salvar un Mundial, cuando no era necesario. Entonces sus jefes japoneses, que de bromas, pocas, seguro que no estarán tan contentos.

Mención especial a Dovi, su Ducati y su equipo al completo, dignos y caballeros rivales, que no tardaron ayer en pasar uno a uno a felicitar a los campeones. No ha sido cosa de suerte, la marca italiana ha vuelto. Nos vemos en Qatar 2018.

Herramientas de Contenido