Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Los navarros no fallan

fidelidad | 1.406 terminaron la behobia, siendo mikel etxamendi el más rápido de todos ellos

Iñaki Sevillano / Javier Bergasa - Lunes, 13 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Mikel Etxamendi alcanza la línea de meta de la Behobia-San Sebastián con cara de evidente esfuerzo. VER GALERÍA

Mikel Etxamendi alcanza la línea de meta de la Behobia-San Sebastián con cara de evidente esfuerzo. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

“He querido salir a tope. Este año tenía la idea de bajar mi tiempo y, por ahora, voy mejorando” “Después de 31 Behobias ya vengo a disfrutar y cada año lo hago más y más” “Quería celebrar el aniversario con la mujer y le he dado unos pendientes en la meta” “Es una carrera dura y bonita. Corre muchísima gente y el ambiente es espectacular”

pamplona - La Behobia-San Sebastián sigue siendo una cita inexcusable para los navarros. 1.406 de los corredores más atrevidos de la Comunidad Foral conquistaron la línea de meta de la reina de las carreras populares. Adictos a sus 20 kilómetros, a la inagotable fuerza que imprimen sus seguidores pueblo tras pueblo y al incomparable marco coronado por el Boulevard de la idílica Donosti. Además, en su 53ª edición, el tiempo tendió la mano al espectáculo y al primer navarro: Mikel Etxamendi. El de Viscarret mejoró en un minuto su tiempo del año pasado, alcanzando el de 1,09:20 y catapultándose hasta el puesto 41, 31 menos que el año pasado. Leticia Acereda fue la primera navarra, con un tiempo de 1h 20 minutos y 47 segundos.

“He querido salir a tope. Este año tenía la idea de bajar mi tiempo y, de momento, cada año voy mejorando”, afirmó.

En su quinta participación, el atleta navarro garantizó que esta carrera era su “objetivo principal” de la temporada y que para lograr su meritorio papel tuvo que entrenarse en la Roncesvalles-Zubiri y en Zubiri-Pamplona, asegurando que “merece la pena” porque la de Behobia “es la hostia”.

No todos estaban tan satisfechos. Javier Lacasia, vecino de Pamplona, manifestó entre risas que sus previsiones se quedaron “algo cortas” ya que esperaba haber mantenido su marca del año pasado, pero que “la edad” no le perdonó “el minuto perdido” por el camino. Un mal que José María Mercero ignora año tras año. A sus 78 años, ayer cumplió su 31ª edición de la Behobia. Quien hace no tanto fue tres veces campeón de España con Beste Iruña dijo que cada año “disfruta más” y, aunque este “medio lesionado”, llegó a la meta “muy bien” gracias al apoyo de su familia “por todo el camino”, asegurando que seguirá corriendo “hasta que el cuerpo aguante”.

Un veterano fondista que contrasta con el jovencísimo zizurtarra Jon Tirapu. A los 16 años y en su primera participación, Tirapu reconoció que el maratón le resultó “un poco duro por las cuestas”, pero que felizmente superó sus expectativas y consiguió “un tiempo rápido” gracias, en parte, por el aliento de su hermana “en la última recta”.

Algo parecido les ocurre a los hermanos Urtasun, a Iñaki y Daniel. Cual competición familiar improvisada, retan sus tiempos y presumen de victorias, habiendo triunfado este año Daniel con una diferencia de 20 segundos. Iñaki se justificaba mencionando los últimos 6 kilómetros en los que fue “justito” por no haber podido correr desde la San Fermín maratón, mientras que Daniel pudo “seguir sin problemas” a la liebre de una hora y 20 minutos.

Pero pocas carreras fueran tan especiales como la de Fran Garde. Oriundo de Carcastillo sorprendió a su mujer regalándole unos pendientes a su llegada a la meta como celebración de su aniversario de boda. Garde comentó que guardó el regalo durante toda la Behobia y que su mujer se quedó “medio puestica” con el obsequio.

“Ahora, cuando la vuelva a ver, comprobaré cómo se lo ha tomado. Espero que me pague la sidrería”, deseó con una sonrisa.

Los hubo también con aire neoyorquino. Ignacio Urrutia encadenó el maratón de Nueva York del pasado domingo y la cita de Behobia. Una experiencia “muy bonita” que le pasó factura en las piernas, pero, de tal magnitud es la afición de Urrutia por la carrera de ayer que, a parte de contar con 25 participaciones, aseguró que ambas son “muy parecidas” por el buen ambiente y porque, al final, “es lo mismo, es correr”.

“La de Behobia es una carrera dura, pero muy bonita. Corre muchísima gente, el ambiente es espectacular y el público te empuja mucho”, explicó el corredor de Tafalla.

Por último, Henar Etxeberria, esquiadora de fondo de Huarte, manifestó que el maratón le funciona como entrenamiento mental para su deporte, ya que le ayuda a “no fallar y “aguantar la calma” con el esquí.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia