Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Editorial de diario de noticias

Es hora de que hable la Justicia

A puerta cerrada y en medio de una gran expectación mediática se celebró ayer la primera sesión de la vista oral del juicio por la violación a una joven cometida presuntamente por cinco jóvenes durante los Sanfermines de 2016

Martes, 14 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Casi un año y medio después de que se cometiesen los hechos, ayer comenzó en Pamplona el juicio contra los cinco jóvenes, actualmente encarcelados, acusados de ser los autores de un delito de violación en grupo de una joven durante los Sanfermines de 2016. Serán dos semanas de juicio y será por fin la Justicia, y no otro tipo de juicios paralelos, quien juzgue los hechos, escuche a las partes y los testigos, analice las pruebas y dicte sentencia. La gravedad de los hechos denunciados por la mujer agredida, denuncia que ha sido crucial para poder llegar hasta aquí y que pone de manifiesto la importancia de denunciar siempre una agresión sexual y que desde ese momento funcionen, como en este caso han funcionado, todos los mecanismos de asistencia y protección a las víctimas, concluye en las elevadas penas a las que se enfrentan los cinco acusados. Condenas que pueden llegar a los 26 años de cárcel para cada uno de ellos por un delito continuado de agresión sexual, otro contra la intimidad y un delito de robo con violencia e intimidación, al haber sustraído el teléfono móvil a la víctima. El juicio deberá probar que todas las evidencias que les han servido para mantener a los cinco detenidos en prisión preventiva prueban su autoría. Capítulo aparte merece el eco mediático que ha alcanzado este proceso judicial, quizás lógico teniendo en cuenta las circunstancias en las que se produjo la presunta agresión, en un céntrico portal en pleno inicio de los Sanfermines. Pero nada justifica el convertir un hecho de suma gravedad en un circo mediático en el que por parte de algunos medios no se ha respetado ni a la víctima, ni a los presuntos agresores. Por ello el tribunal ha decretado que el juicio se desarrolle a puerta cerrada, no para evitar una información rigurosa del mismo, sino para proteger “el derecho fundamental a la intimidad” de la denunciante y “salvaguardar a ella y a los cinco acusados de una indeseada e indeseable exposición pública aireando aspectos de su intimidad y vida sexual”. Tristemente existe el riesgo de que pudieran filtrarse elementos tan sensibles como la declaración de la víctima o la reproducción de los vídeos relativos a los hechos. Es hora ya de que se silencie el ruido y hable la Justicia, y que sea, como han pedido desde colectivos feministas como Andrea y Lunes Lilas, un juicio “limpio y justo”. La denunciante y todas las mujeres que han padecido agresiones sexuales se juegan mucho en este caso. Un caso en el que la sociedad navarra y las instituciones han mantenido una actitud ejemplar, desde el contundente rechazo a la violencia machista y el total respeto y apoyo a la víctima.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »

Últimas Noticias Multimedia