Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Sergio Martínez padre de hodei martínez

“Creemos en él, pero si llegado el momento no hay un aporte económico, nos quedaremos ahí como se quedan otros”

Con 10 años Hodei Martínez compite con los mejores a pesar de no formar parte de una escuela de motociclismo y no contar con el soporte económico adecuado

Iñaki Sevillano - Miércoles, 15 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Hodei Martínez, compitiendo con su moto a 90 kilómetros por hora.

Hodei Martínez, compitiendo con su moto a 90 kilómetros por hora. (BENAISA FOTOGRAPHY)

Galería Noticia

  • Hodei Martínez, compitiendo con su moto a 90 kilómetros por hora.

PAMPLONA- Hodei Martínez (Pamplona, 10 años) no es cualquier niño. Siguiendo los pasos de grandes campeones, como su ídolo Marc Márquez, vive obsesionado con el motociclismo, con jugarse la vida en cada campeonato en busca de cumplir sus sueños: ser un piloto profesional. A pesar de no contar con la oportunidad de una formación adecuada, a su corta edad sus éxitos son muchos. Pero la velocidad tiene su precio;casi pierde la vida el año pasado. Su padre, Sergio, es su mayor valedor. Es muy consciente del riesgo que supone este deporte, pero la felicidad de su hijo lo puede todo, incluso un coste económico que es difícil de soportar.

¿Hasta dónde puede llegar la progresión de Hodei?

-Esto depende sobre todo del tema económico. Ahora mismo no tenemos techo deportivo, pero el límite sí que lo podría marcar el dinero.

¿Confía al 100% en que su hijo pueda tener futuro en el motociclismo?

-Como mi hijo hay muchos, pero yo tengo una ilusión y una confianza que me hace pensar que si se brinda la oportunidad, podríamos estar ahí. La oportunidad de que te ficha un equipo y le aporte al crío la opción de poder demostrar lo que tiene. Ahora mismo las cosas están bien, pero todavía le queda formación y hay que ir quemando etapas. Para llevar el tiempo que llevamos, las expectativas son positivas.

¿A partir de qué punto se fortaleció ese sentimiento?

-Es un poco de todo. Es cuestión de valorar de dónde vienes, porque en otras comunidades hay unas escuelas con monitores que les forman. Ahora mismo con Hodei el trabajo de formación y entrenamientos repercute en el equipo del Donapea y en mí, como padre, que le dedico muchas horas. No jugamos en igualdad de condiciones con la gente a los que les dan esa formación. Viendo eso, sacas la conclusión de que estamos muy bien en comparación con otros que tienes más medios. Con menos, estamos allí arriba.

Es crucial, por tanto, que lo fiche una escuela de motociclismo.

-Exacto. Nosotros este año hemos estado unos días en una escuela de Valencia y cuando vuelves, notas el progreso. Lo que a ti te puede costar dos meses, en una escuela de esas te cuesta la mitad.

¿Cómo asumen el coste económico?

-Donapea aporta la parte mecánica y entre los patrocinadores (Fica, Oniria, Oskiauto, entre otros) y yo gestionamos la parte económica. El presupuesto que teníamos para el 2017 era de 18.000 euros, que es importante.

¿Su situación no se resuelve solo con ganar carreras?

-Es bueno ganar carreras y campeonatos, pero eso tiene que ir acompañado de lo económico.

¿Teme que su hijo sea una promesa fugaz, una más de tantas otras?

-Tenemos una ilusión, crees en algo y lo persigues, pero está claro que va a llegar un momento en el que si no hay un gran aporte económico, nos quedaremos ahí, como se quedan otros muchos.

¿Es su hijo lo suficientemente especial para que lo elijan entre tantos otros?

-Yo lo creo y no solo como padre. Tú ves a muchos niños. Hay mejores y peores, pero desde el punto en el que me encuentro, en el que tengo que dedicar muchas horas a estar con él junto con Donapea sin gente muy cualificada, yo lo creo. En 2016, por un accidente, lo hicimos en blanco y este año hemos debutado en SX65 y hemos sido quintos del campeonato de España, hemos ganado Castilla y León, hemos ganado el navarro y el zona norte. Es una moto nueva en la que llegamos de la nada y el niño se aclimató en seguida y ha batido varios récords en varios circuitos. El resultado es óptimo.

¿Empieza a hacerse Hodei un nombre en el mundillo?

-Empieza a haber coqueteos para saltar al circuito grande. Ahora estamos corriendo en carting y empieza a haber coqueteos, pero todavía el camino es largo.

¿Es consciente Hodei de la dificultad que supone perseguir su sueño?

-Por el mundo en el que se mueven, los niños a su edad tienen más madurez que el resto. Él sabe de las dificultades. Tú le preguntas y te dice que quiere ser como Márquez y vivir de esto, que es su vida y tiene una ilusión.

Un chaval de 10 años a 90 kilómetros por hora, ¿teme en cada carrera por la integridad de su hijo?

-Temer, siempre se teme, pero no se piensa. Prefiero no pensar en lo que puede ocurrir. Tienes una ilusión y las ves en tu hijo, él ha elegido ese deporte con el que tú le ves que es feliz. El riesgo siempre está, pero al final lo dejas en segundo plano. En mis ratos de soledad veo fotos y me acuerdo de cosas. Sé que hay riesgo porque yo he andado siempre en moto y he perdido amigos en la carretera, pero llega a un punto en el que forma tanta parte de ti que lo malo lo dejas aparcado, solo intentas ver lo positivo.

Padre e hijo, las motos son su vida.

-Hay algún fin de semana que no salimos, que estamos en casa, y el niño dice que le lleve a andar a algún lado. El cuerpo te lo pide

Tras su accidente en los entrenamientos de Castroponce, Hodei no dudó cuando le preguntaron por si quería continuar, ¿cómo interpreta eso?

-Nosotros entonces impusimos que se había terminado todo, pero él nos insistió en que era su vida, en que nadie lo iba a apartar de eso y que solo quería practicarlo. Le preguntamos a un médico amigo de la familia por la situación y él nos aconsejó que no hay que quitarle a una persona lo que le hace feliz, aunque sea pequeño. Por eso, después de meditarlo mucho en el entorno familiar, quisimos que decidiera él. Con lo que él sea feliz, nosotros seremos felices.

¿Interpreta esa voluntad inamovible como un gen ganador?

-Son ganadores natos. Yo le inculco que, con respeto, educación y deportividad, debe ser un ganador nato. Si no eres un ganador, un luchador y un trabajador nato, va a ser más difícil si cabe.

En menor medida es lo que se ve en la MotoGP, cuando se lesiona un Rossi y vuelve lesionado a los circuitos.

-Nosotros terminamos la semana pasada todos los campeonatos, mi hijo se enteró de que este fin de semana había una carrera de motocross y me dijo una y otra vez que le tenía que llevar. Se preguntaba ‘¿cómo voy a estar ahora mes y medio de vacaciones sin montarme en la moto?’.

¿Cuál es el objetivo de Hodei a corto plazo?

-El objetivo es formarse como piloto y como persona. Dar todo lo que tenga y si tiene que llegar su oportunidad, le llegará, pero sobre todo formarse como piloto.

Y que le llame una escuela de Valencia.

-(Risas) Eso sería lo suyo, pero sobre todo la formación, porque si tú lo haces y va acompañado de resultados, tengo la esperanza de que una oportunidad tendremos.

las claves

“Sin la formación de una escuela de motociclismo no jugamos en igualdad de condiciones, y a pesar de todo estamos allí arriba”

“El riesgo por Hodei siempre está ahí, pero lo dejas en un segundo plano. Prefiero no pensar en lo que pueda ocurrir y solo ves lo positivo”

Herramientas de Contenido