La Red Comète vuelve a actuar en el Bidasoa

Una exposición enseña en elizondo la heroica evacuación a lugar seguro de cientos de aviadores aliados que huían del nazismo

Un reportaje de Lander Santamaría. Fotografía Juan Mari Ondikol/Amigos de la Red Comète - Miércoles, 15 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La familia Mihura Maskotena, de Urdazubi-Urdax, colaboró de forma muy activa con la red aliada de salvamento.

La familia Mihura Maskotena, de Urdazubi-Urdax, colaboró de forma muy activa con la red aliada de salvamento. (ONDIKOL/AMIGOS DE LA RED COMÈTE)

Galería Noticia

La familia Mihura Maskotena, de Urdazubi-Urdax, colaboró de forma muy activa con la red aliada de salvamento.

Una exposición sobre la denominada Red Comète, una organización clandestina franco-belga que contó con ayuda de vascos de ambos lados de la muga para evacuar a combatientes aliados, enseña estos días en Elizondo el papel trascendental que jugó durante la Segunda Guerra Mundial. La estructura actuó en la comarca del Bidasoa durante la ocupación nazi de Francia y frente a la colaboración franquista con Hitler y logró poner a salvo a más de 800 aliados.

La muestra tiene carácter itinerante y está organizada por los antiguos miembros de la red y por Urdaburu Mendizale Elkartea de Rentería, al coincidir el 75º aniversario del final del conflicto mundial y también el de la fundación de la sociedad montañera guipuzcoana. Todos los años, los Amigos de la Red Comète programan una marcha por las rutas que siguió cuando se encontraba en plena actividad, idéntica a la que realizaban a pie los fugitivos y los miembros de la organización.

La red fue creada en Bélgica en 1940 y en los años de la II Guerra Mundial, y como otras organizaciones clandestinas que luchaban contra los nazis y eran sostenidas por los servicios y embajadas aliados, eligió la frontera vasca para poner a salvo a los resistentes y fugitivos de la persecución y volver a países liberados. La ruta conducía generalmente hacia Gibraltar o a África del Norte, desde donde los fugitivos eran evacuados a Londres.

La Red Comète fue una de esas organizaciones, especializada en recoger a los aviadores aliados que, desde Londres, volaban sin interrupción a bombardear los objetivos estratégicos de Alemania o de la Europa ocupada. Muchos eran derribados, a la ida o al regreso, sobre Holanda, Bélgica o Francia y si salvaban la vida afrontaban el riesgo de caer en manos de los nazis con las consecuencias imaginables: fusilamiento, torturas o en cualquier caso, el campo de concentración.

bidasotarrasEn la cuenca del Bidasoa y Xareta, la organización contó con varios colaboradores que a riesgo de sus vidas salvaron a decenas de aviadores aliados, los más cercanos la familia Mihura Maskotena, del caserío Jaurikoborda de Urdazubi-Urdax, y el elizondarra Alejandro Elizalde. El paso de la frontera atravesando el río Bidasoa, por el Valle de Baztan o en las proximidades de Dantxarinea eran el final de un largo viaje que se iniciaba en Bruselas para llegar a Gibraltar, desde donde los fugitivos aliados eran conducidos a Londres.

La exposición permanecerá hasta el día 30 de noviembre en la Casa de Cultura Arizkunenea de Elizondo y se compone de varios paneles que explican la heroica gesta de luchadores antifranquistas, defensores de las libertades y la democracia o simplemente gente solidaria que por humanidad colaboraron con los aliados aún a costa de sus vidas. Ese fue el caso de Alejandro Elizalde, de Elizondo, muerto tras su liberación a consecuencia de las torturas recibidas en su cautiverio.