Rosina Gómez-Baeza gestora cultural, Presidenta de Factoría Cultural/Vivero de Industrias Creativas

“El arte no es un espectáculo, es una necesidad de las personas, manifestación de su cultura y su sentimiento”

El artista quiere ser universal. Aspira a distintos mercados y, sobre todo, a la conexión con los públicos, el reto de las artes de hoy, dice Rosina Gómez-Baeza (Gijón, 1941)

Paula Etxeberria Javier Bergasa - Jueves, 16 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Rosina Gómez-Baeza, ayer en Baluarte, lugar de encuentro de las artes, tras pronunciar su conferencia sobre ‘Emprendimiento creativo y empleo’.

Rosina Gómez-Baeza, ayer en Baluarte, lugar de encuentro de las artes, tras pronunciar su conferencia sobre ‘Emprendimiento creativo y empleo’.

Galería Noticia

Rosina Gómez-Baeza, ayer en Baluarte, lugar de encuentro de las artes, tras pronunciar su conferencia sobre ‘Emprendimiento creativo y empleo’.

pamplona- ¿Qué importancia tienen las sinergias y el encuentro interdisciplinar, como los que propicia este Mercado de las Artes de Navarra, en el sector de las industrias culturales y creativas?

-Son necesarias. El artista y el creador necesitan para trabajar de muchas disciplinas, y en el ámbito de las artes visuales es muy importante conocer las estructuras. Para el artista es muy importante trabajar con instituciones, con entidades públicas o privadas, primero para la producción de su obra, pero también para su exposición. La obra tiene sentido cuando hay una audiencia. Esto es discutible, desde luego, pero son muchísimos los artistas que dicen que, efectivamente, su obra se hace realidad cuando hay ese diálogo. Porque el artista de hoy trabaja en temas que nos son muy próximos, que forman parte de la esencia misma de la humanidad en este momento. Y las audiencias del arte han estado muy dormidas, nos hemos quedado en formulaciones de otras épocas, y tenemos que hacer un esfuerzo de actualización, de nuevo pensamiento, de nueva actitud hacia la creación artística. Quizá menos preocupación por lo patrimonial y más por el significado mismo de la obra. Hablo de artes visuales, pero podría estar hablando de teatro, cine, libro, música, incluso de danza.

¿Cómo está el mercado en España? ¿Hay más oferta que demanda en la industria cultural y creativa?

-En las artes visuales el crecimiento es lento, se ha sufrido mucho desde 2008 con la crisis, pero ya hay una creciente estabilidad que hace que podamos asegurar que el mercado privado, estoy hablando del coleccionismo privado, se esté manteniendo, incluso acrecentando. Si bien los espacios institucionales, los responsables de museos y centros de arte de carácter público, están sufriendo mucho porque en este momento no hay en absoluto una preocupación por el hecho artístico, se han cortado todas las ayudas. Desde la política no hay una estrategia ni un estudio de necesidades para potenciar al creador y la visibilidad de la obra, y la producción artística está sufriendo porque no se ha reemplazado ese apoyo público por medidas que impulsen la participación privada. En el hecho artístico no hay una ley de mecenazgo, tampoco el IVA se ha reducido, por lo cual, tanto las galerías de arte, es decir el mercado, como los museos y centros de arte, es decir el ámbito cultural, están sufriendo doblemente.

Es importante empezar desde la educación, integrar ahí las artes...

-Es fundamental. El humanismo tiene que se incluido. Y una de las tareas principales de los museos es educar, pero también tienen que tener medios y tienen que formar parte de los itinerarios escolares y universitarios. Porque las universidades, y precisamente no es el caso de Pamplona, están muy ajenas al arte. Y el desarrollo cultural complementario a la formación académica para el ejercicio de una profesión es absolutamente necesario. La mente humana requiere de conocimientos muy diversos para el mejor ejercicio de la actividad profesional y para completar la comprensión del mundo en el que vivimos.

¿Cuáles son las mayores dificultades con que se encuentra hoy un emprendedor de la industria cultural y creativa?

-Son muchas. El creador y el productor cultural sufren la falta de apoyos materiales para la producción de la obra, esta es su primera preocupación. Otra dificultad es saber responder a determinado momento, es decir, que su obra tenga una buena recepción por parte de los públicos en general, y en eso hay países de quienes tenemos mucho que aprender, por ejemplo Inglaterra o Francia, que cuidan tanto el hecho cultural y lo aproximan constante y permanentemente a la educación, a la escuela, a la universidad, porque valoran que la receptividad de públicos en general va a depender de su grado de identificación con el hecho artístico.

Hoy, que casi todo se mide en cifras de rentabilidad o beneficio, ¿se empieza a valorar en España la contribución de la cultura a la economía?

-Pues es el 3,5% de nuestro PIB. Y no se valora lo suficiente. En Inglaterra es un 6%, casi el doble;en Estados Unidos, un 9%. Y la media en Europa de los 28 es un 4%. Pero es una cantidad importante. En España hay 107.000 empresas creativas y culturales.

¿Qué hace falta para que se valore, un cambio de conciencia?

-Yo creo que lo que hace falta es la mirada amplia. En el fondo, es ser cosmopolitas y aceptar aquello que es nuevo. Aceptar lo nuevo es muy difícil. Estamos conviviendo con el siglo XIX todavía. Nos encontramos acompañados por los productos y las obras del pasado, porque nuestra mirada ya está identificada con esas formas de expresión, con esos significados. Mientras que el esfuerzo es identificarse con las nuevas manifestaciones artísticas y culturales. En música preferimos oír a Mozart que escuchar a Tomás Marco.

Requiere menos esfuerzo.

-Exacto. La identificación de aquello que fue es más fácil, porque nos lo transmiten la historia, nuestros padres, nuestros abuelos... porque convivimos con formas de una época. Trasladar la mirada de aquello a lo que estamos habituados al momento actual requiere un esfuerzo, y ese esfuerzo es más fácil si uno está permanentemente al día en cuanto a la información y las propuestas artísticas. Es muy importante ese esfuerzo de actualización constante, estar al día de lo que ocurre hoy, de lo que hacen nuestros semejantes. Estar al día de la lectura de prensa, escuchar los medios, visitar museos, leer nuevos libros, nuevos autores... Debemos hacer ese esfuerzo de actualización. Y sobre todo, debemos acostumbrar a nuestros niños, a nuestros jóvenes, a vivir en su día. Tomando distancia, también;es decir, ver lo bueno de nuestra época y lo no tan bueno. Pero sobre todo acostumbrarse a una cierta estética, a un cierto pensamiento.

¿Y no cree que esa saturación de información con la que se nos bombardea por todos lados con las nuevas tecnologías, que hace que todo sea efímero, cambiante, va en contra de ese esfuerzo ligado a la distancia, a la reflexión y a la crítica?

-Sí. Una cosa es la adicción. La adicción es funesta, en la droga, en el alcohol, y también en la tecnología. Es decir, la obsesión por algo. Hay que tomar distancia. Es una herramienta de gran utilidad pero puede ser perniciosa si resulta que nos engancha.

¿Conoce el tejido cultural y creativo de Navarra?, ¿cómo lo ve?

-Bueno, yo he venido mucho por aquí, con el Museo de Navarra, el Museo de la Universidad de Navarra... Veo muchísimo interés, se está viendo en este Merkatua, ese interés siempre lo ha habido. Navarra es una maravilla en cuanto a que es una región muy culta, muy próxima a Francia, algo muy importante. El intercambio, el abrir las puertas, es fundamental en el arte, y eso estáis dispuestos a hacerlo. Porque el artista habla de algo universal. Quiere ser universal.

Sí ha habido años de errores en que se ha invertido más en grandes continentes que en contenidos, en formación, producción artística...

-Ese ha sido un problema de España en general. Eran gestos que yo no los deploro, lo que sí deploro es la actual situación. Es decir, igual que hay un teatro en cada ciudad o un campo para hacer deporte, lógicamente tiene que haber un museo. Tiene que haberlo. Para el encuentro de aquellos que se interesan por la creación artística. El arte no es un espectáculo, es una necesidad de las personas;una manifestación de su cultura, de su sentimiento, la expresión de su momento anímico y espiritual. Eso es el arte y queremos convivir con ello. Aprendemos del artista que el arte es vida, no cabe duda. Entonces, el museo tiene que estar.

A su conferencia en Baluarte seguía otra sobre Mercados estratégicos de Cataluña. ¿Cómo afectaría a la industria cultural de España que esta comunidad se independizase? Porque en Cataluña hay un tejido cultural y creativo importante.

-Sí, muy importante. Lo han fomentado muchísimo. No sé cómo afectaría, lo que sí sé es que estamos en un mercado globalizado y en el fondo lo que busca el creador es estar presente a través de la Red o presencialmente, aspirar a distintos mercados. Mi segundo apellido es Tinturé, es catalán, mi abuelo era catalán y ya decía que era catalán de ocho generaciones (ríe), a mí me impresionaba mucho... Yo entiendo ese orgullo patrio, lo entiendo, pero tomo por ejemplo Nueva York o París a finales del siglo XIX, y veo que la apertura es absolutamente necesaria para las artes y para la economía en general. Nosotros somos pocos, tenemos que abrirnos, para aprender del otro y para relacionarnos en todos los sentidos con el otro.

¿Qué consejos daría a un emprendedor que quiere iniciar un proyecto en la industria cultural/creativa?

-Pues es como en el arte. Es decir, tiene que tener su idea bien formulada, dejarse ayudar a desarrollar esa idea, saber si esa idea es buena con estudios de oportunidad, entre otras cosas... Pero es también cuestión de talento. Y yo creo que el talento se tiene o no se tiene. Aunque a ello pueda contribuir la formación en técnicas... Pero la facilidad la tienes o no la tienes, y eso hay que aceptarlo. Cada uno servimos para una cosa, tenemos que averiguar para qué. Por eso hay gente, como nosotros en Factoría Cultural, que ayuda a pensar y definir aquello que uno quiere hacer. A testar una idea. Es fundamental ir de la mano de, ir acompañado.

las claves

“Las audiencias del arte han estado muy dormidas, en formulaciones de otras épocas;deben actualizarse”

“Navarra es una maravilla en cuanto a que es una región muy culta y dispuesta al intercambio, a abrir puertas”

en corto

Trayectoria. Presidenta de Factoría Cultural/Vivero de Industrias Creativas que funciona en Matadero-Madrid y también en Sevilla y Murcia, Rosina Gómez-Baeza fue fundadora de la I Bienal de Arte, Arquitectura y Paisaje de las Islas Canarias y directora y fundadora de Laboral, Centro de Arte y Creación Industrial de Asturias de 2006 a 2011. Es socia Fundadora de YGB ART, sociedad de Ingeniería, Mediación y Gestión Cultural, y vocal de la Junta del Instituto de Arte Contemporáneo (IAC).

Arco. Estuvo durante 20 años al frente de Arco, feria que Gómez-Baeza ve que goza hoy de muy buena salud. “Carlos Urroz la está llevando estupendamente. Se está manteniendo como un acontecimiento verdadero. Pero aún tenemos un largo recorrido en tratar de tener una mayor presencia internacional;no como feria, eso está conseguido: vienen. Pero nuestros artistas y nuestras galerías tienen que salir. La exportación, en cultura y arte, es hoy en España bastante inferior a la importación”, señala.