Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Música

Su hogar en cualquier parte

Por Javier Escorzo - Jueves, 16 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

CONCIERTO DE iván ferreiro

Fecha: 11/11/2017. Lugar: Golem La Morea. Incidencias: Concierto organizado por Fnac La Morea para celebrar el segundo aniversario de esta tienda en Pamplona. Las entradas se habían agotado con varios días de antelación y el público, que demostró ser gran conocedor de la discografía del gallego, pudo disfrutar de un concierto en un formato diferente al habitual.

todavía le queda tiempo al bueno de Iván Ferreiro, inmerso como está en una gira extenuante, para cavilar nuevos proyectos. A principios de año visitó Pamplona con su concierto habitual, con toda su banda y un repertorio centrado en Casa, su último álbum hasta la fecha. En esta ocasión regresaba para celebrar el segundo aniversario de la tienda Fnac de La Morea. Por cierto, rompamos una lanza en favor de las tiendas de discos que todavía perseveran en su heroica resistencia, sea Fnac, como es el caso, o sea Discos Barracuda, que esa misma mañana había albergado la presentación de Arcadia feliz, el nuevo disco de los locales Attikus Finch. Volviendo al concierto de Ferreiro, a priori podría sorprender que tuviese lugar en una sala de cine. Sin embargo, las canciones del gallego encajan bien allí, siempre tan llenas de historias (su variada temática abarca desde el drama hasta la comedia, pasando por el thriller, la acción y, sobre todo, la ciencia ficción). También resultó llamativo el atuendo con el que los músicos saltaron al inusual escenario, todos con batas blancas, como si fuesen científicos o investigadores. Y algo de eso había en el espectáculo que ofrecieron a continuación.

Lo dijo Iván nada más salir, iban a explorar y a jugar con las canciones;las desnudarían, las desmenuzarían y las volverían a vestir con nuevos y sorprendentes trajes. Y eso fue lo que hicieron con Jet Lag, que quedó fusionada con Tristeza. El híbrido contó con un final lleno de ruido y distorsión, pero tampoco a aquel estruendo se llegó por caminos convencionales, y es que la instrumentación también fue diferente. Además de Iván, que tocó teclados y programaciones, estuvieron su hermano Amaro en guitarra y programaciones, Marta Toro en bajo y programaciones y Emilio Sáiz en guitarra. Como puede deducirse, la parte electrónica ocupó un papel determinante en la velada, y es que no se veía a Ferreiro tan juguetón con sus maquinitas desde la última época de Piratas (la que exhibió en Sesiones perdidas y los conciertos de Relax). Sin embargo, a pesar del peso que concedieron a su faceta más experimental, las canciones seguían siendo reconocibles y, por lo tanto, igualmente disfrutables. Prosiguieron diseccionando temas como El fin de la eternidad, M o Una inquietud persigue mi alma. El método que seguían fue el de “prueba y error”. Hubo algunos fallos, sí, pero no tuvieron importancia. Al contrario, sirvieron para dar magia de la velada, como si el público se hubiera colado en el local de ensayo. Ajenos a su presencia, los músicos hablaban y seguían armando canciones (NYC, Santadrenalina). Hasta en tres ocasiones iniciaron El pensamiento circular, primer single de su último disco, antes de que Iván tuviese su momento Fernando Fernán Gómez y exclamase jocosamente: “¡A la mierda! No lo estoy haciendo bien, pasamos a la siguiente”. Y atacaron la siempre irrefrenable y positiva Como conocí a vuestra madre, que fue reconocida y aplaudida desde sus primeras notas.

Tras ella la banda se retiró, dejando solo a Iván, que interpretó con su teclado la emocionante Farsante, Planeador, de Love of Lesbian (ambos artistas acaban de publicar una versión a duo de esta canción),Años 80, la más coreada de la velada, y Promesas que no valen nada. Volvieron los músicos y transmitieron una mala noticia a Ferreiro: habían estado tan cómodos que se habían explayado demasiado y se habían pasado de hora, por lo que tendrían que acortar el repertorio. Dormilón y Turnedo fueron las escogidas para despedir un concierto atípico, diferente y, precisamente por eso, tremendamente valioso para sus seguidores.

Herramientas de Contenido