Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Granados comete un desliz y admite nuevos datos sobre el chivatazo

Afirma que el guardia civil le informó de que la UCO investigaba en Valdemoro un caso económico

Jueves, 16 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- Los exdirigentes del PP de Madrid Ignacio González y Francisco Granados, en otro tiempo manos derechas de la expresidenta Esperanza Aguirre, coincidieron ayer en la Audiencia Nacional, donde ambos están imputados en sendas tramas de corrupción. Aunque no se vieron, los dos pisaron a la misma hora las dependencias del tribunal que les investiga, que está situado precisamente frente a la sede del partido en el que militaban, en la calle Génova de Madrid, aunque accedieron por puertas distintas.

Granados accedió al tribunal por la puerta por la que se llega a las salas de vistas para declarar como imputado en el primer juicio de la trama Púnica por la que el exdirigente popular estuvo más de dos años y medio en prisión provisional. Concretamente, compareció por la pieza relacionada con el chivatazo que dos guardias civiles, también imputados, le habrían dado en 2014 sobre la investigación. Los acusados se enfrentan a una petición por parte de la Fiscalía de tres años de cárcel cada uno por delitos de revelación de secretos y aprovechamiento de revelación de secretos, ya que considera que la información que recibió Granados “obstaculizó y gravemente la investigación del caso.

pitonisaGranados negó que el guardia civil José Manuel Rodríguez Talamino le diera el soplo de que la UCO le investigaba pero reconoció que tuvo un encuentro con el agente el 5 de septiembre de 2014, en las fiestas de Valdemoro (Madrid), en el que le dijo que “había compañeros suyos trabajando” en la localidad. Sin embargo, al comentar el contenido del segundo encuentro que tuvo con el agentes en un local de copas de Valdemoro, el político cometió un desliz. Por primera vez, admitió que la información que recibió incluía más datos de los que hasta ahora había defendido. Granados reconoció que Talamino le confirmó que participaba en el operativo -su grupo se encargó de instalar videovigilancia frente a las oficinas del constructor David Marjaliza, socio de Granados- y que las pesquisas estaban centradas en un asunto económico.

Granados negó que advirtiera a Marjaliza y, por el contrario, aseguró que el conseguidor ya sabía que había una investigación en marcha contra él, motivo por el que, según dijo, incluso consultó con una pitonisa. - D.N.